No te pierdas las últimas noticias

Activa las notificaciones y enterate de todo

No te pierdas las últimas noticias

Selecciona los temas que más te interesan

Cine y Series Justicia para la Liga!

¿Qué es #ReleaseTheSnyderCut y por qué es tendencia global?

El 17 de noviembre se cumplen dos años del estreno de la película de la Liga de la Justicia, y los fanáticos están haciendo campaña por ver la versión “real” de esta aventura

Gal Gadot, Ben Affleck y Ezra Miller en plena filmación de "Liga de la Justicia"(Warner)

Gal Gadot, Ben Affleck y Ezra Miller en plena filmación de "Liga de la Justicia" | Warner

Por: Ignacio Esains

El “Snyder Cut” es el santo grial de los fanáticos del cine de superhéroes: la versión original de una película destruída por la crítica y rechazada por el público, que envió a varias de sus estrellas, a su guionista y hasta a su director (o mejor dicho, a sus dos directores) a la lista negra de Hollywood.

Y es que “Liga de la Justicia” es una paradoja del cine comercial moderno: una película que recaudó más de 600 millones de dólares y aún así es considerada un fracaso por su estudio. Tanto que resultó el final de la idea de un universo compartido para las películas basadas en personajes de DC como Batman, Superman y la Mujer Maravilla.

Jason Momoa era el que más se divertía en la alfombra roja. Ben Affleck, el que menos.

El “Snyder” de la tendencia es Zack Snyder, director de “Superman: Hombre de Acero” (2013) y “Batman v Superman” (2016). Estas dos películas eran el intento de Warner de replicar lo que Marvel había hecho con sus personajes: presentar a distintos héroes en sus películas individuales y luego juntarlos en una aventura épica que recaude miles de millones. Su propia “Avengers”.

El problema con este plan es que las dos primeras películas no fueron el fenómeno que Warner esperaba, y eso tenía mucho que ver con la visión de Zack Snyder de estos personajes. La película de Superman termina con nuestro héroe (Henry Cavill) ejecutando a su enemigo, obligado a matar para salvar a su mundo adoptivo. La secuela fue aún más oscura, y mostraba a un Batman (Ben Affleck) obsesionado por la venganza y a un Superman que parecía realmente creerse un dios.

El melodrama de la película era tan exagerado que la escena que Snyder suponía sería más intensa se volvió meme: el “momento Martha” en el que Batman y Superman dejan de pelear porque… ¿sus mamás se llaman igual?

El "momento Martha" de "Batman v Superman" que lanzó mil memes

Las críticas de “Batman v Superman” fueron demoledoras, la taquilla fue buena pero no excelente, y un mes después del estreno, Snyder empezó a filmar “Liga de la Justicia”. La “Avengers” de la Warner tenía como protagonistas a los actores presentados en las películas anteriores (incluyendo a Gal Gadot como Mujer Maravilla) y nuevas incorporaciones como Aquaman (Jason Momoa), Cyborg (Ray Fisher) y Flash (Ezra Miller). Pero desde el minuto uno estaba claro que el estudio ya no estaba de acuerdo con la visión oscura y gótica de Snyder. 

El guión original de “Liga de la Justicia” estaba pensado en dos partes que se filmarían casi en simultáneo, pero Warner decidió que Snyder filmase sólo la primera y cambiara el final para que tenga algo de sentido. Un mes después de empezar a filmar, Warner ascendió a Geoff Johns, guionista de las dos películas anteriores y veterano del mundo de los cómics al puesto de director creativo del Universo DC con la misión de hacer una película más ligera. Snyder hizo lo posible por adaptarse al nuevo mandato y sumó las escenas cómicas que pudo.

La línea más graciosa de la película es de Snyder. "¿Cuál es tu superpoder?" pregunta Flash. "Soy rico", contesta Batman sin dudarlo.

A pesar de que la película estaba en plena filmación, Johns reescribía constantemente las escenas, sumando chistes y dejando de lado las historias que Snyder venía construyendo desde su primera película. El material que Snyder filmaba era revisado sin editar por una especie de comité de guionistas que incluía a Allan Heinberg (Wonder Woman), Seth Grahame-Smith (Lego Batman) y, casualmente, a Joss Whedon, director de “Avengers” al que Warner venía tratando de seducir hace años.

En octubre de 2016 Snyder terminó de filmar “Liga de la Justicia” y se puso a trabajar en la edición, a pesar de que Warner seguía sin estar de acuerdo con sus decisiones creativas. Snyder trabajó durante seis meses en esa versión, hasta que una tragedia lo obligó a retirarse.

El 20 de marzo de 2017 Autumn Snyder, hija del director, se quitó la vida. Autumn tenía solo 20 años, era una escritora amateur que peleaba hace años contra su depresión. Dos meses después del suicidio, Snyder renunció a seguir trabajando en “Liga de la Justicia” y su puesto fue ocupado por, justamente, Joss Whedon.

Joss Whedon dirigió las dos primeras Avengers, pero abandonó Marvel agotado y decepcionado

La versión final que vimos en cine fue editada por Whedon, e incluye casi 30 minutos de escenas dirigidas por él que reemplazan secuencias completas que Snyder había dejado terminadas. Son las famosas escenas que Henry Cavill debió filmar con un bigote que después fue borrado digitalmente por un ejército de técnicos digitales. Todo este proceso de dos años terminó costando 300 millones de dólares - una de las razones por las que la película terminó dando pérdidas al estudio.

La película terminó durando 120 minutos, y para cualquiera que la haya visto es evidente que es una especie de monstruo de Frankenstein cinematográfico, con escenas que parecen de películas distintas, peleas incomprensibles, un villano sin motivaciones ni historia, un final apresurado y una cantidad excesiva de personajes secundarios que parecen estar ahí solamente porque sus sueldos eran demasiado altos como para borrarlos.

Steppenwolf, el villano, es lo peor de la versión estrenada de "Liga de la Justicia"

Entre esos 300 millones de presupuesto y otros 400 de marketing, “Liga de la Justicia” costó 700 millones y recuperó poco más de 650. Pero Warner no sólo perdió 60 millones de dólares, sino que la pésima recepción del público dañó de forma permanente esta “reimaginación” del universo DC. En los primeros meses de 2018 Affleck renunció al papel de Batman, Geoff Johns dejó su puesto como director creativo, Whedon se retiró a trabajar en HBO, y hasta la ejecutiva que había contratado a Snyder, Diane Nelson, perdió su trabajo.

Pero, según los fans, la historia podría haber sido muy distinta… si tan solo Warner se hubiese animado a lanzar el “Snyder Cut” o el “Corte de Snyder”.

Snyder siempre dijo que "Liga de la Justicia" era la primera parte de una trilogía

Snyder terminó de filmar “Liga de la Justicia” en octubre de 2016, y abandonó la película en mayo de 2017. En esos seis meses, según reportes de la producción, Snyder entregó varias versiones posibles de la película a los ejecutivos de Warner. La más completa de todas estas, de acuerdo a varias fuentes, duraba 214 minutos (casi tres horas y media), con muchas más escenas para Flash, Cyborg, y Aquaman. También se presentaban varios personajes que (supuestamente) veríamos desarrollados en películas posteriores, como Darkseid (Ray Porter), el mayor villano del Universo DC.

A pesar de que en las primeras entrevistas luego de su renuncia el director no quiso confirmar la existencia del “Snyder Cut”, finalmente ha cedido a la presión de los fanáticos y aceptado que la versión casi completa es real. El único problema es que esta versión no tiene los efectos especiales terminados, y otros directores calculan que Warner tendría que invertir entre 30 y 40 millones de dólares para lanzarla en cines.

Los fanáticos detrás del hashtag pusieron publicidad en la reciente Comic Con de San Diego

Warner, por supuesto, no tiene ninguna intención de hacerlo. Luego del éxito de “Mujer Maravilla”, “Aquaman” y especialmente “Guasón”, el estudio tiene claro que lo mejor que se puede hacer con los personajes de DC es contar historias independientes y abandonar la ambición del universo compartido.

Pero los fanáticos siguen insistiendo. Cada vez que pueden organizan campañas para que Warner suelte el corte de Snyder (“#ReleaseTheSnyderCut”), y por supuesto sus voces se escuchan más alto en cada aniversario del estreno. Tanto que en esta ocasión hasta los mismos actores replicaron el deseo de los fans. Como Gal Gadot, que a pesar de haber tenido más éxito con sus películas individuales, quiere que se libere la visión original de “Liga de la Justicia”.

Ray Fisher, que pasó de ser casi un desconocido a conseguir el codiciado rol de Cyborg, no sólo twitteó el hashtag sino que lo puso en su biografía en esa red social.

Y finalmente se sumó el más importante, el que más sufrió las críticas de sus películas como Batman: Ben Affleck, con un tweet que simplemente replicaba el hashtag y tuvo decenas de miles de retweets en cuestión de horas:

Sin embargo, es casi imposible que veamos el corte de Snyder. Warner preferiría que la película se olvide por completo, y esta campaña llega en el peor momento, después del fracaso de varios de sus últimos estrenos (“Doctor Sueño”, “Huérfanos de Brooklyn”, “Las Reinas del Crimen”, “El Jilguero”).

Pero no hay duda de que la campaña va a continuar, porque el espíritu detrás de este hashtag va más allá de restaurar una versión aceptable de una película mediocre. Lo que quieren los fanáticos es lo que quiere cualquier superhéroe: corregir una injustica.

Los que amaron las películas de Snyder, paradójicamente, están peleando por lo mismo que pide Martin Scorsese en su reciente crítica al cine de Marvel. Que se entienda que el cine es la visión de un artista, y no de un comité o de un grupo de consultores.

Y por eso es que los actores y otros creativos se suman a la campaña, sin importar las represalias que implica enfrentarse a Warner y ponerse del lado de alguien que ya ni siquiera trabaja ahí.

Porque lo que están defendiendo es la libertad de un director para plasmar una idea en la pantalla sin interferencia por parte de ejecutivos. Porque sin esa chispa, sin ese sueño, es imposible que una película aspire a ser más que un producto.

En un mundo saturado de contenido son cada vez menos los fenómenos globales, esas series o películas que ve el mundo entero y que se convierten en experiencias comunales, que todos podemos usar como puntos de referencia ¿no deberían, entonces, estas películas transmitir visiones personales en vez de la misma historia reciclada una y otra vez?

Porque eso es lo que se pide cuando se grita que suelten el “corte de Snyder”: más Guasones y menos Ligas de la Justicia.

En esta nota:

Comentarios