Actualidad Economía

5 puntos para entender qué es el Riesgo País y cómo nos afecta

Ayer el riesgo país superó los 700 puntos y las alarmas suenan. En Filo.News te contamos todo lo que necesitas saber sobre esta variable tan importante para la economía actual. 

5 puntos para entender qué es el Riesgo País y cómo nos afecta

5 puntos para entender qué es el Riesgo País y cómo nos afecta

Por: Candelaria Botto

1

¿Qué es el riesgo país?

El riesgo país busca contabilizar el riesgo de que un estado soberano se vea imposibilitado o incapacitado de cumplir con sus obligaciones con algún agente extranjero.

Es un indicador para inversionistas del resto del mundo sobre las posibilidades del país de cumplir con el pago de su deuda externa. Cuando crece el riesgo país es porque crece la probabilidad de que el estado entre en moratoria de pagos o en default.

Si bien es una herramienta de poca profundidad analítica, la practicidad de su cálculo hace que sea ampliamente utilizado en los mercados de todo el mundo. 

2

¿Qué muestra?

El riesgo país muestra la diferencia que hay entre la rentabilidad segura, que se entiende que son los bonos a 30 años de la Reserva Federal del Tesoro estadounidense (FED), y la tasa que debe exigirse a las inversiones en el país.

Para determinar esas tasas se usa el EMBI (Indicador de Bonos de Mercados Emergentes) calculado por J.P. Morgan, una calificadora internacional, en base al comportamiento de la deuda externa emitida por cada país. 

Cuanta menor certeza exista de que el país pueda pagar sus obligaciones, más alto será el EMBI de ese país, y cuanto más seguro sea su posibilidad de pago menor será este indicador.

En este sentido, se puede decir que muestra la confianza que se tiene hacía la sustentabilidad de la economía de ese país. 

3

¿Cómo se calcula?

Se supone que los bonos del tesoro de Estados Unidos son la inversión más segura, entonces para poner los capitales en bonos de otros países se debe compensar a los inversionistas por el riesgo que contraen. 

Este diferencial, que también se lo llama spread o swap, se expresa en puntos básicos. Esto quiere decir que de tener un riesgo país de 100, el país debe pagar 1% de lo que paga el rendimiento de los bonos del tesoro norteamericano.

Cuanto más riesgo país, mayor interés se paga porqué mayor es la probabilidad de que el país en cuestión no pueda pagar sus deudas.

4

Argentina: situación actual

Si bien el lunes el riesgo país se había reducido tras el aparente éxito en la cumbre de los líderes del G20 el martes se volvió a disparar, llegando a 724 puntos. 

Fuente: ámbito

Esto quiere decir que se suma un mínimo de 7,24% de interés a lo que paguen los Treasury Bills (los bonos de la reserva federal estadounidense) que ronda el 3%.

Por lo tanto, lo mínimo a pagar por un préstamos externo sería un 10,24%, atractivo para los inversionistas pero justamente por los riesgos que confiere.

Para dimensionarlos, estamos 400 puntos por encima de Brasil y somos, después de Venezuela, el país latinoamericano con mayor riesgo país.

5

Implicancias: sequía de inversiones

El país tiene asegurados los dólares necesarios para afrontar sus obligaciones hasta fines de 2019, tras el segundo acuerdo firmado con el Fondo Monetario Internacional. Después de eso el panorama parece complicado y por eso la consecuente suba en el riesgo país. La desconfianza de que el estado argentino se pueda hacer cargo de sus obligaciones crece. 

Las tensiones entre Estados Unidos y China, que a pesar de la supuesta tregua no parecen relajarse, complican el escenario internacional ya que la suba en la tasa de interés norteamericana absorbe capitales y deja en una peor posición a las economías emergentes. 

A su vez, la suba en el riesgo país hace muy caro conseguir cualquier tipo de financiamiento externo y el riesgo aparejado desmotiva a muchos inversores.

Tenemos que tener en cuenta que la deuda es cerca del 90% del PBI y se presupuesta otro año de caída de la actividad económica con aumentos en el dólar, que incrementan aún más el stock de deuda y el pago de sus intereses. El plan económico no es sustentable.

Comentarios