Fertilización Asistida: cómo se procesa psicológicamente y cuál es la acción de la Justicia
Ciencia

Fertilización Asistida: cómo se procesa psicológicamente y cuál es la acción de la Justicia

A la hora de tomar una decisión tal, como acudir a la Fertilización Asistida, se presentan muchas cuestiones sobre la mesa, entre ellas: ciertas situaciones jurídicas y cómo se asimila a nivel psicológico tanto en el varón como en la mujer. Por eso en Filo.News conversamos con especialistas que nos esclarecieron estos temas.

Por: Katia Appelhans

La Fecundación in Vitro (FIV) es una técnica de laboratorio que permite fecundar un óvulo con un espermatozoide fuera del útero. Existen 4 posibilidades de FIV: la FIV con óvulos propios y semen de la pareja, la FIV con óvulos propios y semen de donante, la FIV con óvulos de donante y semen de la pareja y la FIV con óvulos de donante y semen de donante.

"La fertilización asistida (o Fecundación in Vitro) vino para resolver los problemas de comunicación entre el espermatozoide y los óvulos. Pero hoy, con el avance de las técnicas y con los cambios sociales que hay, donde la mujer desea ser madre más grande, y después de haberse desarrollado profesional y laboralmente, la mayor causa de consultas de procedimientos por reproducción es por fallas ováricas o por envejecimiento ovocitario", señaló el médico especialista en medicina reproductiva y director de Procrearte, Carlos Carrere, consultado por Filo.News.

¿Cuáles son los exámenes médicos previos a realizar?

Ahora bien, una vez realizado el tratamiento, una pregunta fundamental que nos hacemos es qué pasa si la mujer decide implantarse los óvulos fecundados que quedaron congelados cuando en medio existió una separación, es decir, ya no está en pareja con la persona con la que decidió acceder a la Fecundación in Vitro.

"La normativa no prohíbe la donación de embriones, la cual está prevista en la ley. El hombre puede donar su "parte" del embrión a su ex pareja, asumiendo ella la totalidad de los derechos y obligaciones en relación a ese embrión", nos responde Carlos Massolo, asesor legal de Procrearte.

"Si no media conformidad del padre, no pueden ser implantados los embriones", explica Carlos Massolo.

Pero… ¿Qué ocurre si ya hay un niño nacido? "Ese niño (el nacido) tendrá a su papá y a su mamá, y el que esté por venir será solo 'hijo' de la mamá. Es decir, dos hermanos de sangre, pero uno solo tendrá vínculo jurídico con el padre biológico. En los casos que tuvimos desaconsejamos esta modalidad y no hubo donación", dijo Massolo.

Aunque no es el único problema que aparece cuando se acude a este tipo de métodos. En general, al acceder a un tratamiento de dicha magnitud, se presentan dudas, miedos e inseguridades, tanto por parte de la mujer como del varón.

"La pareja tiene que hacer el duelo de no poder tener juntos una concepción natural. Esto les afecta porque sienten que no están en el mismo nivel de los amigos o conocidos, y, además, reciben mucha presión de la gente", señala la psicóloga Beatriz Goldberg.

Ya de por sí el no poder quedar embarazada en la mujer significa una herida narcisista muy fuerte, como así también para el varón a quien, en cuanto a su potencia sexual, afecta mucho. Aunque cabe señalar que la mujer siente una participación muy importante, por más de que sean los óvulos sean donados, porque los 9 meses de gestación son muy fuertes e importantes para el bebé.

"Se genera la sensación de 'No pude aquello que otros pueden'", dice Beatriz Goldberg.

Lo importante a destacar, según señala Golrdberg, es que con la llegada del bebé, y la alegría que eso produce, se subsana todo aquello que existió en un pasado, errores o problemas: "Uno se va olvidando de lo previo y queda la felicidad y la tranquilidad de haber tenido un hijo".

En cualquier caso, lo que señala la especialista es que es muy importante trabajar la pareja en terapia, juntos o separados. A veces es mejor que se haga un trabajo individual para evitar cualquier tipo de roces que se puedan llegar a generar.

"Un pequeño apoyo ayuda a que la pareja lo asuma bárbaro. es una terapia focalizada no es larga", indica Beatriz Goldberg.

Goldberg pone el foco en trabajar el agradecimiento y la alegría de todo lo que se pudo lograr y no en lo que le hizo falta o no pudo ser, además de eliminar todos los frenadores y prejuicios construidos alrededor de esta situación.

En esta nota:

Comenta esta nota