Ir al contenido
Logo
Cine y series

“Reparo”: donde el mar es símbolo de búsqueda y emoción, no hay mejor lugar

El film trae una mirada sensible sobre desarmarnos para volvernos a encontrar. Filo.news dialogó con la directora y el elenco y lo podés leer acá.

 “Reparo”: donde el mar es símbolo de búsqueda y emoción, no hay mejor lugar

* Nota escrita por Micaela Robles y Antonella Morello.

Si pudieses volver al lugar donde fuiste feliz, ¿cuál sería? Para Justina siempre estuvo claro. Tras mudarse algunos años a la ciudad, decide volver a Puerto Pirámides, el pueblo patagónico que la vio crecer, donde se reencuentra con su familia, amigas, con el legado de su madre, fallecida hace poco, con un viejo amor de verano, Patricio, y principalmente con ella misma.

Esa es la historia que nos cuenta “Reparo”, la ópera prima de Lucía van Gelderen, protagonizada por Florencia Torrente, Luciano Cáceres, Daniel Melingo, María Ucedo, Paula Carruega. Tras su estreno en la 37° edición del Festival de Cine de Mar del Plata, Filo.news dialogó con la directora y el elenco sobre el detrás de escena del film.

***

‘Reparo’ es de esos términos que tienen múltiples significados. Para Justina puede ser eso que tiene que restaurar, o sus dudas, observaciones, darse cuenta de algo… sea cual sea el camino, todos la llevan a Puerto Pirámides. Se trata de una pequeña localidad en el norte de Chubut, dentro de la Península Valdés, que se destaca por el avistaje de ballenas.

“Es un proyecto que desarrolló hace muchos años, pero que tenía el impulso de filmarlo en este lugar, eso era seguro, y después armar una historia que se una ficción, que funcione, que se mueven los personajes, que cuenten un poco lo que les pasa a ellos, y tratar la naturaleza como un elemento que no sea solo paisaje”, explicó Van Gelderen en diálogo con Filo.news.

La directora trabaja en HD Argentina, y su primer cortometraje, “Aguamadre”, participó del 66º Festival de Cannes.

¿Cómo vivieron el rodaje en este lugar?  “Esta peli en otro lugar no sería la misma -afirma Torrente en diálogo con este medio y argumenta- por el simple hecho de lo que significa ese espacio, si te dejabas atravesar eras otro ser humano… cuando volví a la ciudad fue difícil volver a reconectar. Me sentí atravesada por Justina, traté de dejarme atravesar por ese  lugar, por lo que sentí, me pasa que viendo la peli ahora me doy cuenta cuales son las escenas que hice al principio del rodaje y cuáles hice al final, mi mirada fue diferente”.

“Todos estábamos en el lugar disponibles para que todo funcione de una hermosa manera, atravesando las diferentes cosas, dificultades del clima, ballena, agua, frío , viento, lluvia, era un montón pero todos con ganas de que funcione”, sumó la actriz, quien a lo largo de su carrera se destacó en “Soldado argentino solo conocido por Dios” o “Herederos de una venganza”; su trabajo más reciente fue en “Los MacAnimals” para Disney+.

Cáceres, quien también cuenta con un amplio currículum en su haber desde el circuito más comercial e independiente (“Gasoleros”, “Los ricos no piden permiso”, “ATAV”), confesó que en este nuevo proyecto el proceso fue “muy natural” y representó un “desafío personal”.

“Uno que es tan porteño, y más últimamente que estuvimos encerrados, pensaba cómo no quedar fuera de ese pueblo. Pero hubo una conexión directa. Hay algo que te mimetiza con ese espacio, ese viento, con esos pelos que teníamos, esos silencios son palabras profundas también, como la peli, es muy profunda en todos los sentidos”, opina, y añade que el lugar para él “emociona, respira, empuja, mueve la historia, es protagonista”.

Como cuentan los protagonistas, el film logra transmitir las sensaciones, emociones, costumbres y sueños que se palpitan en ese lugar, dándole vida propia, como si fuese un personaje más en la historia. Para Melingo, histórico músico de Los Abuelos de la Nada o Los Twist, fue también el escenario para su vuelta al cine, luego de trabajos como “Lulú” o “Campaña antiargentina”.

“Fue muy satisfactorio lo que aportamos actores y actrices, un poco imaginado por Lucila. Fue algo muy orgánico, en música se conoce como ‘ensamble’, uno tiene que estar escuchando al otro”, resalta el artista, quien hace foco en los sonidos presentes en el film con “el canto de las ballenas”.

***

Una película donde el mar es símbolo de la búsqueda y emoción, no podía estrenarse en otro lugar que no sea el Festival Internacional de Cine de Mar del Plata. “Para mí es cumplir un sueño”, dijo la directora y siguió: “Vine muchas veces al festival, vi muchas pelis durante esta edición también, contenta de las salas llenas, es fundamental para la industria que los espectadores vayan a ver las películas”.

Flor cuenta que también suele venir año tras año como espectadora: “Amo el cine desde muy pequeña, y amo venir acá y ver muchas películas, quedar con los ojos cansados y seguir viendo, y de pronto tener la posibilidad felicidad de presentar una peli tan hermosa como esta, que se hizo en el mar y acá es como sublime, me acuerdo que cuando me enteré del estreno dije ‘ok, un poco más perfecto no existe’”.

“Para mí es una alegría -asegura Luciano y continué- volver al festival de mar del siempre, en una pantalla preciosa para mostrar nuestra pelis. Amo esta ciudad, el público, como se activa con el festival. Tuvimos una devolución de alguien que vio 15, 17 películas dijo y ‘Reparo’ era la que iba a recomendar”.

Por su parte, Daniel sumó: “Es la segunda vez que vengo. Me encanta el cine, vengo de otro palo, de la música, ojalá venga muchas veces más, esta vez me tocaron compañeros fantásticos, un proyecto divino, ¿qué más puedo pedir?”.

***

Decíamos que Justina tenía claro que Puerto Pirámides es el lugar que la hace feliz y al que decide volver, que lo lleva en el corazón; también lo fue para Flor Torrente, quien confiesa que el pueblo fue “un antes y un después en mi vida”.

“Estuvimos mucho tiempo, hubo emociones, alegrías, transitar la peli también fue transitar una búsqueda de autoconocimiento, conectarme con el mar, aprender a bucear, todo es muy espectacular, es un lugar maravilloso que todos deberían conocer”, revela Torrente.

La directora también puede decir cuál es su lugar sin siquiera pensarlo: “Mar del Plata. Unos días antes de que llegaran todos pensaba que tuve un romance con el mar, es un mar muy lindo el de acá, y es una ciudad que vine muchas veces y volver, estar, y a partir del estreno me quedó un romance para siempre”, revela, a lo que Melingo coincide: ”Creo que el mar queda en el inconsciente, es el punto en común que nos llevaría a la felicidad, un lugar ideal”.

Y si hablamos de conexión con tiempo y lugar, con un espacio que dispare recuerdos y emociones al que siempre hay que volver, ¿qué mejor que el cine? “Para mí es el lugar donde uno puede desarrollar su oficio, es un medio de supervivencia, de vida, y cuando se juntan otras cosas que uno no puede explicar con palabras revalida la idea de la elección inicial. Tuve reparo, cuidado, estuve contenido, como sucede con las ballenas, es un lugar ahí para la crianza ese espacio, para lo fundacional, y eso es el cine, siempre nacimientos y cosas buenas”, opina Cáceres.

“Para mí es un gran lenguaje que encierra un montón de disciplinas hermosas, a los que trabajamos en el arte, cultura, realmente tenemos que apoyar el cine nacional”, señaló Melingo, mientras Torrente cerró: “El cine es un reparo y hacerlo es hermoso, transitar historias, personajes, lugares, es maravilloso y ojalá siga eternamente”.