Espectáculos EXCLUSIVA

El participante ciego de "¿Quién quiere ser millonario?" asegura vivir en un entorno discapacitante

Andrés Terrile ganó 500 mil pesos en "Quien quiere ser millonario", superando ampliamente lo esperado, y podrá cumplir uno de sus sueños, aunque lo que más ansía es que la sociedad pueda cambiar ideologicamente. 

El participante ciego de "¿Quién quiere ser millonario?" asegura vivir en un entorno discapacitante

El participante ciego de "¿Quién quiere ser millonario?" asegura vivir en un entorno discapacitante

Por: Katia Appelhans

Ganó 500 mil pesos en "Quien quiere ser millonario" y hoy, la vida de Andrés Terrile, cambió en algunos aspectos. Si bien confesó que él pensaba ganar 50 o 70 mil pesos y con eso poder costear el pasaje a Miami, donde viajará para participar de un torneo de tenis ciego, y vivir mas o menos humildemente allá, asegura que "este excedente" le viene muy bien considerando que está sin trabajo y que la situación económica que atraviesa el país no es muy favorable.

"Decidí anotarme para jugar en el programa por dos razones. En primer lugar porque todos necesitamos plata y más cuando uno no tiene laburo, como en mi situación; y en segundo lugar porque yo juego al tenis, un tenis ciego, que es un tenis adaptado, el año que viene hay un torneo en Miami y me puse a pensar de qué manera podía conseguir esa plata, y si bien yo podría vender un par de cosas que tengo, la idea es que eso no pase", contó en diálogo con Filo.News.

Andrés Terrile jugando al tenis

Respecto a las repercusiones que tuvo su participación en el programa, destacó: "Es interesante cómo se cruzan dos situaciones: la fama efímera y el ser ciego. Recibí muchos mensajes de gente que se siente inspirada y que un poco se siente alimentada por ese mito de 'sos ciego entonces sos increíble'. Yo la verdad que solamente soy ciego y contesté preguntas".

Aunque admitió: "Son halagos muy lindos los que me hacen y a veces uno desconoce el alcance de las palabras. Por ahí cosas que yo digo, que para mí son de todos los días y no aportan nada, a otras personas le dicen muchísimo".

Andrés se encuentra cursando las últimas materias que le quedan de Ciencias de la Comunicación en la UBA y uno de sus grandes objetivos es poder recibirse más allá de que lo viva como "el cuento de la zanahoria y el burro, que cuando estás por llegar a la zanahoria te la corren y vos seguís corriendo y corriendo, y nunca llegás".

Andrés Terrile en "Quien quiere ser millonario"

Pero como es de ponerse objetivos en su vida, quiere este año "conseguir laburo y conocer a Charly García". Este músico es un gran referente para Andrés, de hecho, dejó en claro por qué: "A mí lo que me gusta de Charly es que sus letras apuntan a tratar situaciones muy profundas de manera simple y eso no es fácil de hacer, porque a veces cuando uno trata las cosas de manera simple cae en lo superficial".

"Las canciones de Charly me ayudaron a tomar conciencia de por qué uno hace las cosas que hace", aseguró Andrés Terrile.

Su día a día es tan normal como el de cualquier otra persona, eso sí, con obstáculos impuestos por "un entorno que es discapacitante". ¿A qué se refiere con esto? Lo explicó con un ejemplo mucho más que simple: "Si vos vas caminando y la gente que tiene perros no junta la caca de los perros, la verdad que es una molestia y tomo este ejemplo porque no cuesta plata ni requiere políticas públicas, requiere solo consideración. Así, hay un montón de otras cosas que el entorno genera que uno sea más discapacitado de lo que en verdad es".

"Creo que los problemas que tengo en la cotidianidad tienen que ver con que hay que modificar las representaciones que existen sobre las personas con discapacidad. A mí no me tratan mal, pero hay mucha gente que sigue pensando que una persona ciega es un inútil, que una persona en silla de ruedas no puede tener vida sexual y así con un montón de discapacidades", señaló.

"Todos somos seres diferentes y nos cuestan distintas cosas", remarcó Andrés Terrile.

"No tiene que ver con el trato sino con incorporar a las personas con discapacidad a las rutinas, al bar, al boliche, al trabajo si eso se hace cotidiano después cuando haya que contratarlas vas a estar al tanto de sus posibilidades reales y no de lo que construye un estereotipo", sostuvo.

"En nuestro caso debe darse un cambio cultural, yo lo comparo con el feminismo y siento que el colectivo de personas con discapacidad no ha logrado organizarse como tendría que pasar y hacer visibilizar sus cuestiones. De hecho, yo me siento muy contenido en las fiestas feministas creo que porque consideran a las minorías, y si bien no soy mujer ni pretendo mandar 'la de feminista' me siento contenido por ser una minoría", cerró a modo de generar cierta conciencia.

Comentarios