Ir al contenido
Logo
Cine y series #Game of thrones

"Game of Thrones": ¿por qué fue tan criticada la última temporada?

¿Qué fue lo que falló? ¿qué cambió a comparación con temporadas anteriores? De cara al último capítulo, te mostramos un análisis de las decisiones narrativas de la mano de la periodista Fiorella Sargenti.

"Game of Thrones": ¿por qué fue tan criticada la última temporada?
Se acerca el último episodio de "Game of Thrones" (Foto: Twitter)

Es oficial; luego de ocho años de conocer y recorrer junto a los personajes el continente de Westeros, de saber todo sobre cada familia e identificar cómo están conformados los Siete Reinos, "Game of Thrones" llega a su final.

El último episodio se emitirá esta noche, en la pantalla de HBO y a partir de las 22 horas, y promete llegar a récords incomparables de audiencia: justamente, "The Bells" -el capítulo anterior- fue el más visto de toda la serie con 12.48 millones de espectadores, según contó Variety. 

Sin embargo, ese episodio fue a su vez el más criticado de toda la trama, lo cual quedó reflejado en las redes sociales, en los debates en los grupos de WhatsApp, o en la petición que circuló por internet para que los guionistas vuelvan a escribir los episodios.

¿Por qué la serie presenta estas contradicciones? ¿Se puede hablar de "decepción" o "fan service"? Para comprender esos interrogantes, Filo.News dialogó con Fiorella Sargenti, periodista especialista en el tema y conductora del podcast "Hodor Hodor Hodor". *ALERTA SPOILERS*

El don de captar tu atención en tiempos fugaces

Jaime en el último capítulo | Foto: Twitter

Vivimos en el auge de internet y de las redes sociales, donde todo nos aburre rápido. La lógica Netflix instaló un parámetro de comodidad y de velocidad que se adueña de nuestras vidas. Por eso, “Game of Thrones” le da vigencia a la televisión como producto cultural.

De la camada de “Lost” o de “The Walking Dead”, la mística de la serie consiste en que cada domingo, a una determinada hora y canal, el espectador se posicione frente a la pantalla para poder ver el episodio. Para Sargenti, esto permitió que año tras año se sumen más y más espectadores que fueron conociendo de qué se trataba la historia y lo que tenía para ofrecer.

“Creo que lo de GoT es similar a lo de Marvel en cine, me parece muy complejo de imitar, incluso hasta para su propio spin off", opinó Fiorella. 

“Me parece muy difícil que se repita próximamente”, reveló la periodista y continuó: “Lo que tenemos en abundancia son fenómenos más efervescentes y muy masivos, pero también fugaces. El sistema Netflix nos tiene cautivados, pero las maratones hacen que todo sea más intenso y breve; la empresa tiene que estar constantemente dándonos historias para atraparnos, pero no nos mantenemos demasiado en cada una de ellas”.

Al igual que un “Mundial de Fútbol”, según comparó la profesional, “GoT” genera que los fanáticos cuenten los días y las horas hasta poder ver el episodio en la televisión, que se reúnan entre amigos, en alguna casa o algún bar para poder gritar las victorias de Arya como un gol.

La última temporada: ¿qué fue lo que falló?

Momentos previos a la batalla final | Foto: Twitter

El domingo pasado, luego de ver la esperada y “última batalla” entre Cersei y Daenerys por obtener el Trono de Hierro, un estado de shock circuló entre los espectadores, anonadados por todo lo que acababa de suceder.

Mientras que muchos quedaron conformes, para otros ese sentimiento se transformó en decepción, en incertidumbre y enojo por las acciones que tuvieron que desarrollar los personajes, en base a la decisión de los showrunners David Benioff y Daniel Brett Weiss. Por ese motivo, se habló mucho de la construcción de los “arcos narrativos” de cada protagonista, término que se extendió en redes sociales.

Para entenderlo, a modo de ejemplo podemos tomar el caso de Jaime. En las últimas temporadas lo vimos redimido, queriendo escapar de todo eso que el apellido “Lannister” le destinaba, lo que culminó en la llegada a Winterfell -por los White Walkers-, su arrepentimiento con Bran Stark y la relación amorosa con Brianne of Thart.

Sin embargo, el romance duró tan solo algunos minutos de un episodio, ya que el personaje decide volver junto a Cersei, su gran amor, para morir con ella; ese era su deseo, según el “Matareyes” había confesado en temporadas anteriores. Para ambos, esa muerte fue significativa, ya que representó el derrumbe de su imperio y de todo el poder que habían construido; aún así, ¿fue correcto la manera en la que ejecutaron ese cambio en el personaje?

“La muerte de Cersei y Jaime me parece poética y muy de acuerdo a sus historias, aunque quizás hay detalles que podrían haber estado más afilados”, explica la periodista, que nombra como ejemplo la pelea “innecesaria” con Euron Greyjoy o la falta de estrategias de defensa de Cersei Lannister.

Cersei en el último capítulo | Foto: Twitter

Daenerys es otro de los casos. Fue la “rompedora de cadenas”, la que liberaba a todos los esclavos de la opresión y la que daba todo por ellos. Justamente, en el comienzo de la séptima temporada pudimos verla con un discurso empoderador, en el que explicaba que ella no era Cersei y que no iba a reinar en las cenizas.

Si, en ese camino la “madre de los dragones” tuvo decisiones centradas en la violencia contra sus oponentes; en la cuarta temporada, por ejemplo, había decidido crucificar a 163 amos frente de ella. Como si fuese poco, en los últimos capítulos debió afrontar la pérdida de Missandei, Viserion y Rhaegal, Ser Jorah, su romance con Jon Snow, su ejército Dothraki. Sin embargo, ese panorama ¿es suficiente para sustentar la decisión de quemar a todos los inocentes de Desembarco del Rey? ¿Fue bien construido ese cambio?

“Todos entendemos que Dany viene perdiendo todo, pero para ser alguien que se pasó ocho temporadas diciendo que quería romper la rueda y salvar a los que más necesitan, a los desprotegidos, suena bastante irrisorio que justo se convierta en dragón cuando la gente le pide misericordia”, apuntó Sargenti.

Luego, visualizó otros posibles escenarios que podrían haber ocurrido en ese momento: “Si en lugar del disparador de las campanas de rendición ella hubiera enloquecido con la muerte de Rhaegal, Missandei o incluso sin escuchar las campanas, hubiera sido otra cosa".

"Pienso que también en estas últimas temporadas la relación con Jon fue muy abrupta, su vínculo con el poco pueblo westerosi con el que se cruzó (a quienes en la anterior les dijo que no llegaba para matar a todos, como decía Cersei) fue casi nulo y nos faltaron escenas en las que pudiéramos verla a ella con la guardia un poco más baja, analizando todo esto más allá de sus consejos de guerra, quizás con Missandei o Jorah”, añadió.

La periodista se refirió a lo que se llama “fan service”, ya que hay cuestiones que había que desarrollar porque la “trama lo pedía” y porque la “gente lo esperaba”: “Lo de Jaime y Brianne tiene algo de eso, podría haber quedado en platónico, no era del todo necesario, para mí”.

"El tema es cómo se dieron las cosas", sostuvo Fiorella.

Además, opinó: “El Cleganebowl fue divertido y muy pedido pero se le dio una chapa que la historia no requería”, en referencia al combate entre Gregor y Sandor Clegane, en la que ambos murieron superados por el fuego.

“El tema es cómo se dieron las cosas -analizó la periodista- cómo despacharon al Night King y quién, cómo despacharon a Cersei. Quizás Dany debería haber sido la antagonista en estos últimos episodios, no tan sobre la hora”.

En base a estos ejes, para Fiorella el gran error de esta temporada fue la falta de tiempo, tener que condensar los hechos en seis episodios. “El desenlace de George R. R. Martin -escritor de los libros- seguramente sea el mismo, pero va a tener mayor camino por andar. También creo que la TV necesita (nosotros, equivocados muchas veces le pedimos) sorpresa y shock y eso también le jugó en contra en cierto sentido”, opinó la profesional.

"Game of Thrones": la última gran serie de la televisión

Daenerys frente a su ejército | Foto: Twitter

Así lo definió Fiorella, y también muchos de los fanáticos y fanáticas. Es que “GoT” genera eso: no es una simple “serie de época”, sino que despliega conceptos de estrategia, ambición y poder que mantienen en vilo al espectador en cada escena.

¿Cuál fue la “fórmula” del éxito de la serie? Según su opinión, cuenta con una base sólida en libros, con el cual se construyó un universo que después mutó en la transmedialidad mediática; un cast “muy acertado” y un canal que apostó por la historia, invirtió y trabajó en su reconocimiento.

“Una mezcla de buenas decisiones de marketing, un universo súper sólido, buen ritmo y una base de fans que ya venían de los libros y estaban listos para salir a predicar la palabra westerosi”, opina la periodista.

Por estas razones, todas las fallas que tuvo en esta temporada no quitan todo el mérito que ganó en las anteriores, según su visión: “Sigue siendo top 5 de mejores series en la historia y un fenómeno pop muy difícil de igualar en cuanto a televisión. Es un producto de TV, para adultos, con fantasy, que logró ponerse codo a codo con Harry Potter, Marvel y Star Wars”.

De cara al último episodio, ¿cómo esperás que culmine la historia?

  • Game of thrones