No te pierdas las últimas noticias

Suscribite a las notificaciones y enterate de todo

Música entrevista

Las historias detrás de "Seremos primavera", el nuevo disco de Eruca Sativa

Desde la visibilización de las infancias trans en “Omara” hasta la lucha feminista y social plasmada en “Creo”. Filo.News dialogó con Lula Bertoldi y Brenda Martin, quienes revelaron el detrás de escena de la composición del disco. 

Entrevista a Eruca Sativa(Foto: Instagram @eruca_sativa)

Entrevista a Eruca Sativa | Foto: Instagram @eruca_sativa

Por: Micaela Robles

En latín, Eruca Sativa significa “Oruga salvaje”, que representa la constante metamorfosis y transformación sobre sí mismos. Es que eso es lo que caracteriza a la banda: la libertad de mutar en cada uno de sus discos hacia un rumbo diferente, de permitirse volar a través de los estilos,  sin encasillar su música dentro de los límites de un solo género.

Es por eso que, lejos de los potentes riffs y baterías de “La Carne” o “Huellas digitales”, llegó el folclore, la sutileza y la suaves melodías de “Seremos Primavera”. Como una oruga que se transforma en mariposa, que busca descubrir todo su máximo potencial. Es por eso que muestra una versión más íntima y personal de la banda.

“Desde el comienzo planteamos que sea una composición alejada a lo que ya habíamos hecho, power trío. Entonces surgió la idea de juntarnos en el estudio a arreglar ideas que estaban en el aire”, cuenta Lula Bertoldi, en diálogo con este medio, a lo que Brenda Martin agrega: “Era muy difícil al principio, nos costaba mucho sacarnos la vieja ropa de Eruca y hacer algo nuevo. Pero pasó porque así lo sentimos. Yo creo que sabíamos que en algún momento íbamos a llegar a este lugar de limpieza en la banda. El momento fue ahora porque no queríamos repetirnos”. 

Foto: Instagram @eruca_sativa

Para eso, trataron de mantener a lo largo de todo el disco la misma línea de la intensidad: “Creo que logramos esos momentos de mucha energía, pero usando otros recursos. Nos parece re divertido explorar lugares nuevos; lo hacemos más que nada por eso, para divertirnos”, cuentan, y reconocen que esta decisión les permitió expandir su música hacia nuevos oyentes: “Nos esperábamos todo tipo de repercusiones porque es un disco distinto de Eruca, y eso iba a generar siempre un tipo de comentarios. Pero mucha gente que pensaba que nuestra música era muy fuerte, muy distorsionada, muy power, se acercó a la banda porque estamos trabajando otra sonoridad en las canciones”.

La banda nació allá por el 2007 del underground cordobés. Desde ese entonces que no se sienten cómodos con los encasillamientos en ningún género. “Lo repetimos desde que la banda se formó, es momento de empezar a liberarnos de esas cosas. Siempre lo sentimos como una cosa molesta tener que encasillarse en el rock”, admite Brenda. Aun así, Lula admite que el rock en la actualidad está proceso de “deconstrucción”.

“Sentimos que es natural que cambien las voces de quienes lo representan. En este momento sabemos que son las mujeres quienes lo hacen. El rock siempre ha sido eso: romper, revolución, quebrar, disrupter, ser distinto, no ser cartón pintado, ser antisistema. Entonces se supone que hoy el rock tiene que estar representado por esas voces que están pidiendo un lugar, mujeres, disidencias, no binaries, les trans”, señala.

A pesar de que en esta nueva etapa que comienzan con “Seremos primavera” ellas recorren otras facetas del rock, conservan ese mensaje disruptivo del género. ¿Qué historias se encuentran detrás del disco? ¿Cómo fue la composición?

¿Por qué “Omara”?

“...Sí, soy la que recuerda y nace hoy

Sí, qué temprano es todavía para vos…”

Camila Sosa Villada es una escritora y actriz trans de teatro, cine y televisión. En su cuenta de Instagram la escritora tiene “Camila Omara”, en representación de la búsqueda de su identidad. La canción “Omara”, con la que abre el disco, está inspirada en ella. 

Así lo confiesa Brenda Martín, autora de casi todas las canciones del álbum, quien explica: “Quería retratar más que nada las infancias trans, ese proceso que es muy difícil si no es bien acompañado con los adultos. Me pareció que estaba bueno encararlo desde ese lado, y fue surgiendo así la letra (...)  Lo que pasa que Omara para colmo es un nombre muy significativo. Nos dimos cuenta que Omar era su nombre anterior, y en algún punto ella tomó Omara como signo de transformación”. 

“Fui un niño inquieto. Es sólo un recuerdo”; con esa frase comienza la canción, y sirvió como disparador de toda la letra. “Fue algo con mucho cuidado, me puse a leer mucho, a descubrir, fue súper interesante y lindo, al leer poesía de poetas trans, al leer textos y narraciones y relatos en primera persona de personas que habían vivido este proceso”. 

Fue en ese proceso cuando un día Lula llevó al estudio El viaje inútil, el éxito de Sosa Villada. “Fue re loco porque la historia de la canción, las palabras, la forma de decir las cosas, parece que hubiéramos leído el libro antes. Fue hermoso esa coincidencia, poder reflejar una historia como la de Camila en la canción, pasársela a ella y que ella sienta identificada y que está bien”. Pero ella no fue la única: “Me pareció re impactante que vos recibiste un mensaje de varies trans sobre la canción. Es hermoso y valioso”.  

Sin embargo, el mensaje va más allá y es de libre interpretación: “Mucha gente que no sabe a que apunta la canción la escucha y la interpreta como una canción de transformación, crecimiento, de descubrirse… hubo uno que me dijo que estaba dedicado a la música misma transformándose, es un mensaje re lindo. Por más que para nosotros tenga esta génesis es super significativa la canción, personalmente, porque también habla de las transformaciones, de lo que fuimos, de lo que queremos ser”. 

“Sorojchi”: la necesidad de mirarse a uno mismo

“...Si me necesitas justo hoy no voy a estar

He llegado sola ni lo sueñes, no hay lugar...”

Primero nació el nombre, y después llegó todo lo demás. Así lo confiesan las artista: “Le pusimos primero el nombre y después escribimos; habíamos pensado hacer esta canción cuando estábamos en Bolivia, veníamos escuchando Primus y queríamos que suene así. Al final la canción nada que ver, porque no suena como eso, pero nos orientó para ponerle eso”, cuentan. 

Luego, indican: “Nos inspira la música a hablar desde ese lugar medio burlón. Encargado de cosas que son serias, pero el fan tiene esa onda de ser medio irónico. Sabíamos que esa canción, con ese estilo y con esa onda, se iba a llamar así”.

“Sorojchi” se conoce como al mal de alturas, con el cual orientaron el mensaje hacia la presencia de las mujeres en festivales. “La verdad que estábamos con mucha bronca por la posición que tomaban muchas mujeres frente a eso, tienen un privilegio y no reconocen que tienen ese privilegio. Hay mucha falta de empatía”, continúan. 

Luego, añaden: “Pero también va más allá, habla de un montón de gente que no puede empatizar con otros, que no pueden salirse de su ombligo viendo que las necesidades de las otras personas son muy válidas, porque vos no la necesites no quiere decir que el otro no las necesite. Habla un poco de eso desde la ironía”.

Baba: la canción que casi no fue 

“...Te puedo regalar mi tiempo y mi amor

Mas no mi alma, mucho menos mi identidad…”

“Hay algo en la música que tiene que ver con una mística especial”, confiesa Brenda, quien confiesa que estuvo presente en el lanzamiento -casi fallido- de esta canción. “Nos parecía que la letra no pegaba con la música, era la única que nos parecía eso. Los tres teníamos la misma sensación. Y me daba un poco de miedo, porque decía ¿por qué escribimos esto?”, cuentan.

Sin embargo, unos días antes cambió la suerte de la canción: “Una semana antes de que salga el disco cuando pasó lo de Baba, una persona terminó de encontrarle el sentido dijo ‘esta canción es para mí’. Eso nos cambió todo”.

Según confesó la bajista, esa persona elogió específicamente esa canción, por lo cual decidieron dejarla: “Y ahí terminó de cobrar sentido. Y ahí cuando dije bueno listo que salga el disco en paz, y ahora ya lo quiero al tema”.

“Hay una mística muy loca en esa canción. Yo no la puedo explicar, para mi hay un canal que brenda tiene abierto en la cabeza, siento que ella está conectada en un nivel con otras cosas que despues baja a las letras. Que después le llega a las otras personas”, confiesa Lula. 

“Creo”: la esperanza de que todos podemos florecer 

“...Seremos Primavera

Que no haya sido en vano el dolor…”

“Seremos primavera”; ese fue el nombre elegido para el disco, que se puede escuchar en la letra de la canción. ¿Por qué elegir esta frase? ¿A qué apela? “Más que ser primavera, me gusta verlo como el futuro, es una frase muy linda, muy sintética”, reconoce Lula.

Por su parte, Brenda confiesa. “Para mi es muy visual. El nombre engloba un concepto del disco y ayuda a decodificarlo. Y a mi me parece que ya que habla en plural a mi me refleja como que vamos a llegar a un lugar mejor, como persona y como sociedad, como un mensaje esperanzador, con seguridad. En el futuro va a ser un buen momento, y va a ser juntes”.

Ese concepto se vislumbra en la tapa del disco, en donde se ve a los tres integrantes de la banda conectados a través de diferentes colores: “La tapa tiene mucho que ver con este eruca renovado, distinto, con colores, medio soñando, en una pose medio onírica, tiene todo que ver, nada está puesto al azar. El ‘seremos primavera’ era como la síntesis más adecuada para todas las canciones del disco. Todas tienen que ver con algún deseo de algo mejor, con que va a estar todo bien”. Es que todo se trata de eso: dejarse llevar por las melodías del disco y confiar en que todos vamos a florecer.

En esta nota:
  • Eruca Sativa
  • Seremos primavera

Comentarios