No te pierdas las últimas noticias

Activa las notificaciones y enterate de todo

No te pierdas las últimas noticias

Selecciona los temas que más te interesan

Utilizamos cookies para garantizar que siempre obtengas la mejor experiencia cuando visites nuestro sitio web. Al hacer click en "aceptar", aceptás nuestra configuración estándar.
Cine y Series Diamante en bruto

Aladdin: los 10 cambios más grandes entre la original y la nueva versión

Estrenó el live-action de uno de los clásicos animados de Disney más famosos de todos los tiempos y acá te contamos cuáles son las diferencias más importantes

No es difícil adivinar cuál es LA mayor diferencia entre el original y la nueva: Will Smith vs. Robin Williams como el genio.(Disney)

No es difícil adivinar cuál es LA mayor diferencia entre el original y la nueva: Will Smith vs. Robin Williams como el genio. | Disney

Avatar del

Por: Ana Manson

En los años noventa Walt Disney Studios vivió una época de 'Renacimiento' de sus producciones animadas, que se convirtieron en clásicos de generaciones enteras, marcando infancias a fuego. Con inolvidables canciones, voces famosas, diseños de personajes que hicieron escuela y los mejores animadores de la industria, las películas de Disney revolucionaron la industria y se instalaron en el imaginario colectivo.

Ahora casi tres décadas después, el mismo estudio recupera algunas de esas historias universales para revivirlas en versión live-action (o sea, con actores de carne y hueso) que apuntan tanto a consquistar nuevos públicos como a llevar al cine a los más nostálgicos. Este jueves 23 de mayo estrenó Aladdín en Argentina y estas son las principales diferencias son su versión animada.

Por supuesto, esta nota cuenta ciertos aspectos de la película más allá de lo que se ve en los tráilers, y por lo tanto contiene pequeños SPOILERS sobre los cambios. Aunque no revela nada sobre las sorpresas del final - además... seguro que ya viste la animada y conocés bien la historia.

1

Jasmine quiere gobernar

Aladdin: los 10 cambios más grandes entre la original y la nueva versión

Si bien Jasmine siempre fue una de las princesas de Disney más valientes y desafiantes, en la película original todo lo hacía por ella misma. Desde escaparse del palacio hasta enfrentarse a Jafar, su objetivo era poder decidir su propio destino y elegir con quién casarse (no mucho más que eso). Pero en la nueva versión de Aladdin, la hija del Sultán tiene sueños mucho más ambiciosos y se roba la película.

Hasta el mismo protagonista queda desdibujado frente a la prominencia de Jasmine en este nuevo live-action de Disney. Preocupada por la gente de Agrabah y por las decisiones políticas que puedan afectar a su pueblo, Jasmine se expresa en cada oportunidad que tiene a favor de aquellos que no pueden hacerlo. Influenciada por su madre, el personaje de Naomi Scott es una mujer inteligente y preparada, que se rodea de libros y mapas a falta de libertad para ir a dónde quiere.

La actriz elegida para este papel brilla en cada escena, y hasta tiene su propio número musical compuesto exclusivamente para la película, “Speechless” (“Callar”, en la versión para Latinoamérica). Naomi Scott es el verdadero diamante en bruto de esta historia, y esperamos verla en muchas producciones a partir de ahora.

2

La faceta humana del Genio

Aladdin: los 10 cambios más grandes entre la original y la nueva versión

Una de las elecciones que más preocupaba a los fanáticos de la versión original animada, era la de Will Smith para interpretar al genio. Entre el CGI azul que se vio en los trailers y los particulares movimientos de cámara del director Guy Ritchie, nadie había quedado muy convencido de que fuera la decisión correcta. Todo eso sumado a un clip musical descontextualizado que se pudo ver en redes sociales, como parte de la campaña publicitaria.

Pero por algo Will Smith fue una de las estrellas más grandes de los noventa, y en esta película demuestra por qué. Con un histrionismo propio muy distinto de aquel Genio que conocimos y amamos en los noventa, Smith le imprime su propio estilo al personaje, sin tratar de hacer lo mismo que el inigualable Robin Williams. No solo es un gran acierto, sino que lleva todo el ritmo de la película sobre sus hombros.

Además vemos su faceta humana mucho más explotada, aprovechando sus poderes para transformarse en una persona normal de carne y hueso, y poder disfrutar de la vida en el palacio. Incluso tiene un interés romántico en esta película, que cumple la función de comic relief a la vez que le da más dimensiones al personaje.

3

El regreso de Jafar

Aladdin: los 10 cambios más grandes entre la original y la nueva versión

En la original animada, Jafar es un villano temible y muy poderoso. Inspirado en una de las villanas más icónicas de Disney, el diseño de su personaje estuvo muy influenciado por Maléfica, la malvada de La Bella Durmiente. Su calidad de hechicero aparece casi al final de la película e incluso se transforma en una serpiente gigante, pero sus habilidades mágicas están presentes durante toda la trama.

No solo usa esas habilidades para controlar al Sultán, sino que además tiene a su lado al loro Iago, que le da nefastas ideas para apoderarse del reino. Este es uno de los más grandes cambios que sufre el villano en esta película, donde su loro es un simple animal parlanchín sin mayor inteligencia, en lugar del personaje malicioso inspirado en Otelo que vimos en la original.

Además el actor elegido para Jafar carece del dramatismo necesario para interpretar a un malvado tan carismático y queda reducido -irónicamente- a una caricatura de sí mismo. Parece que todas las dimensiones que le agregaron a los demás protagonistas, hubieran sido en detrimento de Jafar, quien pasó de ser uno de los mejores personajes de Disney a un villano genérico en esta película.

4

Rata callejera

Aladdin: los 10 cambios más grandes entre la original y la nueva versión

El número musical de Aladdín que da inicio a la historia es uno de los más populares de Disney y sirve para presentarnos al personaje e introducir su relación con Abú y su pasado. Sin embargo, en esta versión “Un salto adelante” es protagonizado tanto por Aladdín como por Jasmine, que ya se encuentra en el mercado al principio de la película. Si bien su función es la misma, le saca algo de protagonismo al personaje de Mena Massoud.

El actor es exactamente igual a la versión animada de Aladdín, una elección de casting perfecta. Además tiene la misma gracia y altanería del personaje original, lo cual aporta a sostener el ritmo de la película hasta que aparece el Genio. Su relación con Jasmine es más gradual y compleja, ambos demuestran gran inteligencia y se baten en una especie de duelo con resultados románticos.

En esta versión, Aladdín entra al palacio por sus propios medios para visitar a Jasmine (aunque todavía no sabe que es la princesa) y eso llama la atención de Jafar, que lo recluta para visitar la Cueva de las Maravillas. Pero lo hace bajo su apariencia real y no disfrazado de viejito como en la original, sino seduciendo a Aladdín para hacerle creer que ambos son iguales y no podrán triunfar en la vida a menos que tengan una fortuna.

También la forma en la que le roba la lámpara a Aladdín es distinta, y el enfrentamiento final cobra forma de persecución, para jugar un poco con la cámara al mejor estilo Guy Ritchie. Director de películas de acción como “Snatch“, “Sherlock Holmes“ y “El Agente de CIPOL“, el británico supo combinar su marca de autor con el más clásico estilo Disney.

5

Una amiga fiel

Aladdin: los 10 cambios más grandes entre la original y la nueva versión

Jasmine tiene una dama de compañía, que es además su amiga y eventualmente se convierte en el interés romántico del Genio. El personaje de Dalia tiene un carácter cómico, que saca a relucir el lado más descontracturado de Jasmine y la aconseja en todo.

Es una gran decisión haber incorporado a otro personaje femenino en la historia, ya que le da a la princesa una confidente y aliada en su involuntario encierro. Incluso puede considerarse una elección abiertamente feminista y ayudar a la película a pasar un Test de Bechdel.

A pesar de que Jasmine ahora tiene a otro ser humano con quien compartir sus pensamientos, la acompaña su fiel amigo Rajah, el imponente tigre de la versión original. Generado enteramente por animación computarizada, se ve tan real como las versiones de los animales salvajes que pudimos ver en ‘El libro de la Selva’.

6

Candidatos al trono

Aladdin: los 10 cambios más grandes entre la original y la nueva versión

En la película de 1992, todos los pretendientes de Jasmine (Jafar incluido) eran mucho mayores que ella. Aunque se suponía que venían de reinos cercanos, nunca se especificaba bien de dónde. Incluso Ali (o Aladdín) decía venir del reino de Ababwa, pero nadie -excepto Jafar- se preocupaba mucho por averiguar dónde quedaba o comprobar quién era.

Sin mencionar que la princesa no tenía ningún tipo de habilidad diplomática para rechazarlos, ignorando las posibles repercusiones políticas de una alianza rota. En cambio en la nueva versión, el pretendiente de Jasmine es un joven príncipe de un reino muy lejano, atractivo pero sin inteligencia. Ella decide ignorarlo por este motivo, pero el príncipe Anders sigue estando cerca toda la película y hasta representa una ‘competencia’ para Aladdin.

Además de intentar entender de dónde viene Aladdín o los motivos por los que nadie lo reconoce, la nueva película descarta algunas líneas de diálogo ofensivas, como Jafar diciéndole a Jasmine que ‘ser callada es una buena cualidad en una esposa’ o el Sultán insinuando que su difunta esposa era muy peculiar y no se tomaba las cosas en serio.

7

Ser Sultán es un asunto serio

Aladdin: los 10 cambios más grandes entre la original y la nueva versión

Al contrario del personaje original, que era prácticamente un niño en el cuerpo de un viejito rechoncho, el Sultán de Agrabah en el live-action es un gran líder político y amoroso padre. Su preocupación por Jasmine es genuina y ambos tienen un respeto medido por las leyes y tradiciones del reino, en lugar de estar sujetas a sus caprichos.

Los esfuerzos de Jafar en esta versión están puestos en dominarlo no para casarse con la princesa y convertirse en Sultán, sino para influir en las decisiones políticas e invadir el reino vecino. Su objetivo es el caos, que le dará un lugar para escalar y dejar de ser el segundo al mando. Cuando consigue la lámpara y pide su primer deseo de ser sultán, vemos la reacción de los guardias del palacio, intentando darle un toque más realista.

También la resistencia de Jasmine será otra, demostrando que lleva el liderazgo en la sangre. Se hacen muchas menciones a su madre y el reino vecino de donde ella era princesa, su pasado y su influencia en Jasmine. El diseño de producción y especialmente los vestuarios están inspirados en una mezcla árabe con el sur de Asia, para homenajear a este reino imaginario.

8

¡Música, maestro!

Aladdin: los 10 cambios más grandes entre la original y la nueva versión

'Aladdín' es un musical hecho y derecho, que hasta tiene su propia obra de Broadway. Con la elección de Guy Ritchie como director no quedaba en claro si esto iba a mantenerse, pero por suerte decidieron respetarlo. Hay cuadros musicales prácticamente calcados de la original animada y otros un poco más aggiornados, adaptados al estilo de la nueva versión o directamente compuestos para este live-action.

La canción de Arabian Nights (Noches de Arabia) con la que empieza la película, también está cantada con la voz del Genio, en este caso Will Smith. Es prácticamente igual a la que conocemos, ya que en su momento el estudio había tenido que cambiarla por tener contenido racista que despertó muchas críticas.

Los espectaculares números del Genio “Friend like me” (Un amigo fiel) en la cueva y “Príncipe Alí” en la entrada triunfal a Agrabah son tan grandilocuentes como en la original, pero despojados de todo anacronismo. Se sabe que en la versión animada, Robin Williams metió muchísima improvisación a la hora de componer al genio y eso también fue incluído en la animación

El tema principal “Un Mundo Ideal” (A Whole New World) está cantado por los protagonistas Naomi Scott y Mena Massoud, y tiene el mismo espíritu que en la original. A bordo de la alfombra voladora, el recorrido nocturno es muy parecido a la versión animada y las voces de los dos armonizan perfecto en esta balada romántica que se convirtió en un verdadero clásico.

Jasmine además tiene su propio tema, que interpreta en dos momentos de la película y tiene mucha carga simbólica. Es una canción al más puro estilo musical de Broadway y ya se lanzaron cortes de difusión en distintos idiomas por intérpretes de cada país, como suele hacer Disney. Por último, en esta versión live-action Jafar no tiene cuadro musical como en la original (donde reversiona el tema de “Príncipe Alí”).

9

Referencias a Disney

Aladdin: los 10 cambios más grandes entre la original y la nueva versión

Ya en la película animada había muchísimas referencias a otras películas de Disney, como la aparición de Pinocho cuando el Genio trataba a Aladdin de mentiroso o el sombrero de Goofy que usa al final de la película. También aparece en un momento una figurita de la Bestia, que había protagonizado el exitazo anterior de Disney con La Bella y la Bestia en 1991.

En esta versión, el estudio también se pone autorreferencial, pero como una forma de homenaje a la original. El dibujo del genio animado aparece un par de veces en la película, en un mapa que consulta Jasmine y en un croquis que él mismo dibuja. Y el famoso castillo de Disney también tiene sus cameos, en el mismo mapa y en la estructura que la Alfombra Mágica recrea en la arena al salir de la cueva.

10

Los tres deseos

Aladdin: los 10 cambios más grandes entre la original y la nueva versión

Todos recordamos el ingenioso truco de Aladdín para evitar gastar su primer deseo en escaparse de la Cueva de las Maravillas. Mientras que en la versión original desafía al Genio para que éste lo haga sin darse cuenta, en la nueva película aprovecha un tecnicismo y logra también salirse con la suya.

En lugar de preguntar si es un deseo oficial, el genio le hace frotar la lámpara cada vez que está pidiendo uno de los deseos. Cuando utiliza el segundo para salvarlo del fondo del mar, firma un contrato que funciona como una especie de poder legal para poder hacer uso de su magia. Y son Abú y la Alfombra quienes le alcanzan la lámpara a Aladdín para salvarlo.

El tercer deseo de liberar al Genio es prácticamente igual y en las mismas circunstancias, sólo que éste lo utiliza de una forma distinta y lo vemos presente al final de la película. Para cuando descubrimos que es el mismo narrador del principio, ya casi nos habíamos olvidado de que toda la película es un flashback que le estaba narrando a sus hijos en clave musical.

En definitiva, 'Aladdín' es una de las mejores remake live-action de Disney hasta el momento y su infame campaña de marketing no le hace justicia. Pero no sólo capta muy bien la historia de la original, sino que la aggiorna para adaptarla a los tiempos que corren y todo funciona en un logrado equilibrio.

En esta nota:

Comentarios