No te pierdas las últimas noticias

Activa las notificaciones y enterate de todo

No te pierdas las últimas noticias

Selecciona los temas que más te interesan

Utilizamos cookies para garantizar que siempre obtengas la mejor experiencia cuando visites nuestro sitio web. Al hacer click en "aceptar", aceptás nuestra configuración estándar.
Comida EFEMÉRIDE

Día Internacional de Concienciación sobre la Pérdida y el Desperdicio de Alimentos

Cuando desperdiciamos comida también desperdiciamos los recursos utilizados para producirla, como tierra, agua o energía, y contribuimos a aumentar la emisión de gases de efecto invernadero. 

Día Internacional de Concienciación sobre la Pérdida y el Desperdicio de Alimentos

Día Internacional de Concienciación sobre la Pérdida y el Desperdicio de Alimentos

En Argentina se desperdician 16 millones de toneladas de alimentos por año: 14,5 millones se pierden durante las etapas de producción, procesamiento y distribución de la cadena de suministro, es decir, la siembra, cosecha, traslado y almacenamiento; mientras que 1,5 millones se pierden en la última parte que es servicios de comida y familias. 

La pérdida y desperdicio de alimentos implican un mal uso de los recursos naturales y humanos, generando un impacto ambiental negativo. Cuando desperdiciamos comida también desperdiciamos los recursos utilizados para producirla, como tierra, agua o energía, y contribuimos a aumentar la emisión de gases de efecto invernadero. 

En un país donde 6 de cada 10 niños son pobres, según el Observatorio de la Deuda Social de la Universidad Católica Argentina el decomiso de alimentos aptos para el consumo no es una opción. Y aquí entran en juego los Bancos de Alimentos que trabajan para reducir la pérdida y desperdicios de alimentos, mitigar su impacto y al mismo tiempo reducir el hambre y la malnutrición alimentando a millones de personas. 

En el 2020 la Red Argentina de Banco de Alimentos (REDBdA) brindó alimentos a 1,6 millones de personas gracias a las alianzas con 5.237 comedores, merenderos y entidades, alcanzando el doble de comedores que en 2019. 

Rescatan alimentos aptos para el consumo, los clasifican y los distribuyen de manera segura. De esta manera evitan también la generación de residuos ya que muchos de los desperdicios son aprovechables, por ejemplo, como abono para enriquecer suelos. 

Si trabajamos en conjunto se logran mejores resultados. Sumate a la misión desde casa: empecemos a cambiar nuestros hábitos de consumo. 

Comentarios