Espectáculos Entrevista

Martín Deus sobre "Mi mejor amigo": "¿Cómo no hablar del amor si es el combustible de nuestras vidas?"

El director dialogó con FILO con respecto a su nuevo trabajo. Una reflexión sobre sus inicios, los estereotipos de la homosexualidad en el cine y más

Martín Deus, más íntimo que nunca

Martín Deus, más íntimo que nunca

Por: Micaela Robles

Terminó la espera: "Mi mejor amigo" llegó a las pantallas de cine argentino. Protagonizada por Angelo Spinetta y Lautaro Rodríguez, la película cosechó muy buena crítica con tan solo el paso de unas horas de su estreno.

"Una historia de amistad o de amor: depende de donde la mires", expresa el logo del film, y resumen en pocas palabras el corazón de la trama. Centrada en la relación de dos amigos que deberán convivir juntos, la historia muestra cómo cada uno irá aprendiendo del otro y superando sus diferencias a través de una relación. 

Para entender más detalles sobre la película, FILO dialogó con Martín Deus, el director, quien abrió su corazón con respecto a sus inicios, su propósito con la película y mucho más.

  • ¿Por qué decidiste llevar adelante la película "Mi mejor amigo"? ¿Cómo fue el rodaje?

"Tenía muchas ganas de revivir sensaciones de la adolescencia que me marcaron para siempre. La soledad, el autodescubrimiento, el amor inconfesado, el paso a la vida adulta. Si bien no es una historia autobiográfica en el sentido estricto de la palabra, retrata emociones que conozco muy de cerca, que viví intesamente. Supongo que, a las ganas lógicas de hacer mi primer película (hace casi veinte años que me dedico al cine), se sumó ese deseo de poder convertir en un hecho artístico todo aquello que viví y que me marcó tan profundamente". 

"El rodaje fue una experiencia maravillosa y muy intensa por donde se la mire (...) Por más exhaustiva que haya sido la preparación, por más elaborado que esté el guión, el rodaje es siempre un momento en el que la historia se devela, incluso para su propio autor, que se supone que ya sabe todo. Así que, en resumen, fue eso: la épica de un trabajo en equipo, la epifanía de descubrir el significado último de la historia... Y perder tres kilos".

  • ¿Cómo fue trabajar con Angelo Spinetta y Lautaro Rodríguez? Por qué elegiste a esos actores para encarnar a los personajes?
El director junto a los protagonistas

"Había cosas de ellos, características físicas o su personalidad que me gustaban mucho para sumarle a sus personajes. Cada director tiene su técnica, yo en general soy más de querer aprovechar algo genuino, particular que ya traen los actores de sus propias vidas, que obligarlos a hacer una composición o a encajar en un molde prediseñado".

"Lautaro irradia algo fascinante: pibe de barrio, muy carismático, muy despierto, con mucha calle, con unos tatuajes fabulosos y un pragmatismo para encarar la vida que le voy a envidiar siempre. Era un diamante en bruto: nunca había actuado antes, ni tomado clases. Pero le encantó la propuesta y demostró compromiso. Elegirlo fue tomar un gran riesgo, pero algo me decía que había que confiar en su facilidad natural, intuitiva para actuar. Y lo bien que hice".

"Angelo, por su parte, además de ser muy fotogénico, tiene esa mezcla entre niño y adulto. Cuando filmamos, acababa de cumplir los dieciséis, estaba pegando el estirón y cambiando la voz. Esa transformación física era perfecta para un personaje en pleno proceso de cambio, de autodescubrimiento. Nos juntamos una vez a charlar del guión y me asustó su inteligencia, su forma tan adulta y racional de hablar. La segunda vez que nos vimos, fue para la audición y la tercera fue para un ensayo, porque  ya estaba elegido como el protagonista. Casi se podría decir que fue amor a primera vista".

  • Con respecto a la idea de demostrar afecto entre amigos varones, ¿crees que existe cierta fobia o prejuicio en la sociedad? ¿Qué mensaje transmite la película?

"Definitivamente. Por mucho tiempo a los varones se nos enseñó que expresar afecto era una característica femenina y, por ende, vedada. Es algo incómodo, vergonzoso, hasta puede ser motivo de burlas. Aún así, las emociones son como el agua y siempre encuentran por donde filtrarse, y la película retrata un poco eso, la manera tan singular en que el amor entre dos amigos se suele expresar"

"Ahí también está el amor, porque eso también es una forma de decir 'te quiero, boludo' o 'sos re importante para mí'. Lo que no se puede decir con palabras, los varones lo dicen con acciones, y eso es oro para una película, y siento que es lo que hace de Mi Mejor Amigo una historia tan sutil y tan cándida". 

  • ¿Cómo se suele reflejar la homosexualidad en el cine argentino? ¿"Mi mejor amigo" marca la diferencia? ¿Y en el cine internacional?
Se estrenó "Mi mejor amigo"

"Ningún autor es una isla y las películas siempre tienen un contexto. Tengo recuerdos de haber ido a ver 'Plata Quemada' allá por el 2000 y salir flotando. En esa época, mostrar a dos hombres besándose de esa forma era bastante escandaloso. Pero más escandaloso era verlos tan profundamente enamorados. Ambientada en 1965, era una película de época, pero también una película de su época: todavía faltaba visibilidad en las calles, todavía los gays hacían su vida sólo en la intimidad, la gente sabía en muchos casos, pero de eso no se hablaba".

"La otra gran influencia fue Marco Berger, no sólo por su abordaje cinematográfico, sino porque fue el primer director de películas que conocí en persona y con el que me hice amigo y pude hablar de igual a igual, aún cuando yo no había hecho todavía mi primer largo. Creo que Marco es 'el' director de cine gay de Argentina, y no es que haya abarcado con una mirad totalizadora la vida y las costumbres de la comunidad LGBT sino todo lo contrario, su cine es un eterno, obstinado retorno a unos pocos temas y obsesiones".

"Tiene algo de novedoso contar la historia sobre sexualidad sin mostrar sexo"

"Yo todavía no estoy en condiciones de decir qué lugar viene a ocupar 'Mi Mejor Amigo' en el panorama del cine LGBT, pero sí me atrevería a decir que tiene algo de novedoso contar la historia sobre sexualidad sin mostrar sexo, y no porque sea tabú mostrarlo, sino para remarcar que, en el autodescubrimiento sexual, un noventa por ciento de la cuestión pasa por la cabeza. La procesión va por dentro, la ficha te cae o no te cae, pero en el momento no hace ruido, es algo absolutamente interno. Incluso podés descubrirte gay, reconocerte y aceptarte mucho antes de tu primera vez".

"Me gusta pensar que, salvando las distancias y repercusiones, Mi Mejor Amigo salió en la misma época que 'Call me by your name' y 'Love, Simon', y que el cine actual, acompañado por un cambio social muy vertiginoso y muy profundo, muestra historias de diversidad ya no como un melodrama de discriminación y rechazo, en el que el gay está predestinado a sufrir y reprimirse, sino como variantes de algo más universal. Love is love".

  • La película fue premiada en el festival de Cannes en la categoría Gran Premio Écran Junior. ¿Qué representa eso para vos?
Rodaje de "Mi mejor amigo"

"Un premio que me llena de orgullo, no tanto porque haya sido en Cannes, que es probablemente el festival más prestigioso del mundo, sino porque su jurado estuvo compuesto por chicos franceses de entre trece y quince años. Sentí un alivio muy grande. Puedo decir que mi retrato de un adolescente, filmado a veintidós años de haber cumplido los dieciséis, es absolutamente creíble y puede hacer conexión y despertar emociones, e incluso trascender las fronteras culturales".

  • En "Amor Crudo" también se puede ver la amistad, en la cual deben resolver muchas emociones confusas. ¿Lo tomaste como base para esta nueva producción? ¿Existe una relación entre las dos películas?

"'Amor Crudo' es primo hermano de 'Mi Mejor Amigo'. Me enteré cuando terminé la película, no fue algo consciente. Evidentemente, es un tema que me persigue: el amor inclasificable, el amor al que no se le termina de poner nombre ni límites precisos. El amor secreto. Aún así, son historias distintas. 'Mi Mejor Amigo' cuenta una relación mucho más platónica y su título tiene algo de ironía: son tan distintos entre ellos, sus vidas tan lejanas. Es un chispazo de casualidad que se conozcan y una conexión explosivamente intensa la que de pronto los une, algo misterioso si se quiere o, por lo menos, fortuito".

  • El amor parece es uno de los espacios recurrentes en tus películas. ¿Por qué abordas este tema? ¿Qué otros temas te gustaría abarcar?
Martín Deus 

"El amor tiene un misterio. Siempre. Nunca vas a poder explicar del todo por qué amas a tal persona, o si ese amor es parecido o distinto al que sentís por tal otra persona. Vivimos buscando satisfacer nuestras necesidades, todo lo que hacemos suele ser para provecho propio, y sin embargo cuando sentimos amor nos corremos un poco de nuestro ego, pasamos a pensar más en el otro que en nosotros mismos. Si el amor tiene un fin, deja de ser amor y pasa a ser conveniencia".

"El amor está en el aire, como dice la canción. Atraviesa a todos y cada uno de nosotros, en la calle, en las casas, en los colegios y los trabajos. Abajo de los puentes y en la Estación Espacial Internacional. Yo he estado enamorado de un amigo, de Cortázar, de mi abuelo, de mi maestra de primer grado, de mi mejor amiga, de un chico con el que me escribía y nunca nos llegamos a ver en persona ¿Cómo no hablar del amor si el amor es el factor común de todas las historias y recuerdos que me vienen a la cabeza, si el amor es combustible mismo de nuestras vidas?" 

  • Fuiste director de varios videoclips musicales. ¿En qué ambiente te sentís más cómodo, música o cine? ¿Por qué?

"Soy director de videoclips muy por casualidad, porque un socio mío vino un día a decirme que había una banda que quería que le hagamos un video. Yo no consumía videoclips, no miraba MTV, no tenía ni idea de qué se trataba. Por suerte. No pude copiarme de lo que no conocía, y tampoco me lo tomé muy a pecho, no sentí la necesidad de hacer una declaración de estilo, de decir 'este es mi cine'”.

"Las bandas con las que trabajé pegó el salto y eso después me abrió puertas"

"Así que, con mucha liviandad, y con mucho deseo de jugar y divertirme, empecé a ponerle imágenes a canciones. Tuve la suerte de que una de las bandas con las que trabajé pegó el salto y eso después me abrió puertas. Si lo pienso un poco, mis videoclips son muy narrativos, la mayoría cuentan pequeñas historias, en planos muy cortos".

"En ese sentido, me gusta pensar que no hay una línea divisoria tan marcada entre ambos géneros, que soy siempre el mismo cuando filmo y uso las mismas herramientas. Obviamente no es lo mismo una película que un videoclip, pero a ambas cosas las siento como obra autoral".

  • ¿Qué es lo que se viene a futuro para vos como director?

"Es algo en lo que trato de no pensar. Obvio que tengo ganas de seguir la fiesta, y hacer películas hasta que me muera. Me encantó la experiencia y el efecto de la película en la gente que la vio. Sigo escribiendo y deseando poder crecer como autor y poder encarar proyectos más riesgosos".

En esta nota:
  • Mi mejor amigo
  • Martín Deus

Comentarios