No te pierdas las últimas noticias

Activa las notificaciones y enterate de todo

No te pierdas las últimas noticias

Selecciona los temas que más te interesan

Utilizamos cookies para garantizar que siempre obtengas la mejor experiencia cuando visites nuestro sitio web. Al hacer click en "aceptar", aceptás nuestra configuración estándar.
Actualidad

Bitcoin: olvidar la contraseña puede costar 220 millones de dólares

Un programador guardó hace 10 años 7.000 bitcoins en una cartera digital. No recuerda su contraseña y agotó 8 de 10 intentos posibles para acceder.

Bitcoin: olvidar la contraseña puede costar 220 millones de dólares

Bitcoin: olvidar la contraseña puede costar 220 millones de dólares

Un programador alemán residente en San Francisco tiene dos intentos para acceder o perder una fortuna de 220 millones de dólares. El problema: no recuerda su contraseña. Stephan Thomas tiene 7.002 bitcoins en un disco duro y ha probado ya erróneamente ocho passwords para acceder. En caso de fallar las dos intentos que le quedan, habrá perdido el dinero para siempre.

Hace diez años, le pagaron 7.002 bitcoins por elaborar un vídeo explicativo sobre el funcionamiento de la criptomoneda, contó el ingeniero al diario estadounidense The New York Times. Entonces, cada bitcoin valía entre dos y seis dólares. Este miércoles, su cotización superaba los 34.000 dólares. El informático guardó los bitcoins en una cartera digital y metió las claves para desbloquearla en un disco duro externo llamado IronKey, un dispositivo USB de seguridad que se puede encriptar con una contraseña y que permite al usuario 10 intentos de desbloqueo antes de encriptarse para siempre jamás. Thomas apuntó la contraseña del disco duro en un papel y se olvidó del tema. Diez años después, con el bitcoin convertido en oro digital, no puede encontrar el papel.

Al momento, ha probado con ocho de las contraseñas más habituales que utiliza, sin éxito, y declara su desesperación al diario neoyorquino. “Me tumbaría en la cama a pensar sobre ello”, afirma, “y luego iría al ordenador con alguna nueva estrategia, que no funcionaría, y estaría desesperado de nuevo”.

Por su parte, el Times cuenta que Thomas no está solo. La naturaleza de la propia criptomoneda hace que haya muchos bitcoins olvidados por ahí en carteras digitales de las que los usuarios no recuerdan la contraseña y se tienen que limitar a ver cómo la moneda digital sube y baja de cotización en su volátil carrera. Por caso, hace apenas una semana estaba por encima de los 40.600 dólares y hoy llega a 36.000. Un abismo, en todo caso, de los 5.000 que valía justo al inicio de la pandemia que ha arrasado la economía en casi todo el mundo.

En este sentido, la gestora de bitcoins Chainalysis estima que de los 18,5 millones de bitcoins minados, alrededor de un 20%, que hoy valdrían 140.000 millones de dólares, pueden estar perdidos o en carteras digitales olvidadas. La firma Wallet Recovery Services (Servicios de recuperación de carteras), que se dedica a ayudar a clientes a encontrar sus contraseñas, señala al Times que ha recibido últimamente hasta 70 solicitudes de ayuda al día de gente que quiere acceder a sus ahorros digitales. El diario neoyorquino cuenta la historia de uno de ellos, que se dedicó al minado de bitcoins (una especie de búsqueda del tesoro informática) cuando la moneda se creó hace una década, sin grandes esperanzas de que se convirtiese en lo que es hoy, y que guarda varios discos duros en bolsas selladas después de años de intentar infructuosamente acceder a ellos.

Finalmente, Thomas no está demasiado apurado. Ha podido acceder a otras carteras, con contraseñas que sí recordaba, a una cantidad de bitcoins que le proporcionan una buena fortuna que no cuantifica. Además, se unió en 2012 a una start-up, Ripple, que ayudó a mejorar bitcoin y fue generosamente retribuido. Con el resto de bitcoins, asegura que ha puesto el disco duro IronKey a buen recaudo a la espera de que algún criptógrafo dé con la manera de acceder a él. “He llegado a un punto en que me he dicho: Déjalo en el pasado, por tu propia salud mental”.

Comentarios