Actualidad Economía

De sueño a pesadilla: 7 claves para entender los créditos UVA y los problemas de sus deudores

Tras 5 meses de corridas cambiarías y una devaluación que ronda el 100%, los créditos UVA esperan el mayor impacto en la cuota de noviembre por el salto del dólar en septiembre. Recabamos los puntos claves sobre este tipo de préstamo que les quita el sueño a sus deudores

Por: Candelaria Botto

Nuevas medidas para deudores UVA

Nuevas medidas para deudores UVA

El gobierno lanzó hoy un tope a las cuotas de estos préstamos. Los efectos de la inflación, para los deudores UVA, grandes afectados por la serie de devaluaciones que enfrentamos desde abril, aumentan no sólo la cuota mensual a pagar sino que aumenta también los montos adeudados.

Desde FILO recabamos los puntos centrales para entender este tipo de crédito, que nacieron para cumplir el sueño de ser propietario pero se transformaron en la pesadilla de los deudores. 

1. El sueño de la casa propia

En marzo de 2016, hace poco más de dos años, se lanzaron los créditos hipotecarios UVA (Unidad de Valor Adquisitivo), una herramienta que parecía facilitar a la clase media el acceso a la vivienda propia. 

El capital prestado y la cuota se mide en UVAs, un coeficiente que ajusta los montos con la inflación, además de una tasa nominal anual fija que varia entre el 3,5% al 7%, según cada tipo de banco.

La cuota del crédito sería similar a la de un alquiler y el plazo de hasta 30 años.

2. Los riesgos de soñar

Con una devaluación en torno al 100% y un año que tendrá una inflación de al menos 45% el escenario para los deudores es complicado.

El riesgo principal era el aumento de la inflación, por encima de los niveles salariales. En solo dos años de iniciado este nuevo sistema ya estamos en esta situación. 

Con los salarios corriendo muy detrás de la inflación, más aún luego de la aceleración de los precios en los últimos tres meses, para los que ya ingresaron a los créditos hipotecarios UVA el impacto de cada cuota en su ingreso se incrementó.

Según el informe realizado por el Centro de Economía Política Argentina (CEPA), si se tomó un crédito de USD 80.000 bajo la modalidad UVA en abril de 2016 a 30 años, la cuota pasó de $8.613 en abril de 2018 a $9.543 en agosto de 2018.

Es un incremento de $930 en la cuota, que representa 10,8% de aumento. Si se compara con la cuota inicial de abril 2016, que era de $5.353, el aumento asciende a $4.191 adicionales, más del 78% de aumento.

3. Una deuda que crece

La inflación no sólo le pega a la cuota sino también al capital adeudado. 

Según el informe realizado por el CEPA, si se considera el incremento desde que se tomó el crédito en abril de 2016 hasta agosto de 2018, el monto adeudado se incrementó un 70%.

Solo en un año, la unidad UVA se incrementó 31,15%, pero en los próximos meses, con los impactos de las subas de precios, se va a acelerar.

4. La pesadilla de noviembre

Las mayores variaciones mensuales de las cuotas no ocurren en los meses de mayor inflación esperada, porque los valores UVA se obtienen con los indices de IPC.

El mayor impacto sobre la cuota mensual de los préstamos UVA será en noviembre, cuando se refleje la inflación de septiembre. Si bien no se conoce aún el IPC las consultoras lo estiman en el 7%.

5. Clausulas para lo que (no) iba a pasar

Los contratos tienen una cláusula que se activa cuando la inflación supera por, al menos, 10 puntos el aumento de los salarios, cuya evolución publica mensualmente el INDEC a través del Coeficiente de Variación Salarial (CVS).

La opción prevista para los deudores es la extensión del crédito original, el problema es que el programa se lanzo hace solo dos años y extender el crédito parece solo alargar el problema.

La realidad es que la última vez que los salarios perdieron tanto con respecto a la inflación fue en 2002, luego del estallido de la convertibilidad. Ahora los deudores se enfrentan a una cuota y una deuda que crece día a día.

6. Nuevas soluciones

Ante el descalce entre los sueldos y la inflación, que viene preocupando a los deudores, hoy el ministro de interior estableció que la cuota de los créditos UVA no podrá superar el 10% de lo que aumente el índice que mide los salarios.

"Esas cien mil familias (que tienen este tipo de préstamo) pueden largar los plazos cuando las cuotas se van muy por encima del salario. Eso es algo que ya existía. pero ahora a e eso le agregamos que un tope al crecimiento de la cuota", enfatizó Frigerio, en conferencia de prensa.

Según el ejemplo dado por Clarín, si la cuota de un crédito de $10.000 y el CVS (el promedio de las paritarias) se actualiza un 25%, la cuota no podría subir más de 35%. Tendría un techo de $13.500. Si la inflación es del 45%, esa diferencia de 1000 pesos se pagará prorrateada, una vez que se regrese al escenario en el que la disparidad entre precios y salarios no es tan abrupta.

7. La inflación crónica

Según las proyecciones oficiales 2018 iba a tener una inflación del 15% con sueldos que acompañaran y un dólar que no iba a superar los $20.

El crecimiento pasó del 3,5% pronosticado para este año a un desplome del -2,4 por ciento. Ya en el presupuesto de 2019 se establece una inflación del 42% para este año.

La ventaja de los créditos UVA era pagar lo mismo o menos que un alquiler, pero con cuotas que se actualizan mes a mes y contratos de inquilinos de 24 meses esta situación ya no se acerca a la realidad.

La apuesta del gobierno es la reducción de la inflación, como estableció el presidente del Central. La apuesta de los deudores es la recomposición salarial para poder afrontar la suba en las cuotas y el incremento de la deuda total.

8. ¿Por casa cómo andamos?

 

 

Comentarios

Newsletter

No te pierdas lo mejor de Filo

Registrarse implica aceptar los Términos y Condiciones