Cine y Series

Actor, adicto al sexo, novelista y rockstar: los 59 de David Duchovny

Hay mucho motor debajo del capot del agente Mulder, que pisa los sesenta años pero está mejor que nunca.

Actor, adicto al sexo, novelista y rockstar: los 59 de David Duchovny

Actor, adicto al sexo, novelista y rockstar: los 59 de David Duchovny

Por: Leon Valle

“Imaginaba una carrera en el cine, pero todos los hacíamos en aquel momento. Ahora el negocio ha cambiado y todo el mundo está haciendo televisión,” decía David Duchovny hace unos años, poco después de la publicación de su tercera novela (Miss Subways: A Novel). La estrella, que saltó a la fama como el agente Fox Mulder en Los Expedientes Secretos X ("The X-Files") en 1993, era considerado por muchos el próximo George Clooney, pero su carrera en cine nunca despegó.

“Siento que podría haber colaborado más —decía-. Podría haber buscado gente que fuera mejor que yo. Podría haber ido a más fiestas. Podría haber sido más social.” 

Nadie podría decir que Duchovny no se la jugó. La primera película de Los Expedientes Secretos X (“The X-Files: Fight the Future”, 1998) fue un éxito que sentó las bases de la séptima temporada de la serie, la última del actor. Después de seis años el agente Fox Mulder buscaría otros horizontes al igual que David, que intentó pegar el salto definitivo a la pantalla grande con protagónicos en el bodriazo empalagoso Dos Vidas Contigo (“Return to Me”, 2000) y en la entretenida e intrascendente Evolución (“Evolution”, 2001). 

Viendo que el sueño del cine comenzaba a truncarse, el actor tomó cartas en el asunto y decidió que si no conseguía un papel que le resultara satisfactorio, escribiría uno para sí. En 2004 se estrenó El incomprendido (“House of D”), un pelotazo acerca de la adolescencia en Nueva York de un artista deprimido radicado en París que David escribió, dirigió y protagonizó. Fue, por el momento, su debut y despedida detrás de cámara en la pantalla grande.

“Desearía que ‘House of D’ hubiera sido recibida de forma diferente. Siento que hubiera continuado dirigiendo,” confesó.

El golpe al mentón puede haber puesto en pausa su carrera como director (que piensa retomar con una adaptación de su segunda novela, "Bucky F*cking Dent"), pero le permitió volver a mirar con cariño la pantalla chica, su vieja amante. En 2007 debutó Californication, en la que David interpreta a Hank Moody, un autor promiscuo que vive en Los Ángeles. Pero como la ficción muchas veces imita a la realidad,en 2008, el mismo año que el actor (cuyos incontables romances durante la década del noventa dieron que hablar a la prensa amarillista de su país) obtuvo un Globo de Oro por su rol en la serie, ingresó en una clínica de rehabilitación para tratar su adicción al sexo.

Ha pasado más de una década desde entonces y Duchovny ha reafirmado su rol como estrella de la televisión con siete temporadas de Californication y dos temporadas de la miniserie Aquarius (2015 - 2016), un drama de época basado en hechos reales en el que el actor interpreta a un detective de Los Ángeles de la década del sesenta que cruza caminos con el clan Manson.

En 2014, tras divorciarse de la actriz Tea Leoni (con quien estuvo casado por 17 años y tiene dos hijos) le pidió a los guionistas de Californication que en esa temporada Hank aprendiera a tocar a guitarra para poder recibir clases gratis de parte de la productora. Pero a diferencia de lo que hubiera hecho la mayoría de nosotros, David no terminó tocando en la intimidad de su hogar sino que armó una banda y un año más tarde lanzó su disco debut, “Hell or High Water” que fue bien recibido por la prensa internacional (aunque su segundo álbum, “Every Third Thought”, no tuvo la misma suerte).

Hoy, después de un irregular regreso con Los Expedientes Secretos X y la vuelta a Twin Peaks, dos discos y tres libros publicados, David Duchovny está listo para el próximo desafío, que solo él sabe cuál será. Desde acá lo esperamos ansiosos.
 

En esta nota:
  • david duchovny

Comentarios