No te pierdas las últimas noticias

Activa las notificaciones y enterate de todo

No te pierdas las últimas noticias

Selecciona los temas que más te interesan

Utilizamos cookies para garantizar que siempre obtengas la mejor experiencia cuando visites nuestro sitio web. Al hacer click en "aceptar", aceptás nuestra configuración estándar.
Deportes

1 de septiembre: A 49 años de la consagración de Bobby Fischer en el Campeón Mundial de Ajedrez

El ajedrecista estadounidense se proclamaba en 1972 ante el ruso Boris Spassky para cortar una racha de 24 años de hegemonía soviética.

1 de septiembre: A 49 años de la consagración de Bobby Fischer en el Campeón Mundial de Ajedrez

1 de septiembre: A 49 años de la consagración de Bobby Fischer en el Campeón Mundial de Ajedrez

El 1 de septiembre de 1972, en Reikiavik, Islandia, el ajedrecista norteamericano Robert "Bobby" Fischer se proclamaba campeón del mundo en ajedrez tras el abandono de su rival, el soviético Boris Spassky, en la partida 21 durante el movimiento 40.

Spassky llegaba como el último campeón, ya que en 1969 venció en Moscú a su compatriota Tigran Petrosian. Por otra parte, Fischer había tomado gran relevancia cuando ganó el campeonato de Estados Unidos de 1958 con 14 años.

Aquel campeonato del mundo de 1972, que tuvo lugar en la capital islandesa entre el 11 de junio y el 1 de septiembre, contó con varias circunstancias que lo volvieron un gran acontecimiento para una disciplina no tan popular. Por un lado, un enfrentamiento entre un soviético y un norteamericano en plena Guerra Fría. Por el otro, la posibilidad de Fischer de cortar una racha de 24 años con consagraciones soviéticas en el certamen.

El campeonato estuvo a punto de suspenderse por las exigencias, tanto económicas como de organización y protocolo, y por las continuas disputas de Fischer con la Federación Internacional de Ajedrez (FIDE), a la que acusaba de estar controlada por los soviéticos. Al final se celebró en Reikiavik, con el formato de un match al mejor de 24 partidas. Aun así, su continuidad se vio amenazada tras la segunda partida. Spassky venció en la primera y Fischer no acudió a la segunda partida y perdió por incomparecencia. Con el match 2 a 0 en su contra, acudió a la tercera y venció, situando el marcador en 2-1. Hizo tablas en la cuarta y venció de nuevo en la quinta y la sexta, situándose en la sexta partida con un marcador de 3½-2½ a su favor.

Esta remontada repercutió en el oriundo de San Petesburgo y a partir de entonces Fischer encaró el match implacablemente. El 31 de agosto, con un tanteo de 11½-8½, la partida 21 se aplazó con una posición favorable a Fischer. Al día siguiente, tras consultar con sus analistas, Spassky comunicó telefónicamente su abandono. Con 12½-8½ el campeonato había concluido con la victoria del norteamericano, que cortaba la hegemonía soviética.

Comentarios