No te pierdas las últimas noticias

Activa las notificaciones y enterate de todo

No te pierdas las últimas noticias

Selecciona los temas que más te interesan

Utilizamos cookies para garantizar que siempre obtengas la mejor experiencia cuando visites nuestro sitio web. Al hacer click en "aceptar", aceptás nuestra configuración estándar.
Actualidad

Ataque a Clarín: el juez envía una huella digital al FBI de Estados Unidos

El envío fue ordenado por el juez Federal N° 9, Luis Rodríguez, tras la imposibilidad de identificar una huella digital impregnada en la primera botella que fue utilizada como molotov.

Ataque a Clarín: el juez envía una huella digital al FBI de Estados Unidos(Foto: Clarín)

Ataque a Clarín: el juez envía una huella digital al FBI de Estados Unidos | Foto: Clarín

El día de ayer se dio a conocer que la causa en la que se investiga el ataque con bombas molotovs al edificio de Clarín, ocurrido el pasado lunes por la noche, pasó, al menos desde lo judicial, al plano internacional.

Y es que, tras la imposibilidad de identificar una huella digital impregnada en la primera botella que fue utilizada como molotov para hacerla explotar en el edificio de la calle Piedras al 1700, el juez Federal N° 9, Luis Rodríguez, envió la muestra al FBI de Estados Unidos y a las autoridades de Chile para dar con los culpables.

De acuerdo a lo informado por el medio perjudicado, quienes se encargan de la investigación tienen la sospecha de que podría tratarse de una persona de nacionalidad extranjera y sin DNI argentino, ya que su huella no figura en los registros patronímicos de nuestro país, ni en el Renaper, ni en el de personas con antecedentes penales.

Hasta ahora, gracias al trabajo del Departamento Unidad de Investigaciones Antiterrorista, se sabe que fueron seis hombres y tres mujeres las que participaron del ataque y ya se identificaron sus rostros. La primera hipótesis afirma que se trataría de un grupo de anarquistas que suele moverse por la zona de Constitución y Barracas, barrio donde se encuentra el edificio de Clarín.

Comentarios