Cine y Series Magia en los detalles

Las pistas ocultas en la nueva apertura de Game of Thrones

Estrenó la anticipada octava temporada de Game of Thrones con una intro totalmente renovada que adelanta algunos sucesos importantes

Una nueva estética para la presentación, siempre diseñada por el genial equipo de Elastic(HBO)

Una nueva estética para la presentación, siempre diseñada por el genial equipo de Elastic | HBO

Avatar del

Por: Ana Manson

A lo largo de siete temporadas de Game of Thrones, vimos cambiar la geografía de su ya clásica escena de apertura incontables veces y siempre nos dio pistas de lo que pasaba en cada episodio.

Anoche pudimos verla completamente renovada para el primer episodio de la última temporada de la serie, titulado simplemente “Winterfell” (“Invernalia”).

Lo primero que vemos en el astrolabio es la escena grabada de Viserion resucitado destruyendo el Muro, recordando lo que pasó en el último episodio de la temporada anterior (como si pudiéramos olvidarlo).

A continuación, el mapa muestra el Muro destruido y la cámara avanza por el mismo agujero por el que marcha el ejército de la larga noche. Incluso se pueden ver unos mosaicos azules que van cubriendo el suelo mientras se escucha el hielo crujir, como representando el avance de los Caminantes Blancos.

Inmediatamente a continuación está el castillo de los Umber, también conocido como Last Hearth (El Último Hogar). La acción no se detiene mucho en el lugar, pero prestando atención a la montaña en la que está emplazado se puede ver el diseño en forma espiral. Ominoso anuncio de lo que se viene al final del episodio. El genio creativo detrás de ese amor al detalle es Kirk Shintani, uno de los principales diseñadores de la intro.

Esta vez podemos ver Winterfell con lujo de detalles, a diferencia de otras temporadas donde la acción apenas se detenía en el abandonado hogar de los Stark.

Además de la clásica vista de la ciudad desde arriba, se puede ver la entrada por donde llega el ejército de los Inmaculados y el Gran Hall, en donde más tarde Jon y los demás debaten sobre sus alianzas.

Pero lo más interesante está bajo tierra, cuando el foco se desplaza a las criptas de Invernalia. Lo cual tiene muchísimo sentido porque es ahí donde tiene lugar una de las revelaciones más esperadas e importantes de la serie, cuando Sam se reencuentra con su querido amigo Jon y le cuenta la verdad sobre su linaje Targaryen (además de la represalia de Daenerys contra la familia Tarly). Según se pudo ver en los trailers, no será la única escena importante en las catacumbas de los Stark.

Antes de pasar a King’s Landing (Desembarco del Rey), se puede ver una imagen bastante perturbadora grabada en el reloj, que también es nueva. En la puerta principal se ve colgando un cuerpo decapitado y atravesado por flechazos (que parece el de un lobo huargo) mientras al lado un león observa impasible la escena y del otro lado un hombre levanta la cabeza de la criatura en cuestión. Esperemos que sea una referencia a la Boda Roja y no una profecía de lo que está por venir antes del final.

La intro se traslada a Desembarco del Rey y sus calles, que bullen de actividad capitalina. Vemos el patio interno del castillo con su mapa estampado de Westeros y entramos por una de las torres al lugar donde tienen almacenada ¿otra? gran ballesta como la que usaron contra Drogon en la batalla que comandó Jamie contra el ejército dothraki.

También vemos el imponente cráneo de dragón que los Lannister mantienen debajo del castillo como trofeo de la derrota de los Targaryen. 

Luego aparece el salón del trono, donde la acción queda detenida en el Trono de Hierro y sus detalles, con un gran vitral de la casa Lannister detrás presidiendo toda la escena. Si bien en este episodio vemos alguna conversación importante entre Cersei y Euron en el lugar, lo más probable es que la intro nos esté dando una pista de que va a pasar algo mucho más relevante en el salón principal de la Fortaleza Roja.

En definitiva, el trono pasó a tener menor relevancia ahora que todos saben que la amenaza está en otro lado, pero sigue siendo un símbolo de estatus. Y para Cersei, representa el delirante concepto de que va ganando, mientras los ejércitos del norte se enfrentan a los Caminantes Blancos.

La secuencia de apertura termina donde empezó, como siempre con el astrolabio girando alrededor del sol. Se puede ver una tercera escena grabada que parece mostrar más dragones de los que se conocen, todos apuntando para el mismo lado, junto con una forma que se asemeja al cometa rojo de la primera temporada. Todo parece indicar que en esta última temporada nos esperan más sorpresas que resoluciones.

En esta nota:

Comentarios