No te pierdas las últimas noticias

Suscribite a las notificaciones y enterate de todo

Deportes BÁSQUETBOL

Argentina dio el golpe, le ganó a Serbia y está en semifinales del Mundial de China

En un partido para la historia, el equipo nacional se impuso por 97-87 y se metió entre los cuatro mejores del mundo.

Argentina dio el golpe, le ganó a Serbia y está en semifinales del Mundial de China(Foto: CABB)

Argentina dio el golpe, le ganó a Serbia y está en semifinales del Mundial de China | Foto: CABB

Por: Rocío García

Todo vale la pena. Madrugar más de lo habitual cualquier día de la semana, la inhumana tarea de tener que sufrir mientras vivimos las primeras horas de un nuevo día, comerse las uñas hasta que duelan los dedos. Incluso, la difícil tarea de tener que escribir mientras tiemblan las manos de la emoción. Todo vale la pena por la Selección Argentina de básquetbol que, una vez más, regaló un partido que quedará guardado para siempre en la repisa de las joyitas más preciadas de la historia.

El equipo nacional le ganó con autoridad a la poderosa Serbia por 97-87 y se metió en las semifinales del Mundial de China, donde ahora esperará por el ganador de la llave entre Estados Unidos y Francia.

Con la clasificación a los Juegos Olímpicos de Tokio 2020 en el bolsillo, Argentina se jugaba la parada más difícil que hasta el momento le tocó en la Copa del Mundo, frente a un rival que es una de las potencias históricas de este deporte.

Fue inmejorable el arranque del seleccionado nacional, que en apenas dos minutos pudo ponerse al frente por 12-4, con un goleo furioso comandado por Facundo Campazzo, acompañado de Patricio Garino, Marcos Delía y Luis Scola.

Claro que ante la más mínima distracción, el elenco serbio era implacable y dejaba a las claras su jerarquía. Sin embargo, Argentina no se desesperó y con una altísima efectividad en tiros de tres puntos (9 de 15 triples), se fue al descanso arriba por 54-49.

En el tercer cuarto, Serbia salió decidida a tratar de torcer el rumbo del partido y elevó su nivel en defensa, sin embargo, el conjunto que dirige Sergio Hernández supo sostener el envión del rival y terminó llevándose el parcial por la mínima diferencia (68-67).

Si algún desafío le faltaba superar a estos chicos, era lograr una victoria para meterse sin discusiones en la historia del básquetbol argentino. Y así fue. Con identidad propia y dándole rienda suelta a las lágrimas del puñado de argentinos que acompañaron en China y los millones que lo siguieron por televisión, Argentina selló para siempre el 97-87, se abrazó al legado de la Generación Dorada, Campazzo se le trepó en la espalda a Scola y la bandera celeste y blanca se metió entre las cuatro mejores del mundo. Otra vez.

En esta nota:

Comentarios