No te pierdas las últimas noticias

Activa las notificaciones y enterate de todo

No te pierdas las últimas noticias

Selecciona los temas que más te interesan

Utilizamos cookies para garantizar que siempre obtengas la mejor experiencia cuando visites nuestro sitio web. Al hacer click en "aceptar", aceptás nuestra configuración estándar.
Cine y Series Camino a la gala

¿Quién es Jane Campion, la directora que hace historia en los Oscar 2022?

En este informe hacemos un breve repaso de su carrera, la huella que dejaron sus películas, cómo llega “El poder del perro” a la gala y más.

¿Quién es Jane Campion, la directora que hace historia en los Oscar 2022?

¿Quién es Jane Campion, la directora que hace historia en los Oscar 2022?

Por: Micaela Robles

“La explicación siempre era que las mujeres no eran buenas como directoras, y nunca me lo creí”, le dice Jane Campion a Fotogramas durante la promoción de su última película, tras recordar sus primeros pasos en cine cuando era joven. Desde ese momento rompía esquemas y revolucionaba la industria, un camino que continúa hasta hoy.

***

Oriunda de Nueva Zelanda, Jane Campion heredó el amor al arte. Edith y Richard, sus padres, fundaron su propia compañía de teatro, New Zealand Players Company, allá por 1952, dos años antes de que Jane naciera. Aunque creció en ese mundo, cuando entró a la universidad eligió estudiar antropología; recién años después incursionaría en la pintura, y finalmente en el cine.

Su primer corto fue “Tissues” (1980), que sigue a un padre arrestado por abuso de menores, que tenía un pañuelo en cada una de las escenas. Ese fue un puntapié para anotarse a la Escuela Australiana de Cine, Televisión y Radio, y realizar producciones como “After Hours”, “A Girl's Own Story” y “Peel”, ganador de la Palma de Oro al mejor cortometraje en el Festival de Cannes de 1986.

Fue en 1989 cuando tomó las riendas para su primer largometraje, “Sweetie”, protagonizada por Geneviève Lemon y Karen Colston. Le siguió “Un ángel en mi mesa” (1990), basada en las tres autobiografías de Janet Frame, aunque la obra que la consagró en lo más alto llegó tres años después: se trata de “El piano”, protagonizada por Holly Hunter, Harvey Keitel, Sam Neill y Anna Paquin. 

La película sigue a Ada, una mujer que es muda desde niña y que acaba de enviudar. En el inicio del film viaja a Nueva Zelanda junto a su hija y su piano, por un matrimonio concertado. Al llegar conoce a su futuro marido, quien se niega a llevar el instrumento a su casa. Sin embargo, un vecino lo rescata a cambio de un trato: él la dejará usarlo solo si ella le enseña a tocar.  

Fue nominada a en ocho categorías en los Oscar, incluso en la categoría de “Mejor dirección”, en ese momento la segunda mujer en la historia en conseguirlo luego de Lina Wertmüller por “Seven Beauties” (1976); finalmente la película ganaría en “Mejor actriz”, “mejor actriz de reparto” y “mejor guion original”.

En 1996 seguiría con “Retrato de una dama”, adaptación de la novela de Henry James protagonizada por Nicole Kidman y Viggo Mortensen, y luego en 1999 con “Holy Smoke!”, de la mano de Kate Winslet y Harvey Keitel. En 2003 fue el turno de “En carne viva” con Meg Ryan y Mark Ruffalo, y “Bright Star” en 2009, basada en el poeta británico John Keats. 

12 años después llegaría su último trabajo, “El Poder del Perro”. Basada en el libro de Thomas Savage de 1967, sigue a dos hermanos, copropietarios de un enorme rancho; Phil (Benedict Cumberbatch) se muestra agresivo y manipulador, mientras que George (Jesse Plemons) amable y sensible. Las diferencias entre ellos se profundizan cuando George presenta a su nueva esposa (Kirsten Dunst), quien se instala en el rancho junto a su hijo (Smit-McPhee).

Como amante del cine romántico, sus películas hablan del deseo, erotismo, la vulnerabilidad, el coraje de amar, todo retratado a través del poder del arte como puente de conexión y emociones. Le dio vida a personajes que rompen estereotipos, visibilizar los roles establecidos en la sociedad para las mujeres, y la búsqueda de libertad por fuera de esas convenciones.

“Todas mis heroínas, ya sea en mis películas o en los libros que adoro, encuentran una vida más gratificante. Tienen un problema de adaptación en el mundo. Buscan su libertad. Me interesan los personajes que se ven empujados a realizar un viaje personal por las circunstancias que les rodean o por quienes son”, decía durante el Festival Lumière de Lyon.

Como lo resaltó en su último trabajo, también explora las diferentes contradicciones y profundidades en los personajes masculinos, desde una mirada sensible y sin juzgar. En su cine no hay buenos o malos, sino el proceso de ese viaje, desafiando conceptos como la masculinidad tóxica y la figura de “macho” construida socialmente.

“La imagen más romántica del western es aquella donde los hombres son hombres y resuelven sus problemas a tiros, con cielos azules y la inmensidad de los paisajes para que vivan sus aventuras. Savage quiere cuestionar esta idea y su historia es en cierta manera la de David contra Goliath, el macho duro contra una nueva masculinidad”, reflexiona a Fotogramas.

*** 

Su propuesta incomoda, y por eso fue motivo de críticas durante toda su carrera. Una de las más recientes fue del actor Sam Elliot (“1883”), quien comparó a los personajes con bailarines de striptease: “Así es como aparecen los cowboys en esa película. Hay muchas alusiones a la homosexualidad. ¿Qué hace esta mujer? Es una directora brillante, pero, ¿qué sabe esta mujer sobre el oeste americano?”, dijo en diálogo con el podcast WTF.

Frente a esto, Cumberbatch le respondió en un evento online de BAFTA Film Session: “Esto no es más que un retazo de lo que se espera de los hombres en el arquetipo occidental de lo que debe ser la masculinidad”, dijo y siguió: “Cuanto más miremos más allá de la masculinidad tóxica para encontrar la raíz que la causa, tendremos mejores oportunidades para lidiar con ello cuando se presente con nuestros hijos".

Lo cierto es que el film arrasó en la temporada de premios: fue ganador en los Golden Globes, BAFTA y en Critics Choice Awards, donde Campion saludó a las tenistas Venus y Serena Williams, presentes en la gala por la película “King Richard”, y saludó a sus  "compañeros, compañeros, compañeros" nominados o "los chicos", como los llamó.

"Venus y Serena, son una maravilla, pero no juegan contra los chicos como tengo que hacer yo", siguió, aunque luego se disculpó: "Hice un comentario sin pensar igualando lo que hago en el mundo del cine con todo lo que ellas han conseguido. No era mi intención devaluar a estas dos legendarias mujeres”. 

“El poder del perro” es la más nominada para la próxima edición de los Oscar, que se celebrará el próximo domingo 27 de marzo en el Dolby Theatre de Los Ángeles. Fue seleccionada en 11 categorías, que incluye “Mejor película”, “Mejor actor”, “Mejor actriz de reparto”.

También fue seleccionada a “Mejor dirección”; en esa terna Campion rompe records y se convierte en la primera mujer en recibir dos nominaciones en la historia. La directora compite con Kenneth Branagh por “Belfast”, Ryûsuke Hamaguchi por “Drive My Car”, Paul Thomas Anderson por “Licorice Pizza” y Steven Spielberg por “West Side Story”.

Según un informe de los especialistas Daniel Levitt, Catherine Shoard y Seán Clarke para The Guardian, desde el inicio de la gala hubo 449 nominades en dirección, aunque solo siete fueron mujeres y dos ganadoras. Lejos de ser una casualidad, esto se repite en todas las entregas de premios. 

Recordemos que, además de Campion y Wertmüller, estuvieron Sofía Coppola por “Lost in Translation” (2003), Kathryn Bigelow por 'En tierra hostil' (2009) -la primera ganadora-, Greta Gerwig por “Lady Bird” (2017), Emerald Fennell por “Promising Young Woman” (2020) y Chloé Zhao por “Nomadland” (2021) -la segunda y última ganadora-.

***

Jane Campion se abrió camino en una industria donde siempre fuimos narradas desde la mirada masculina. Hoy en día es una de las referentes, gane o no reconocimiento de la Academia, para mujeres y la importancia de narrar(nos); como decía la directora en el Festival Lumière de Lyon: “Decidí que iba a dejar de cuestionar mi propio potencial y que mi único temor a partir de entonces iba a ser a no intentarlo. Del deseo pasé a la acción. Al principio fue infructuoso, pero me sentía tan feliz”.

En esta nota:

Comentarios