No te pierdas las últimas noticias

Activa las notificaciones y enterate de todo

No te pierdas las últimas noticias

Selecciona los temas que más te interesan

Utilizamos cookies para garantizar que siempre obtengas la mejor experiencia cuando visites nuestro sitio web. Al hacer click en "aceptar", aceptás nuestra configuración estándar.
Actualidad SEGURIDAD

Allanamiento e incidentes con integrantes de la comunidad musulmana en Floresta

Tras la detención de dos hombres acusados de formar parte del grupo Hezbollah, ahora buscan a su primo. Varias personas allegadas a los jóvenes intentaron impedir un allanamiento.

Uno de los jóvenes detenidos ayer, sospechado de ser miembro de Hezbollah

Uno de los jóvenes detenidos ayer, sospechado de ser miembro de Hezbollah

Personal de Gendarmería y de la Policía de Seguridad Aeroportuaria realizan esta mañana un allanamiento en un edificio ubicado en Emilio Lamarca y Avellaneda, en Floresta. Buscan a un joven de 25 años que vive allí con sus padres, investigado por su presunta vinculación con el grupo Hezbollah.

Integrantes de la comunidad musulmana se acercaron hasta el lugar y cuestionaron el operativo. Algunos de los manifestantes forcejearon con gendarmes y los agentes de la PSA. "Con la excusa del G20 nos persiguen a todos los musulmanes, nosotros somos argentinos", se quejó una mujer.

Otros dos hombres sospechados de integrar el grupo extremista libanés fueron detenidos ayer en la misma zona, a partir de una denuncia de la DAIA. Se trata de los hermanos Kevin Gamal y Axel Ezequiel Abraham Salomon, de 23 y 25 años, quienes serían primos del joven buscado ahora.

Esa causa, a cargo del juez federal Sergio Torres, se inició en enero después de que un correo electrónico anónimo advirtiera que"Gamal Salomon" realizaba entrenamiento militar en el exterior.

En Chivilcoy al 400, en la casa habitada por el menor de los apresados, la policía secuestró dos carabinas, una escopeta y cuatro pistolas, cuchillos de uso militar y municiones.

Amigos y familiares de los jóvenes presos rechazaron la acusación. "Somos musulmanes, no terroristas. Las armas fueron herencia de un abuelo y estaban guardadas", explicó Paola, la madre de los hermanos Abraham Salomon.

"Están ensañados con esta comunidad. Estos pibes laburan y no hacen nada raro".

"Axel y Gamal no realizan ninguna actividad sospechosa. Es habitual que muchos argentinos viajemos a El Líbano, yo fui trece o catorce veces. Vamos a estudiar o a visitar familiares. Ahí no hay delito", indicó Gustavo, integrante de la comunidad musulmana.

En esta nota:
  • SEGURIDAD
  • G20
  • HEZBOLLAH

Comentarios