¿Vos qué opinás?

¿Vos qué opinás? Foto: Blog Open Salud

Actualidad

Atención de médicos por videollamada: ¿Avance tecnológico o negligencia?

El debate crece cada vez más entre especialistas y pacientes. ¿Viene a reemplazar a la atención personalizada? Te contamos lo que tenés que saber sobre este inminente paradigma.

Por: Micaela Robles

Estás en el trabajo, en tu casa, en la calle. Al mediodía, a la tarde, o a las cuatro de la mañana, te empezás a sentir mal y necesitas una consulta para saber qué es lo que te está pasando. Entonces agarrás el celular, o la computadora, y llamás a tu médico.

De eso se trata la medicina por videollamada: en cualquier lugar y a cualquier hora, el paciente puede llamar a su doctor de confianza, y sacarse todas las dudas.

Sin embargo, no todos avalan esta práctica: muchos profesionales aseguraron que no se debe implementar este avance tecnológico en la medicina, ya que no se puede determinar con certeza el origen de los síntomas.

Para comprender los principales puntos de este debate, Filo.News dialogó con Pablo Utrera, co-fundador y CEO de DOC24 -la primera plataforma argentina de videoconsultas médica- y Aníbal Krivoy, médico pediatra director del Centro de Emergencias del Sanatorio de Niños de Rosario.

¿En qué consiste esta nueva modalidad?

Foto: Unsplash

"Es una tendencia creciente a nivel mundial, con un mayor grado de desarrollo en países desarrollados, y que se está instalando también en Argentina y la región en general", definió Utrera acerca de este fenómeno.

¿Cómo funciona? Simplemente será necesario bajar la app de la institución médica correspondiente y consultar al médico. "En el caso de DOC24 se puede hacer una demanda espontánea, videoconsultas programadas y una consulta de texto".

¿Es igual que la telemedicina?

No, no es lo mismo. Representan diferentes formas de conexión entre la medicina y la tecnología. "La telemedicina es un concepto más amplio, que excede a las videoconsultas pero las abarca. Hace referencia en general a cualquier tipo de servicio de salud que se preste a distancia", comentó Utrera.

Según comentó Krivoy, implica las consultas que se realizan entre diferentes profesionales a la distancia. En el caso de Argentina, el Hospital Garrahan es uno de los que aplican esta práctica.

"La telemedicina se refiere a cualquier acción sanitaria en forma remota, que es reconocida por la OPS (Organización Panamericana de la Salud) y la OMS (Organización Mundial de la Salud)", continuó.

Tecnología y conexión: los beneficios de este sistema

Doctor con la computadora

Según Utrera, las videollamadas tienen el potencial de eliminar las barreras de distancia y los tiempos de espera, mejorando la experiencia de los pacientes, y principalmente poniendo a disposición del sistema de salud una herramienta equitativa, que ofrece la posibilidad de acceder al mismo servicio de salud a cualquier paciente sin importar el momento o el lugar donde esté.

"Los pacientes son los más beneficiados. Realmente tienen la posibilidad de acceder a una consulta cuando lo necesiten, sin esperas ni demoras. Pero no sólo pueden evitar un traslado o recuperar el tiempo que hoy pasan en una sala de espera, sino porque la videoconsulta tiene un componente 'democratizador'", argumentó el profesional.

Por su parte, Krivor destacó la velocidad con la que cambió la relación entre doctor-paciente: "Se han generado vías informales como el WhatsApp, email, donde los pacientes buscaron desesperadamente tener contacto por fuera de las cuatro paredes para que el profesional pueda darles una orientación de como manejase en situaciones especiales".

Según su visión, es una oportunidad muy importante que debe ser tomada con cuidado, para evitar que no se genere un "mal uso" de las apps y que tengan todos los requisitos necesarios.

Un cambio cultural

Sin lugar a dudas, no solo implica un cambio en la medicina, sino una nueva forma de conectar a las personas con el avance de la tecnología, como ocurrió a lo largo de la historia.

"Personalmente creo que el potencial impacto de las herramientas digitales en el campo de la salud es enorme. Estamos muy al comienzo de ese cambio, y en los próximos años sin dudas vamos a ver una profundización de esta tendencia", vaticinó Utrera.

"Estamos en la era de la 'salud conectada'", opinó Utrera.

La tecnología avanza en cada aspecto de la vida: en el trabajo, en el amor, en el hogar; la salud no se quedó afuera. "Creo que hay un desafío de cara a los próximos años para los que trabajamos en tecnología aplicada a la salud, que pasa por la adopción, la incorporación de las herramientas tecnológicas a la rutina diaria del médico", comentó el profesional.

"Creo que estamos entrando en una nueva era, la de la 'salud conectada', que es un concepto que excede ampliamente a la videoconsulta, haciendo referencia a un cambio de paradigma en salud, que viene de la mano de la incorporación de las herramientas digitales a las prestación de servicios, y que nos permite extender los límites actuales del consultorio", opinó Utrera.

Krivor coincide en este punto: "La tecnología llegó para quedarse, y que la oportunidad y la astucia sería por enmarcarla en un lugar donde sea beneficioso, tanto para los médicos como para los pacientes. Esto tiene que traer ventajas y poner al paciente en el centro de las necesidades". 

Se instaló el debate: ¿reemplazará la atención cara a cara?

Foto: Unsplash

Visiones en contra

"El acto médico es presencial y requiere de la interacción del profesional con el paciente en forma personal, en un ámbito adecuado y respetando todas las implicancias ético-legales que rigen la profesión en la provincia de Santa Fe"; así describió el Colegio de Médicos de la Provincia de Santa Fe, a través de un comunicado en su cuenta de Facebook.

La institución médica se mostró en contra de este nuevo fenómeno, ya que consideran que la medicina está creada "por personas para las personas": "La formación ética y la calidad humana del trato con los pacientes es consustancial con la formación científica; y es por esto que reafirmamos la importancia de la anamnesis, a través de la historia clínica, y del examen físico adecuado, que solo se logra de manera presencial".

Según su mirada, a pesar de que reconocen el uso y la adecuación de los avances tecnológicos y digitales tienen un gran alcance en el desarrollo de la actividad médica, afirman que parte de esos avances como la videoconsulta son herramientas de valor cuando son complementarios al acto médico antes mencionado y nunca excluyentes del mismo.

Visiones a favor

Justamente Utrera apunta al mismo punto. Destaca que no se trata de una competencia: la consulta tradicional y la videollamada se deben complementar: "No busca ni debe jamás reemplazarla. Es un método que viene a enriquecer lo que el sistema de salud nos ofrecía hasta ahora, y que en muchos casos puede ser muy útil".

Justamente, explica que hay patologías que no son aptas de ser evaluadas por la cámara. "Nosotros apuntamos a resolver consultas de baja complejidad, y de hecho en cerca del 20% de las atenciones que nosotros realizamos, nuestros profesionales indican expresamente al paciente que debe haber una continuidad en la evaluación de su cuadro a través de una consulta presencial", continúa.

Krivor agrega a esta idea: "La confusión se genera pensando que viene a reemplazar la consulta general, con todo el ingrediente y todo lo valioso que es el trato directo con un paciente, al margen de la posibilidad de revisarlo, tocarlo, juntarlo. No compite, lo complementa y da un acceso por fuera de las cuatro paredes de un consultorio, evita tener que ir a una guardia con todo lo que eso implica: tiempo, posibilidad de contagio".

Cambio y consecuencias

Lo cierto es que esta nueva modalidad ya se instaló y el debate crece cada vez más. A pesar de que en la actualidad muchas obras sociales ya se adhirieron, otros profesionales optaron por quedarse al margen.

"Todo cambio suele generar sus resistencias, y creo que parte de la comunidad médica se siente amenazada por el avance de las tecnologías. Eso muchas veces es por desconocimiento", manifestó Utrera.

Luego, añadió: "Lo que más debemos cuidar es la relación médico-paciente, y que la videoconsulta es un método complementario a la consulta médica tradicional, que debe enriquecer, nunca ir en detrimento de la calidad de la atención, y mucho menos reemplazar a la consulta".

Y vos, ¿qué pensás sobre el uso de videollamadas en la medicina?

En esta nota:

Comenta esta nota