No te pierdas las últimas noticias

Activa las notificaciones y enterate de todo

No te pierdas las últimas noticias

Selecciona los temas que más te interesan

Utilizamos cookies para garantizar que siempre obtengas la mejor experiencia cuando visites nuestro sitio web. Al hacer click en "aceptar", aceptás nuestra configuración estándar.
Cine y Series Entrevista

Llega la película "La Sesenta": "Queremos que sea motivación para la lucha"

Filo.News dialogó con el colectivo de cine político Silbando Bembas, creador del film, sobre cómo fue el rodaje, el mensaje que transmite, la búsqueda de justicia por David Ramallo y más.

Entrevista(Foto: Gentileza prensa)

Entrevista | Foto: Gentileza prensa

'Rodolfo Walsh escribió que nuestras clases dominantes siempre han procurado que no tengamos historia, doctrina, héroes ni mártires. Cada lucha debe empezar de nuevo, separada de las luchas anteriores. La experiencia colectiva se pierde, las lecciones se olvidan. La historia aparece así como propiedad privada, cuyos dueños son los dueños de todas las otras cosas'.

Santiago Menconi esboza esas líneas en su cuaderno, y las transcribe en su computadora desde un bar en la noche porteña. Palabras que se transformarían en el libro “Sesentazo; crónicas de un lockout”, que recopila las crónicas de la lucha. 'Estos choferes, mecánicos y trabajadores de limpieza tenemos historia', sigue.

Todo se remonta a septiembre de 2016, cuando Menconi trabaja en la línea 60 de colectivos, de la ciudad de Buenos Aires. Ese mes su compañero David Ramallo murió aplastado por un colectivo que estaba reparando, a causa de las precarias condiciones de seguridad en lo hacían trabajar. Ese mismo día los trabajadores de la línea 60 comenzaron la lucha "contra los asesinatos laborales".

Sus escritos fueron la base la nueva película "La Sesenta - Crónicas de una lucha obrera", a cargo del colectivo de cine político Silbando Bembas. Menconi narra las hojas de su libro como hilo conductor del film, que se estrenó la semana pasada y que se puede ver en CineAr.

El proyecto incorpora material de archivo audiovisual producido por los propios trabajadores y por la agrupación, en un documental pensado como herramienta para la discusión y transformación política. Que la historia, esta vez y para siempre, sea contada por los que viven día a día la lucha, los verdaderos protagonistas. 

Para reflexionar sobre estas cuestiones, conocer el detrás de escena, el mensaje de la película y por qué es importante estrenarla en un contexto de crisis y pandemia, Filo.News dialogó con el colectivo Silbando Bembas.

Foto: Gentileza prensa
  • ¿Por qué tomaron la decisión de adaptar las crónicas del libro a la pantalla grande? ¿cómo conocieron el libro de Santiago Menconi y por qué sumarlo como voz en off de la película?

La decisión de adaptar las crónicas del libro de Santiago Menconi a nuestra película tiene que ver con que nos parecía muy interesante que la película esté narrada por un propio laburante. Nosotros nos acercamos a cubrir la lucha casi desde el principio, y empezamos a generar un montón de material audiovisual; fue muy importante porque fue muy dura, larga, se enfrentaron a una patronal muy grande que además estaba aliada con el gobierno y burocracia sindical, sufrieron un lockout patronal, un desalojo de la cabecera, estuvieron aguantando en un acampe durante 40 días, sufrieron una represión en la Panamericana y luego triunfan y logran un montón. Nosotros teníamos un material muy lindo, interesante, y a medida que transcurría nos dimos cuenta que el material podía empezar a tener otra forma, y empezamos ya a filmarlo pensando ya en el largometraje, sin mucha claridad y sin una idea acabada sin saber del todo cómo iba a ser.

Y cuando nos enteramos que Santi, un compañero al que conocimos ahí al calor de la lucha, todas las noches escribía, se tomaba ese tiempo de escribir las crónicas del día a día, reflexionar al respecto y empezar a sacar conclusiones, y poner en relación las discusiones y relatar las dificultades y a relatar cómo se tomaban las decisiones, nos pareció maravilloso, porque contar la película desde el punto de vista desde un trabajador entendimos que le sumaba muchísimo... nosotros ya queríamos hacer una película desde adentro de la lucha, y contarla en la voz del propio compañero, nos pareció una vuelta de tuerca y algo mucho más interesante.

Foto: Gentileza prensa
  • ¿Cómo fue el proceso de producción y rodaje? ¿qué nos pueden contar del detrás de escena? ¿por qué lanzarla ahora?

El proceso de rodaje primero fue sobre la lucha. Nosotros como colectivo de cine militante nos fuimos acercando casi todos los días del conflicto, primero para dar una mano a los compañeros, porque nos solemos acercar a las movilizaciones a colaborar desde lo audiovisual. Y al año siguiente muere David Ramallo... fue un golpe muy fuerte para los compañeros, además de eso la patronal despide a 10 compañeros más por reaccionar frente a eso, porque los compañeros venían denunciando las malas condiciones de seguridad e higiene que había en esa cabecera, incluso el mismo David había anunciado que esos elevadores estaban en mal estado. Así se conforma el espacio ‘basta de asesinatos laborales’ porque se entiende que no es un accidente, sino un asesinato laboral, y que eso ocurre todos los días en todos lados. Entonces a partir de ahí dijimos que la película tiene que servir de guía, cómo fue el proceso y el triunfo, como lecciones para otras luchas, como fuente de inspiración.

En el rodaje teníamos relación y confianza con compañeros de la 60 que nos dejaban pasar, permitieron que filmemos momentos dolorosos, que accedemos a cámaras de seguridad, y después fue el montaje, otro proceso enorme porque era mucho material, tejer las imágenes nuestras con las crónicas de Santi, fue todo otro proceso eterno, muy lindo, de mucho aprendizaje, que ahora por suerte ya ha dado sus frutos. Si bien estuvimos esperando para poder hacer un estreno en salas, con la pandemia todo se demoró... igualmente nos parecía que había que sacar la película ahora, porque tiene que ser una motivación para la lucha, una lección de cómo los trabajadores de la 60 se organizan, y entendemos que este contexto de crisis, despidos, de inflación, de pulverización de salarios, en donde los trabajadores de la salud están saliendo a la calle, fábricas que también despiden a los trabajadores, nos parece importante que en este momento se vea la película, para saber que tenemos que hacer los trabajadores en este contexto, y es salir a la calle.

Foto: Gentileza prensa
  • ¿Cuál es la actualidad de la línea 60? ¿Cuál es la actualidad del caso David Ramallo? ¿cómo enfrentan la lucha los trabajadores con la pandemia?

Hoy los trabajadores de la 60 vienen de dar una pelea importante por protocolos de la pandemia, se plantaron, se organizaron y reclamaron medidas, porque la empresa no se los quería dar. También hicieron cortes hace un par de meses por vacunación, y por salario... durante la pandemia los compañeros fueron a trabajar igual, todos los días desde el día 1, y la vacunación para ellos llegó tardísima, hay varios compañeros del gremio de transporte automotor que se contagiaron en puestos de trabajo y fallecieron por COVID-19. Otra de las peleas que incorporaron los compañeros y me parece importante mencionar es el reclamo de compañeras mujeres de ser contratadas para ser choferes de colectivo; las mujeres desde hace años que vienen peleando para poder tener los mismos tipos de trabajo que los varones en las líneas de colectivo, cosa que no sucede, en muy poquitas líneas y hace muy poquito, y vienen reclamando eso.

Con respecto a la causa de David Ramallo, algo que fue muy importante fue lo que sucedió  inmediatamente, después de la muerte ese mismo día: los compañeros pudieron reaccionar inteligente y rápidamente, realizaron un paro de más de 10 días y se preservó el lugar del hecho, para que pueda ser peritado e incorporado a la causa para la querella contra la empresa como responsable. La causa sigue todavía en el juzgado, y los compañeros están atentos ahí a reclamar justicia; sabemos que va a ser difícil, pero también sabemos que con la presión y movilización en las calles es como se puede llegar a conseguir justicia. Además se está dando la lucha en relación a la prevención, modificación y mejora en las condiciones de trabajo, que son las que llevan a que estos mal llamados "accidentes" ocurran... luego de la muerte de David los compañeros conquistaron varias reivindicaciones en relación a eso. Es dar pelea para que no haya más David Ramallos, para que no haya que lamentar más muertes obreras en puestos de trabajo por desidia, falta de inversión y codicia patronal.

Foto: Gentileza prensa
  • “No son accidentes, son asesinatos laborales”, dicen en el documental. ¿Cuál es el objetivo de la película y por qué darle visibilización audiovisual a este mensaje?

Por eso es el espacio ‘basta de asesinatos laborales’, que nuclea tanto a trabajadores de la línea 60 como a compañeros y trabajadores de otros lugares de trabajo, como de SUTEBA, ferroviarios, de distintos sectores. A partir de eso se viene haciendo todos los años un relevamiento en donde hemos llegado a cifras alarmantes, un relevamiento propio con un esfuerzo militante enorme, sin haber cifras oficiales, que es algo que también se denuncia.

Hemos llegado a datos alarmantes, como que por ejemplo en Argentina todos los días muere al menos un trabajador o que muere un trabajador cada 20 horas, trabajador o trabajadora, en sus puestos de trabajo. Ni hablar que en el contexto de COVID-19 y pandemia esto se exacerbó muchísimo más. Todo está includo en el último anuario que hicimos en 2020, que lo presentamos en abril.

Foto: Gentileza prensa
  • “La historia como propiedad privada”, dice la cita de Rodolfo Walsh. ¿Por qué es necesario que los obreros sean los que cuentan la historia?

Que la película está narrada por Santiago tiene un poco que ver también con esto que se plantea en la película, la necesidad de que seamos los trabajadores quienes narramos nuestra historia. Es una disputa que debemos dar, quien hace el balance, quien redacta la historia... nosotros entendemos que la historia es la historia de la lucha de clases, ahí es donde se escribe, ahora ¿quién la escribe para que la lean en el futuro? la burguesía.

Nosotros queremos dar esa disputa, queremos poner sobre la mesa que la historia la podemos contar nosotros, porque cuando la historia la contamos los trabajadores nosotros aprendemos y acumulamos la experiencia, sino cada historia vuelve a empezar de cero, y entonces no podemos avanzar. Queremos que la película abra debate, pensar cómo nos organizamos, sacar los balances necesarios y pensar para adelante. Sin develar el final de la película el final tiene un poco ese planteo de que esto continua, y hay que tomar enseñanzas de las movilizaciones pasadas y aprender de sus errores.

Foto: Gentileza prensa
  • ¿Por qué es importante la lucha y la organización obrera y cómo creen que llega ese mensaje en pleno 2021? ¿Creen que el reclamo es actual?

Hay algo también muy lindo que nos interesa destacar, que tiene que ver con lo importante que es que los trabajadores puedan por fuera de su trabajo y cotidianeidad, ritmos alienantes, productividad, tomarse un tiempo y generar y producir algún tipo de obra artística, música, literatura, pintura, lo que sea. Por eso nos importaba destacar esa necesidad de producir la obra artística también de los trabajadores, recuperar esos lugares; y que interesante también cuando vemos que eso se produce en los momentos de lucha... en el reclamo de la línea 60 se produjeron muchas instancias en donde los compañeros se ponían a cantar, escribir poemas, crónicas, a producir arte.

Hay una frase que dice un compañero que es ‘la libertad que da la lucha’, como a pesar de ser una instancia muy dura que genera miedo, incertidumbre, con un montón de presiones, en ese mismo momento en el que uno se está enfrentando contra ese gigante, se genera una fraternidad, solidaridad de clase tan grande.

En esta nota:
  • La Sesenta

Comentarios