No te pierdas las últimas noticias

Activa las notificaciones y enterate de todo

No te pierdas las últimas noticias

Selecciona los temas que más te interesan

Utilizamos cookies para garantizar que siempre obtengas la mejor experiencia cuando visites nuestro sitio web. Al hacer click en "aceptar", aceptás nuestra configuración estándar.
Actualidad

Así salvaron a un corredor que sufrió un paro cardíaco durante la maratón de Mar del Plata

El competidor sufrió el paro cardíaco a 200 metros de la meta y se le debieron hacer maniobras de resucitación cardiopulmonar. Según se informó, tenía antecedentes cardíacos, tomaba medicación y no estaba bien entrenado.

Así salvaron a un corredor que sufrió un paro cardíaco durante la maratón de Mar del Plata

Así salvaron a un corredor que sufrió un paro cardíaco durante la maratón de Mar del Plata

El domingo pasado se llevó a cabo en Mar del Plata un medio maratón en el que uno de los competidores sufrió un paro cardíaco a 200 metros de la meta y su vida fue salvada por Juan di Matteo, el director del SAME de la ciudad.

En las imágenes difundidas en redes sociales se ve cómo di Matteo, junto a colaboradores de primeros auxilios y de la Cruz Roja, le hicieron maniobras de resucitación cardiopulmonar al hombre de 56 años que se había descompensado.

 

Una vez llegada la ambulancia, lograron que recuperara el pulso -con desfibrilador de por medio- y fue trasladado de urgencia al Hospital Interzonal General de Agudos Dr. Oscar Alende. Allí, según informaron las fuentes a Infobae, el hombre, que tenía antecedentes cardíacos, tomaba medicación y no estaba bien entrenado, se "recuperaba favorablemente" esperando a ser llevado a una clínica privada.

"Cuando escuché el grito de auxilio, que pedían médico, corrí de inmediato a socorrerlo y me encontré con este hombre que estaba en una muerte súbita", reconstruyó los hechos di Matteo, quien es médico especialista en terapia intensiva y emergencias, en diálogo con el medio recientemente citado.

Y finalizó: "El paciente revirtió en la calle su paro, volvió a tener pulso y respirar, aunque su estado de consciencia no era pleno. Una vez que se estabilizó y se lo llevaron, me quedé preocupado. Con la noticia de que estaba bien y hasta hablaba con la esposa, me tranquilicé, aflojé y me relajé, con la inmensa satisfacción de lo que valió la pena el esfuerzo".

Comentarios