No te pierdas las últimas noticias

Suscribite a las notificaciones y enterate de todo

Cine y Series

La extraña pelea entre Donald Trump y la actriz de Will & Grace

El presidente y Debra Messing se cruzaron en redes sociales con acusaciones de racismo y macartismo incluidas.

La extraña pelea entre Donald Trump y la actriz de Will & Grace

La extraña pelea entre Donald Trump y la actriz de Will & Grace

Por: Leon Valle

Por momentos genera una cierta satisfacción morbosa ver que los países de latinoamérica no son los únicos liderados por mandatarios que dan vergüenza ajena. El presidente de los Estados Unidos continúa dando la nota por sus intervenciones en Twitter, la red social que usa como herramienta de comunicación oficial y para pelear con cuanta personalidad o mandatario se le cruce. Esta vez fue el turno de la actriz Debra Messing (“Will & Grace”), a quien acusó de racista.

El conflicto comenzó el sábado cuando la actriz demandó que se hiciera pública la lista de asistentes a un evento de caridad en Beverly Hills al que Trump fue invitado. “Por favor impriman la lista de los asistentes por favor. El público tiene derecho a saber,” escribió en un mensaje citando el reporte de The Hollywood Reporter.

Cuando el pedido de Messing tomó caracter público después de decenas de miles de réplicas, el presidente Trump le respondió directamente hablando, como es costumbre, de sus incomprobables éxitos — en este caso asociado a The Apprentice, el reality show en el que era la figura principal.

“No me olvidé que cuando se anunció que iba a hacer The Apprentice, y cuando se convirtió en un éxito que salvó la fallida programación de NBC [de la cual formaba parte “Will & Grace”], Debra Messing se me acercó y me agradeció profundamente, e incluso me llamó ‘Señor’,” dijo el mandatario. “Cómo han cambiado los tiempos.”

La réplica de Messing llegó a través de su cuenta personal de Instagram, donde remarcó que, para su sorpresa, Trump no estaba encargándose de las varias tragedias que tenía entre manos (nuevas masacres y la inminente llegada del huracán Dorian), sino sus tuits.

“Me desperté y las notificaciones de mi teléfono explotaron. Me asusté,” dijo. “No me digan que hubo una tercera masacre este fin de semana. No me digan que la gente de las Bahamas perdió sus casas y sus vidas por Dorian.”

“Era Trump. No por llamar a [Mitch] McConnell para pedir una reunión de emergencia para aprobar leyes contra la violencia armada que el Congreso aprobó hace meses. No por dar marcha atrás en su decisión de trasladar 155 millones de dólares del Fondo de Desastre FEMA a ICE [migraciones]. No. Lo que estaba en la mente de Trump en medio de la tragedia era yo. Lo último que debería estar en su mente o en sus mensajes.”

En la publicación Messing había incluido una captura de un mensaje propio en Twitter en el que le decía a Trump que “ahora que tenía su atención” leyera una lista parcial de víctimas de violencia armada en los Estados Unidos. “La mayoría de los norteamericanos quiere la prohibición de las armas de asalto,” se lee en el mensaje. “Haga algo y lo voy a llamar Señor.”

Donald no se quedó callado y acusó a la actriz de macartista y racista, vinculándola no solo al pedido de la lista de asistentes sino también con un incidente de la semana anterior, en el que la actriz había aprobó el mensaje de una iglesia bautista que afirmaba que los votantes afroamericanos de Trump estaban “enfermos de la cabeza” y que un voto blanco por el presidente es “racismo puro”.

El mandatario pidió por la cabeza de la actriz comparando la situación con los dichos de Roseanne Barr (la actriz alineada con la ideología Trump que fue despedida de su serie en la cadena ABC luego de dichos racistas) y se preguntó si la cadena NBC, que emite “Will & Grace”, la mantendría en sus filas.

“¿Le permitirá la ‘Fake News NBC’ continuar a la racista macartista continuar?,” dijo. “ABC despidió a Roseanne. ¡Miren esa vara doble!”

Debra Messing pidió disculpas por el mensaje de la iglesia pero aclaró que nunca pidió listas negras, sino que consideró que el público tiene derecho a saber dónde va su dinero, y que no vaya a gente que apoya al presidente. Llama la atención que el presidente se haya enfocado en el tuit de Messing y no en el de Eric McCormack, su compañero de elenco, que transmitió el mismo mensaje el mismo día.

“Hey The Hollywood Reporter, por favor informen de los asistentes al evento para que el resto de nosotros pueda tener en claro con quién no queremos trabajar,” había escrito el actor. 
 

En esta nota:

Comentarios