Actualidad ESTADOS UNIDOS

Chelsea Manning, la primera soldado trans que puso en jaque a EEUU

Condenada a 35 años de prisión por filtrar información secreta a WikiLeaks, el ex agente de inteligencia se convirtió en un hito de la lucha LGTB
Chelsea Manning, la primera soldado trans que puso en jaque a EEUU

Chelsea Manning, la primera soldado trans que puso en jaque a EEUU

En el año 2007 y con el objetivo de darle un sentido a su difícil vida entre Oklahoma y Washington, Bradley Manning se unió al ejercito en el área de inteligencia de las Fuerzas Armadas, luego de que las posibilidades económicas no le permitieran iniciar una carrera universitaria.

Con 20 años y una condición física desfavorable para el ejército, Manning logró hacer su lugar en el sector asignado y en el año 2010 fue asignado en Irak para analizar información del Pentágono y ayudar en el frente de ataque.

Tras la liberación de Manning, en Berlín colgaron una gigantografía de su etapa como Bradley en el ejército. Foto: EFE

Sin embargo, allí presenció cientos de actos que sentía injustos e ilegales y decidió contarle al mundo con un trágico video, donde soldados atacan a civiles como "daño colateral". A partir de aquí, la ambición de Manning creció y filtró 470.000 registros de guerra, 250.000 cables del Departamento de Estado y otros documentos clasificados.

Tras la investigación del Gobierno en el escándalo de WikiLeaks, del ex agente Julian Assange, Manning fue condenado en 2013 a 35 años de prisión. Ante esto, al día siguiente contó su intención y solicitó el tratamiento de cambio de sexo en prisión y que se la llame Chelsea.

Bradley Manning durante su juicio en Fort Meade, Maryland en 2013. Foto. EFE 

"Soy Chelsea Manning. Soy una mujer. Así es como me siento y me he sentido desde la infancia, quiero comenzar una terapia de hormonas lo antes posible", aseguró, pero lamentablemente no la ayudaron e inició una huelga de hambre que duró nueve días hasta que cumplió su objetivo.

Con esta lucha, no sólo logró su tan deseado cambio de sexo, sino que contribuyó para derribar las barreras del ejército que prohibía servir en él a personas transgénero.

Finalizado su tratamiento, Manning no se frenó en sus objetivos e inició su lucha por reducir su condena (la más larga de la historia por filtrar documentos clasificados), luego de considerarse culpable y pedir perdón a los Estados Unidos.

Tras varios meses de lucha, Barack Obama a tres días de abandonar la presidencia, conmutó la condena de Chelsea y el pasado 17 de mayo, tras 7 años de cárcel, recibió el beneficio de su libertad y un nuevo comienzo siendo la persona que siempre deseó. 

Leé También

Comentarios