No te pierdas las últimas noticias

Activa las notificaciones y enterate de todo

No te pierdas las últimas noticias

Selecciona los temas que más te interesan

Utilizamos cookies para garantizar que siempre obtengas la mejor experiencia cuando visites nuestro sitio web. Al hacer click en "aceptar", aceptás nuestra configuración estándar.
Actualidad

A 17 años de la Masacre de Carmen de Patagones, la resignificación del aula

Adriana Roumec, la actual directora del colegio, contó que el aula donde ocurrieron los homicidios se convirtió en "un espacio pedagógico de encuentro, de diálogo, de intercambio y de escucha cotidiana" entre los miembros de la comunidad educativa.

A 17 años de la Masacre de Carmen de Patagones, la resignificación del aula(Foto: Marcelo Ochoa)

A 17 años de la Masacre de Carmen de Patagones, la resignificación del aula | Foto: Marcelo Ochoa

Este martes 28 de septiembre se cumple un nuevo aniversario del día en el que Rafael Junior Solich asesinó a balazos a tres de sus compañeros de la escuela Islas Malvinas, ubicada en la localidad bonaerense de Carmen de Patagones, e hirió a otros cinco.

A 17 años de ocurrida la masacre, Adriana Roumec, la actual directora del colegio, dialogó con Télam e indicó que no es sólo el dolor de la familia y de los alumnos lo que se resignificó, sino también el espacio donde ocurrieron los homicidios.

Evangelina, Federico y Sandra, las tres víctimas fatales. Foto: Télam.

"Nosotros no nos detenemos tanto en lo que nos pasó; lo que valoramos y fortalecemos en la escuela es lo que se logró a partir de lo que sucedió", fueron sus palabras.

Además, Roumec contó que el aula en la que Solich sacó la pistola Browning calibre 9 milímetros, perteneciente a su padre, suboficial de la Prefectura Naval Argentina, fue transformada en una sala de reuniones donde el principal protagonista es el centro de estudiantes que desarrolla actividades para honrar la vida.

En palabras de la directora, el aula se convirtió en "un espacio pedagógico de encuentro, de diálogo, de intercambio y de escucha cotidiana" entre los miembros de la comunidad educativa.

"El aula permitió a los compañeros transitar el proceso de duelo y de dolor con el respeto de toda la comunidad educativa que los contuvo, los escuchó y les brindó el tiempo que necesitaron para sanar", sentenció la directora. "Cuando hablamos de este lugar, nos referimos a la luz, que es lo que significa ser alumno".

Comentarios