No te pierdas las últimas noticias

Activa las notificaciones y enterate de todo

No te pierdas las últimas noticias

Selecciona los temas que más te interesan

Utilizamos cookies para garantizar que siempre obtengas la mejor experiencia cuando visites nuestro sitio web. Al hacer click en "aceptar", aceptás nuestra configuración estándar.
Género Informe especial

Video | ¿Qué y cómo nació el movimiento #FreeBritney?

Tras el estreno del documental de The New York Times, te contamos la historia del movimiento que sigue creciendo cada año entre los fanáticos y fanáticas de la artista.

#FreeBritney

#FreeBritney

Por: Micaela Robles

La canción “...Baby One More Time” fue publicada en octubre de 1998. Britney Spears tenía solo 17 años. En cuestión de días su nombre escaló hasta la cima de los rankings musicales y se convirtió en tapa de revistas, tema del día en los noticieros y foco de los paparazzis de todo el mundo. ¿Pero sabías que hoy la cantante vive bajo la tutela de su padre, y atraviesa una lucha judicial por recuperar su autonomía?

Vamos de a poco. La carrera de Britney comenzó cuando tenía solo tres años, al estudiar canto, baile, participar de los coros de las iglesias, obras de teatro escolares y audiciones en programas de televisión. A los diez hizo su primera aparición en la televisión, cuando cantó “Love Can Build A Bridge” en “Star Search”, y se sumó a “The Mickey Mouse Club”, programa donde participaron celebridades como Christina Aguilera, Justin Timberlake, Ryan Gosling y Keri Russell. 

Llegó a la industria musical bautizada como ‘princesa del pop’ -como heredera de Madonna-, en plena década de los 90’, frente al auge de boy bands como Backstreet Boys o N Sync. Publicó canciones como “Toxic”, “Oops I did it again” o “Sometimes”, que la llevaron a una popularidad inminente y global. Mientras más éxito tenía, más crecía la imagen de “perfección” e idealismo a su alrededor construido a su alrededor por la cultura mainstream. 

Pero Britney es una persona común y corriente. Sufrió una doble misoginia: por parte del sistema capitalista y patriarcal que la oprimió durante toda su carrera por ser una estrella pop, pero también por ser mujer: sus parejas, si subía de peso, la juzgaron de una manera como nunca lo hicieron con un hombre. 

"Para muchos, eres una contradicción. Por un lado, eres alguien dulce, inocente y virginal. Por otro lado, eres una vampiresa sexy en ropa interior", le preguntaban los periodistas a Britney cuando era adolescente. La infantilización e hipersexualización a nivel estructural fueron protagonistas durante toda su carrera. 

De hecho, la cantante fue pareja de Justin Timberlake desde 1999 y 2002; cuando se separaron, el artista la señaló como culpable de la relación, lo cual fue suficiente para los medios de comunicación y para la sociedad sin escuchar nunca la versión de Britney: "Hiciste algo que le causó a Justin mucho dolor y mucho sufrimiento" le dijo Diane Sawyer a Spears durante una entrevista en el programa Primetime Thursday de ABC.

Según el libro que escribió su mamá, Lynne Spears, titulado “Through the Storm: A Real Story of Fame and Family in a Tabloid World”, la joven cayó en las adicciones desde la adolescencia, y fue internada en diferentes centros psiquiátricos y de rehabilitación. 

“Si Britney sobrevivió al 2007 vos podés sobrevivir a este día”, dice una de las frases más virales de internet. Tres años atrás se había casado con el bailarín Kevin Federline e incluso tuvo dos hijos, Sean y Jayden. Que si era mala madre o no, que cuánto cuidaba a sus hijos, que donde salía de noche, los focos nuevamente estuvieron en el sexismo y sensacionalismo. 

Britney Spears y Kevin Federline

Cuando llegó ese año Britney atravesó la mayor crisis de su historia: se divorció de su marido, la vieron manejando con su hijo en el regazo y perdió la custodia de los pequeños, por lo cual entró en una profunda depresión. En lugar de poner el foco en la salud mental, la tapa de todos los diarios fue cuando se rapó la cabeza o cuando golpeó el auto de un paparazzi con un paraguas.

Un año después entró bajo la custodia de su papá, Jamie Spears y un abogado por orden judicial. ¿Qué significa esto? Básicamente que no tiene control sobre su vida: los shows, el dinero, qué publicar en redes, salir con alguien, todo debe ser aprobado primero por sus tutores.

La tutela suele designarse a quienes no pueden tomar sus propias decisiones, entre ellas las personas con demencia u otras enfermedades mentales. Bajo esa decisión, durante los últimos años Britney fue jurado de The X Factor, realizó giras y publicó discos como “Glory”. “Ella está viviendo la vida de una cantante pop ocupada, y sin embargo, también nos dicen que está en riesgo constantemente”, analizan un periodista a The New York Times.

Así fue como comenzó a circular la frase “Free Britney”, impulsada por sus fanáticos en 2009 y difundida por los humoristas Tess Barker y Barbara Gray. La consigna tuvo tanta repercusión y escaló dejó de ser solo un hashtag para convertirse en un movimiento; se realizaron manifestaciones para apoyar a la cantante e incluso se sumaron celebridades como Miley Cyrus, Paris Hilton y más.

“Si no estuviera bajo las restricciones que estoy debajo ahora mismo, ya sabes, con todos los abogados, y doctores y gente analizándome todos los días y todo ese tipo de cosas, como si eso no estuviera ahí, me sentiría tan liberada y me sentiría como yo misma. Cuando les digo lo que siento, es como si me escucharan pero en realidad no me están escuchando. Están escuchando lo que quieren escuchar. Es malo. Estoy triste”, dijo la artista a MTV.

El objetivo de la consigna es que Britney, a sus 39 años, pueda ser independiente. No es la primera vez que fanáticos y fanáticas se unen para apoyar a sus cantantes favoritos a través de las redes: podemos nombrar también a #FreeKesha,  cuando acompañaron a la artista después de que presentara una demanda por abuso sexual y manipulación por parte de su manager y productor.

Frente al crecimiento de #FreeBritney, a finales del año pasado la cantante publicó un video para hablar de su salud: “Hola, sé que últimamente hay muchos comentarios de gente diciendo cosas sobre mí. Pero solo quiero hacerles saber que estoy bien. Me siento más feliz que nunca en mi vida, así que les mando mucho amor y buenos deseos a todos”.

En la actualidad su papá otorgó momentáneamente la custodia a la abogada Jodi Montgomery por problemas de salud y por una denuncia que impulsó Federline por abuso de uno de sus hijos. Según indicaron sus abogados, la cantante pide que la tutela continúe de la mano de Montgomery, y que no vuelva a estar en manos de su papá. “Britney tiene miedo de su padre y no volverá a actuar si él sigue a cargo de su carrera”, dijeron.

En febrero de este año la jueza del Tribunal Superior de Los Ángeles, Brenda Penny, determinó que el padre continuará con la tutela pero que deberá compartirla con el fondo privado Bessemer Trust, una firma de asesoría de inversiones y gestión patrimonial. Las próximas audiencias serán en marzo y en abril. 

El movimiento protagoniza el nuevo documental desarrollado por The New York Times y producido por FX, titulado “Framing Britney Spears” y dirigido por Samantha Stark, que ya se estrenó en Estados Unidos.

Según el comunicado promocional, el documental "reexamina su carrera y captura las dimensiones desagradables de la máquina de crear estrellas del pop estadounidense". Ya está disponible y se puede ver en Hulu. En este caso, ni la intérprete ni su familia accedieron a participar del documental.

Además Netflix se encuentra trabajando en un documental de la cantante que será dirigido por Erin Lee Carr, quien trabajó previamente en documentales como "At the Heart of Gold: Inside the USA Gymnastics Scandal" o "Te quiero, muérete".

Mientras tanto, el grito de sus fans continúa bien alto en los trends de Twitter, en las calles y en todos lados: #FreeBritney. 

En esta nota:

Comentarios