No te pierdas las últimas noticias

Activa las notificaciones y enterate de todo

No te pierdas las últimas noticias

Selecciona los temas que más te interesan

Género ni una menos

A tres años del femicidio de Micaela García, el movilizante recuerdo de su padre

Micaela fue abusada y asesinada por Sebastián Wagner, condenado a cadena perpetua. La muerte de la joven dejó a un país conmocionado pero a una familia que no se detiene. Néstor, su padre, habló con Filo.News en este nostálgico y doloroso día.

Micaela García junto a su padre, Néstor, en una de sus clases de gimnasia aeróbica.(Micaela García junto a su padre, Néstor, en una de sus clases de gimnasia aeróbica.)

Micaela García junto a su padre, Néstor, en una de sus clases de gimnasia aeróbica. | Micaela García junto a su padre, Néstor, en una de sus clases de gimnasia aeróbica.

Por: Paula Gimenez

La madrugada del 1 de abril de 2017, Micaela García salía de bailar cuando Sebastián Wagner la secuestró, abusó de ella y la asesinó en complicidad con Néstor Pavón. El crimen de la joven de 21 años conmovió al país y una normativa hoy lleva su nombre. La Ley Micaela, que capacita a todos y todas las empleadas estatales, es vanguardia en el mundo y busca cambiar, desde el Estado, a toda la sociedad. Deseo que, paradójicamente, también tenía la joven. 

Micaela era militante del PJ Evita y estaba convencidísima de lo que quería. En su mochila llevaba siempre un cuaderno en donde tenía anotadas todas las actividades militantes día por día y para el resto del año. En ese cuaderno también se encontraba el nombre de su papá, Néstor García. Ella quería que él se transforme en intendente. Hoy Néstor dirige y forma parte del equipo de capacitación de la Ley Micaela en la Provincia de Buenos Aires.

El femicida Sebastián Wagner y Néstor Pavón, encubridor y cómplice de la muerte de Micaela.
El femicida Sebastián Wagner y Néstor Pavón, encubridor y cómplice de la muerte de Micaela.

 Desde Filo.News hablamos con él para saber cómo viven este día tan emotivo, cómo la recuerdan a Micaela y cómo cambió su vida luego de aquel oscuro 1 de abril. 

Del orgullo y el compromiso militante

"Esta fecha te hace recordar permanentemente que Micaela no está, que se la extraña mucho mucho. Porque con el trabajo diario, a veces va quedando en segundo plano y los momentos en los cuales uno se acuesta a la noche y recuerda, ahí hay un parate, una pausa. El tiempo pasa distinto. Hoy, todo el mundo quiere mostrarnos el afecto que sienten por Micaela y darnos aliento y eso, si bien las muestras de afecto ayudan a calmar el dolor, también te recuerdan permanentemente que Mica falta", reflexiona su padre sobre esta particular jornada. 

Cuando Néstor recuerda a Micaela, se le quiebra la voz, pero hay algo particular que mueve el foco: el orgullo y la alegría con la que tanto él y su familia transitan su recuerdo. "Siempre tengo la sensación de que la sociedad perdió ese día a una gran dirigente. Ella tenía muy en claro lo que quería hacer, les había pedido a las compañeras de militancia que la apoyaran porque ella quería encabezar la lista de concejales, porque decía que el concejal es el funcionario que más cerca de la gente está", sostiene emocionado. 

El cuerpo de Micaela fue encontrado una semana después de su asesinato. El 8 de abril, luego de una intensa búsqueda, apareció abajo de un árbol en un descampado. Los medios, brutales, saturaron la tele y las redes de información hasta que algunos de los más importantes se encontraron con un pequeño gran escollo: Micaela estaba comprometida y era peronista. Momentos de confusión para el periodismo más liberal que señala a la política como un sinsentido.   

Eso incomodó mucho a su familia, que tuvo que leer y escuchar mensajes difamadores y violentos de forma sistemática a pocas horas de la muerte de Micaela. "Mi hija era excepcional pero no una excepción, como así nos quisieron hacer creer los medios hegemónicos. Cuando no pudieron tapar la militancia de mi hija, militancia que ellos asociaban siempre a una militancia corrupta, que siempre tenía valores oscuros por detrás y no valores genuinos, se encontraron en problemas y empezaron a decir que Micaela era única y una excepción dentro del movimiento. Pero eso es mentira. Nosotros vemos Micaelas por todas partes del pais. Era excepcional porque tenía una calidad humana superior, sí, pero no era una excepción. Está lleno de Micaelas, jovencitas que luchan y miitan llenas de convicción", explica categórico su padre.  

Una ley que cambiá la historia 

Ley Micaela

La muerte de Micaela dejó, entre muchas cosas, su nombre grabado en una de las leyes más importantes y revolucionarias de nuestro país respecto al género. 

El 18 de diciembre del 2018, con 171 votos a favor y uno en contra en Diputados y sancionada por el Senado por unanimidad, se creó la normativa que estipula la formación del Programa Nacional Permanente de Capacitación Institucional en Género y Violencia contra las Mujeres con el objetivo de “capacitar y sensibilizar” a todos los funcionarios públicos, que integran los diferentes niveles del Estado.

Su padre, unos de los principales impulsores de la misma, hoy trabaja por y para que esta ley se cumpla. "Cumplo una función de capacitación en el Ministerio de la Mujer del Gobierno de Buenos Aires y soy uno de los responsables del estado de la aplicación de esta ley que lleva el nombre de mi hija. Me genera mucho orgullo y mucho compromiso hacerlo", expresa Néstor.

Si bien las prioridades de un país en crisis económica y social se ordenan de forma apremiante de acuerdo a las necesidades más urgentes, desde que el gobierno de Alberto Fernández asumió la presidencia dejó muy en claro que una de esas prioridades era hacer cumplir la Ley Micaela y así capacitar a todo el Estado respecto a la violencia de género. De hecho, fue él junto con todo su gabinete quien recibió a principio de año la primera capacitación formal en su gabinete. 

"El Estado se comprometió con esta ley mucho más que con otras leyes. Porque creo que esto es algo que el Estado tiene que hacer sí o sí. Hoy son sólo dos provincias las que no adhieren a la ley, pero estamos capacitando mucho. Recorrimos 14 provincias, 65 ciudades contando sobre la ley, informando cómo pensábamos que tenía que implementarse", relata García y agrega: "La responsabilidad de asegurar una vida sin violencia para las mujeres la tiene que asumir el propio Estado. Esa es una de las razones por las cuales surge la ley Micaela".

Feminismo, la fuerza transformadora

Micaela fue una de las 273 mujeres asesinadas en manos de un varón violento durante el 2017. Pero su caso pegó fuerte en toda la sociedad. Micaela llevaba la bandera del feminismo como una de sus luchas más fundantes y eso también le enseñó a su padre, quien si bien también había militado durante toda su juventud, hoy mira al mundo y busca transformarlo desde una perspectiva de género.

"Yo hice una vida de militante en mi juventud parecida a la de mi hija pero en la política más grande mi tarea era acompañar la trayectoria de Micaela. El tema es que bueno, Micaela ya no está", indica, respira y agrega: "Que ella haya marcado en su cuadernito una función como candidato para mi, es un deseo que ella tenía y que yo se lo quiero cumplir. Porque creo, al igual que lo creía ella, que el Estado es un gran artífice para cambiarle la vida a las personas". 

"Y si bien siempre estuvimos vinculados a la política de alguna manera, a través de su militancia, por ejemplo, después de su asesinato, nos orientamos mucho más a la temática de género porque fue por ser mujer en un mundo machista, que pasó lo que pasó. Fue por eso que se nos arrancó a nuestra hija de nuestro lado y porque, además, era una de sus banderas más importantes" recuerda. 

Es difícil escribir una nota sobre Micaela sin sonar chiclé, en estos tres años se dijeron y relataron muchísimas cosas sobre ella. Porque ella era, como la define Néstor, una joven con mucha alegría y ganas de cambiarlo todo. "Fue campeona panamericana de gimnasia aeróbica, pese a que tenía un cuerpo más para otro tipo de deporte. Pero aun así, ella le puso tanto, entrenaba en la cocina de casa porque en nuestro pueblo no se practicaba ese deporte, que salió campeona. Entonces con esos sueños y comprobando que lo que soñaba se le hacía realidad, el optimismo estaba para ella totalmente fundado. Ojo, trabajaba para cada uno de sus logros y cómo trabajaba", relata su papá.

El compromiso, la alegría y las ganas eran tres de sus características principales. Micaela creía en la transformación a través de la política activa. Trabajaba en los barrios más carenciados, le enseñaba a les niñes de esos lugares que pese a las pocas condiciones, sus sueños eran importantes. Sus convicciones, detalla Néstor, eran firmes y la empatía su motor. "Siempre tenía esa sonrisa, esa que ven en las fotos. Siempre, pese a los momentos duros, veía lo positivo y seguía adelante", sostiene. 

En esa militancia, el feminismo la atravesó de muy chiquita: "Desde los nueve años ella repetía cosas que hoy suenan sin parar en todos lados. Estaba convencida de que el feminismo era liberador y era por dónde había que ir", detalla su papá. 

La muerte de Micaela dejó en la sociedad muchas marcas, así como todos y cada uno de los femicidios que suceden en nuestro país cada 26 horas. Pero hay algo que Néstor destaca que emociona. Entre lágrimas y escalofríos, finaliza la entrevista: "Mica anticipó lo que le iba a pasar. En un taller sobre género que tenían con sus amigos y amigas los sábados a la noche, una compañera preguntó 'todo muy lindo pero qué pasa si un día nos toca a nosotras' y ella se levantó y dijo 'a mi me van a tener que matar, pero no me van a tocar un pelo'. Y cuando, inevitablemnte nos enteramos de algunos resultados de la autopsia, nos dimos cuenta. Micaela era conciente de lo que le iba a pasar si se resistía a la violación. Y eso se ve reflejado en muchas de las chicas de su edad que dicen que Mica en ese momento resistió pero no por ella sino por todas. Creo que ese es su legado más fuerte".

En esta nota:

Comentarios