Chegusan Comida

3 planes para comer pizza finita, rica y sin (demasiadas) pretensiones

Si te gusta la pizza pero no querés la típica de calle Corrientes, buscás una salida distendida para el fin de semana y no esperás un servicio de restaurante elegante, esta es tu nota. 

3 planes para comer pizza finita, rica y sin (demasiadas) pretensiones(Orno Pizzería)

3 planes para comer pizza finita, rica y sin (demasiadas) pretensiones | Orno Pizzería

Por: Abril Correa Leveratto

La pizza no hay que esperarla mucho tiempo: eso lo saben casi todos los argentinos desde hace décadas, acostumbrados a la pizza al corte y a comer de parados, entre otros hábitos. Sin embargo, con los años fueron surgiendo varios enclaves pizzeros que proponen una ceremonia un poco más elegante, como sentarse a charlar con un chef que explique de qué se trata la pizza napolitana o elegir entre un sinfín de variedades de ingredientes. 

En esta nota, proponemos un recorrido por tres lugares que no son los emblemáticos de Buenos Aires (acá no vas a encontrar porciones al molde) pero tampoco son restaurantes que den muchas vueltas en su propuesta. Pizza rica, de masa finita, en ambientes distendidos y servida por gente con ideas nuevas:

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Una publicación compartida de Orno Pizzería (@ornopizzeria) el

Orno

Así, Orno sin hache, se llama el nuevo emprendimiento del grupo Mezcla, las mismas mentes detrás de otros proyectos como Carne, La Panadería de Pablo y Casa Cavia. La idea en esta flamante pizzería de Olivos, además de recibir a sus clientes en un salón de diseño impecable, es recurrir únicamente a productores locales en la búsqueda de la materia prima y ofrecer pizzas simples, de buena calidad y en formato individual (aunque las mesas sean comunitarias). La masa fermenta durante 72 horas antes de ser cocinada en un gran horno a 400 grados; sus responsables en la cocina son Renato Peralta y Rodrigo Villanueva. ¿El menú? Se puede pedir, por ejemplo, una potente pizza "desayunera", con panceta, mozarella ahumada y espinacas a la crema. Para tomar, hay tragos del talentoso bartender Lucas López Dávalos. La dirección es Corrientes 402, a una cuadra del río.

Pony Pizza

Más parecido a quiosco que a restaurante, el local de Pony Pizza junto a las vías del tren en el barrio de Belgrano siempre tiene una linda convocatoria. La razón: pizzas que rescatan algo de la tradición napolitana, de la neoyorquina y de la argentina, dando como resultado un producto que cumple en sabor y en precio, en un entorno sencillo y con mucha onda. Parte de su fama está apalancada por uno de sus socios, Clemente Cancela (el otro es Sebastián Lahera), pero eso no importa mucho: lo relevante es que se pueden comer ricas variedades como la clásica Muzza con salsa de tomate posta, queso, albahaca y un pesto ligero (de albahaca + perejil + ajo) o la PP·RONI, con salsa de tomate, mozzarella, pepperoni y gremolata (perejil + limón + ajo), entre otras cinco o seis opciones sin muchas pretensiones. Cortito, bueno y al pie. La dirección es Echeverría 1677.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Una publicación compartida de HELL'S �� (@hellspizza.ar) el

Hell's Pizza

No desconfíen: desde su apertura, a fines de 2017 en Palermo, Hell's Pizza es imán de influencers, sí, pero tiene con qué. De estilo neoyorquino, las slices son obra de Danilo Ferraz, chef con amplísima trayectoria en el rubro pizzero (alma máter de 1893 y Morelia, entre otros proyectos). El lugar invita a pasar un rato con amigos, mandarse una porción de masa finita (son grandes, como se comen en Estados Unidos) con una enorme diversidad de toppings (la Donald, por ejemplo, lleva mozzarella, cream cheese, choclo grillado, chauchas, bacon y salsa ranch) y tomar cerveza artesanal, sidra tirada o vino por copa, por nombrar algunas alternativas. La dirección es Humboldt 1654.

En esta nota:

Comentarios