No te pierdas las últimas noticias

Activa las notificaciones y enterate de todo

No te pierdas las últimas noticias

Selecciona los temas que más te interesan

Pobreza: la pesada herencia que cargarán la mitad de los argentinos
Actualidad

Pobreza: la pesada herencia que cargarán la mitad de los argentinos

Cuando Argentina ingrese a la fase por ahora impensada de la 'pos pandemia' tendrá sobre su espalda a cerca de la mitad de la población bajo la línea de la pobreza, un número que retrotrae los recuerdos a 2001/02, ¿cómo va a ser esta nueva salida?

Por: Nicolás Geuna

La situación de la pobreza en Argentina ya era dramática antes de marzo, cuando comenzó la pandemia del COVID-19, pero se espera que una vez pasado el virus que golpeó a los países sin importar su PBI o su desarrollo, la pobreza alcance a la mitad de la población.

En la medición que el INDEC publicó en abril de este año, que correspondía al segundo semestre de 2019, la pobreza alcanzaba al 35,5% de la población, mientras que los datos brindados por la UCA, quien mide la pobreza estructural y no por ingresos, como lo hace el INDEC alcanzó el 45% en el primero de 2020. 

Pobreza: la pesada herencia que cargarán la mitad de los argentinos

Pobreza: la pesada herencia que cargarán la mitad de los argentinos

Con un Estado rengo y tras 8 años de estancamiento y los últimos tres en una recesión abultada, se espera que la pobreza de la pos pandemia esté en el 50% y los millones de argentinos que podrían ser alcanzados por la situación eriza la piel.

¿Cómo va a estar compuesto ese 50%, teniendo en cuenta que en la crisis de 2001/02 la cifra fue similar pero sin instrumentos presentes hoy, como la AUH, el IFE y otras asignaciones que llegan a un universo de millones de personas?

“En estos momentos la persona que no puede salir a trabajar porque no tiene trabajo o porque no puede, vive de asignaciones. Está mejor preparada que antes”, dijo a Filo.News el padre Francisco ‘Paco’ Oliveira. 

El miembro del Grupo Curas en Opción por los Pobres vive de primera mano la situación en la Isla maciel y destaca que a diferencia del 2001 “hoy hay un Estado presente en los barrios”. 

Agustín Salvia, director del Observatorio de Deuda Social de la UCA explica que durante la pandemia “en términos de pobreza el mayor efecto estuvo asociado al sector informal, cuentapropistas, trabajadores informales y no calificados”. 

Ese grupo de personas, de acuerdo a la explicación de Salvia, si recibió la ayuda estatal dispuesta para esta pandemia, en muchos casos no alcanzó para cubrir las necesidades por la coronacrisis. 

Y con la vista puesta en la pos pandemia, aseveró: “Esos empleos semi calificados van a tener una oferta importante y poca demanda, muchos van a cerrar y por lo tanto va a tender a bajar el salario”. 

En un 2020 caótico, ambos destacaron la implementación de la Tarjeta Alimentar, que estableció un piso de seguridad alimentaria para un importante grupo de personas, además trajo consigo una mejora de la dieta en sectores populares.

En una entrevista que hizo con Filo.News y se publicará en los próximos días, la politóloga y militante social, Mayra Arena explicó que en ollas populares y espacios de asistencia se sumó mucha gente que no estaba acostumbrada: “No está familiarizada con pedir, te das cuenta por cómo vienen, con vergüenza, no te miran a la cara”.

El futuro de la economía nacional es casi un enigma ya que, con la renegociación de la deuda en el horizonte pero sin una definición, es difícil esperar un rebote que provoque una reactivación. 

“Esos segmentos requieren trabajo. Más allá de que se extienda el seguro de desempleo u otros casos van a ser paliativos de mínima”, indicó Salvia al ser consultado sobre las políticas que deberán implementarse en la pos pandemia para sacar del pozo a quienes cayeron por el combo explosivo de la recesión y el coronavirus.

El padre Oliveira, destaca también el plan Argentina Construye que presentó el gobierno a través del ministerio de Vivienda y Hábitat: “Va a dar laburo en todo el barrio, el 25% lo van a tener que hacer organizaciones sociales con sus cooperativas”, se entusiasma.

Comparado con la crisis de 2001/02, con la que se van a compartir las cifras de pobreza, Salvia destaca que en aquel momento “quien sufrió más el shock fueron los sectores formales de la economía”, mientras que los informales recibieron el plan Jefes y Jefas de Hogar, el primer plan universalizado de los que vinieron después con el kirchnerismo. 

En su primera entrega, el plan que implementó la por entonces ministra de Trabajo, Graciela Camaño, llegó a entre 230.000 y 240.000 personas y logró detener un nuevo estallido social. En aquel momento, la asignación llegaba a $150 y superaba el valor de la Canasta Básica Alimentaria, que en Argentina marca el nivel de indigencia.

Entre esa implementación y una economía con una mayor capacidad productiva, sumado al viento de cola producto del precio de las commodities, la economía logró un despegue casi inédito en la historia de Argentina y que ofreció la posibilidad de bajar los índices de desocupación y pobreza.

El 2020 dejará una nueva pobreza estructural, esta vez con golpes en algunos casos letales a los sectores informales de la economía pero también un colchón de ciudadanos asistidos por el Estado, que no solo continuó sino que se agrandó durante el macrismo.

Aunque el presidente haya dicho que el “despegue de la economía será fenomenal”, algo que suena más a expresión de deseo que realidad, Fernández cargará sobre sus espaldas el pesado número de pobreza que heredó sumada a la que el coronavirus le generó en un santiamén. 

Mayra Arena: "Si los dejamos a la deriva una vez más, lo que va a pasar es que los pobres van a ser cada vez más incapaces de defenderse en el capitalismo y por lo tanto cada vez más dependientes de la ayuda estatal, o de la ayuda de la iglesia del barrio, o de la ONG o de la ayuda de quien sea, pero nunca capaces de bancarse por sí mismos y eso es terrible"

Las imágenes de comercios que cierran después de décadas muestran la precuela de una película que nadie puede ignorar: una crisis sin precedentes. 

Con la economía a los mismos niveles de hace 40 años, el gobierno pero también todos los argentinos deberán encontrar una solución argentina a un problema nacional y volver a introducir al sistema al tendal de heridos que cayeron del mapa en los últimos años.

En esta nota:

Comenta esta nota