No te pierdas las últimas noticias

Activa las notificaciones y enterate de todo

No te pierdas las últimas noticias

Selecciona los temas que más te interesan

Utilizamos cookies para garantizar que siempre obtengas la mejor experiencia cuando visites nuestro sitio web. Al hacer click en "aceptar", aceptás nuestra configuración estándar.
Actualidad CAJA NEGRA

Dyzhy: "Ojalá este año el aborto sea legal"

"Estanislao Fernández murió" aseguró la DJ, diseñadora gráfica, drag queen y cosplayer en Caja Negra, el ciclo de entrevistas de Filo.News conducido por Julio Leiva.  

"Dyhzy es un apodo, no es otra cosa. No es un personaje, no es otra persona, no es una dualidad, no es alguien adentro mío, no es nada que no sea yo porque no tengo tiempo para ser dos personas, o sea que paja". Así se define la DJ, diseñadora gráfica, drag queen y cosplayer de 25 años, además hija del presidente Alberto Fernández.

Nacida como Estanislao Fernández -nombre con el que nunca se identificó- hoy busca su lugar en el mundo y en diálogo con Julio Leiva para Caja Negra, se abre sobre esa exploración personal.

"No me gusta definir cosas, me parece que el ser humano no tiene por qué definir cosas. No me parece una obligación tener que definir tu género, tu sexualidad, o cosas más simples como comer pizza o fideos. Comé algo y punto", reflexiona desde el sillón de CN.

"Eso es otra cosa por la que milito -sigue- porque previo a mi boom, se me ha puesto en un lugar de '¿qué sos: gay, bisexual, sos hombre, mujer?', y no sé, posta no lo sé. No me interesa saberlo tampoco. Mis relaciones a veces son con hombres, a veces son con mujeres, a veces con personas cis, a veces con trans, no binarias, no es algo que sienta que me defina como individuo. Otras cosas me definen, qué hago, cómo lo hago, mi identidad, esas cosas te definen como individuo. No ponés en tu DNI 'Ricardo Heterosexual trabaja en Coto', eso no te define, son cosas que definen momentos de tu vida, eso sí. Con el tema del género, de la sexualidad, para mí es tan simple como que hay días que posta me siento más mujer que hombre, y otros en que me siento mucho más hombre que mujer, en especial este último tiempo".

Sobre esa búsqueda de la identidad, Dyhzy revela: "Me he planteado cambiarme el nombre de DNI a Tani, que es como me dicen todas las personas que me quieren y respetan que el nombre que se me ha dado al nacer, no es un nombre con el que me sienta cómodo. No tiene nada que ver ni con el género ni con la sexualidad ni con nada que tenga que ver con la comunidad a la que pertenezco, la LGBT. Tiene que ver con algo mío, la identidad es algo que se construye desde siempre, desde que nacés, no es algo que te dan. Tu identidad la construís vos, basado en las cosas que vivís, en las que te gustan, las que no, las que te hacen bien, mal. Es algo que se construye, y ahí es cuando me molesta cuando no se respeta".

Parte de quién es hoy tiene mucho que ver con draguearse: "Para mí estar montada no es estar en personaje, para mí es otra forma de vivir mi vida y de vivir las cosas que me gustan. Me encanta maquillarme, me encanta usar tacos, me encanta mostrar el orto, lo digo en cámara. Pero posta lo digo, no me molesta, estoy cómodo con mi cuerpo y con quien soy y estoy feliz con algunas cosas que me pasan, entonces ¿por qué darle tanto peso definiendo cosas con palabras que a veces no te representan?".

Bye closet

"Mi salida del clóset fue rara", cuenta Dyhzy. "Otra vez el tema de definir. Me pasaban cosas con chicos y con chicas al mismo tiempo. De hecho salí del clóset, y estuve en pareja 4 años con una chica. Yo nunca voy a criticar las formas de mi viejo y mi vieja, porque tuvieron otra educación, en otro contexto histórico, mi viejo a mi edad estaba viviendo la dictadura, haciendo política, y mi vieja también un poco. No critico cómo crecieron, por suerte no me tocaron padres homofóbicos o soretes en ese sentido. Sí padres que se preocupaban. Un día le caí a mi madre, angustiado por este tema, y le dije ‘soy gay’. Y fue un shock, obvio, le costó entender que yo era la misma persona, que no había cambiado. Mi vieja es de cabeza abierta, pero no te voy a decir que a veces le cuesta y de repente tener un hijo que no solo salió del clóset, sino que se montaba y que encima se pone en pelotas, obvio que le cuesta. Porque es lo que le cuesta a toda persona de 60 años, mi vieja no tiene 20".

Sobre las conquistas que faltan, opina: "Que la gente deje de ser una mierda, partiendo de esa base, principalmente porque creo que se han conquistado algunas luchas, como por ejemplo hoy no sé si en la tele está aceptado que alguien diga algo discriminatorio. Se puede hacer, pero la gente te salta y te tenés que bancar que la gente te salte, para mí eso es una conquista. La cagada que tiene eso es el nivel de hipocresía que tiene cuando pasa fuera del aire o fuera de lo público".

Y sigue: "¿Quién no tiene un pariente que está con ‘hay que matar a los trolos’? Eso existe, hay un montón de luchas, es un cambio social. Yo me quejo mucho de cuando me tratan con mi nombre de DNI, porque no me gusta y nunca en mi vida me sentí identificado con ese nombre, por eso ni lo digo y siempre que hablo con alguien, pido que por favor no se me trate de esa forma. La gente es chota y lo hace igual, porque es chota. El ser humano es choto".

I ♥ Leo Mattioli

Meses atrás, Dyhzy le dio la primicia a Filo.News sobre su inminente debut en la música y ahora ahonda en su relación con ella: "Con la música tengo una relación sexoafectiva porque literal todas las cosas que me pasaron en mi vida, me pasaron escuchando, consumiendo y entendiendo cómo se produce música. Yo estudié producción orientado a electrónica, un curso que me dio herramientas para entender cómo funciona todo y, hoy en día, gracias a eso, de los temas que ya tengo hechos, dos los produje yo. Me falta escribirlos, pero están producidos por mí".

En cuanto a uno de sus artistas favoritos, la entrevistada no duda en nombrarlo a él: "Lo amo a Leo Mattioli, si estuviese vivo, que venga, qué pedazo de hombre Leo Mattioli, lo amo. Posta. Cuando era chica escuchaba mucha cumbia y en el colegio era re careta y fue algo que tuve que reprimir, entre otras cosas".

"El rock que yo he consumido y que ha marcado mi vida, tal vez no es el mismo rock que ha marcado a mis viejos. Yo logro apreciar y amo y escucho con lágrimas a Charly García, pero no me han marcado a mí como lo hicieron con mis viejos, que vivieron la dictadura. Son bandas que responden a contextos históricos", agrega.

"Estanislao Fernández murió"

Durante la cuarentena -una de las más largas del mundo- Dyhzy no pudo asistir a eventos para hacer presencia o shows, pero sí musicalizar fiestas (como Ah Pero Anoche) y continuar su trabajo como diseñadora gráfica desde su hogar.

"Sigo laburando y no es mi intención dejar de hacerlo. Hace 7 años que trabajo como diseñadora en una aseguradora. Laburar en audiovisual, como ilustradora y mezclando también un poco de marketing digital, es lo que me da de comer. A mí no me mantiene nadie y no quiero que me mantenga nadie tampoco. No hay nada que me dé más paja que tener que rendirle cuentas a alguien de qué gasté, sea mi viejo, mi vieja, mi novio o novia, un sugardaddy, no me interesa. Obvio que con todo esto, aprovechando y cerrando fechas para poder tocar en vivo, todo es un ingreso extra que siempre viene bien", asegura.

Sin embargo, a la hora de resumir lo que fue este 2020 define: "Para mí este año fue un año menos de mi vida, no lo sentí. Este año que podría haber sido re intenso, un poco por estar encerrado no lo sentí. Odié la cuarentena. Me van a hacer mierda por decir esto, ¿sabés qué? Mañana el título de cualquiera de estos diarios pedorros: ‘Estanislao Fernández odia la cuarentena’, Estanislao tu vieja, Estanislao Fernández murió. Ese es el título: ‘Estanislao Fernández murió’".

¿Argentina no estaba preparada?

Teniendo en cuenta que es la hija del presidente, imposible no abordar el tema política. Para Dyhzy, el país no estaba listo para una figura como la suya: "Argentina no estaba preparada para alguien en la posición que estoy yo, siendo yo. Estaba más preparado como lo que vemos en otros países, sin emitir juicio de opinión de cada uno, ver a la familia de Estados Unidos, de Brasil, de Chile, que son más modelos tradicionales".

"Creo que posta en el mundo, no sé qué países están preparados para esto. Yo agradezco todos los días haber nacido en Argentina, porque no podría ser quien soy en otro país, no sé si podría serlo en Brasil o en México, y sin menospreciar nada. Argentina es un país que ha tenido gente siempre luchando por cosas, en todas las etapas y épocas", sostiene al respecto.

En esa línea, asegura que con su padre intercambian opiniones sobre política de tanto en tanto: "A ver, no tenemos charlas políticas porque tampoco nos vemos tanto. Pero sí, hay cosas que cuando no estoy de acuerdo, se las digo. A mí no me intimida él, ¿qué me va a intimidar? Tengo 25 años, lo mismo con mi vieja. Si yo me empiezo a rescatar ahora con esas cosas, ¿qué soy, un pobre pelotudo?".

Que sea ley

"Tengo el pañuelo verde, pero no lo uso ni me saco fotos. Ojalá este año salga, ojalá este año el aborto sea legal. Tengo una amiga que abortó en su momento y estuvo mal de salud, porque tuvo una infección y ahí me di cuenta un poco, te estoy hablando del año 2012 o 2013, yo tenía 18 años. La realidad es que sí, que ojalá este año salga, es lo único que puedo decir del tema. Ojalá que los dinosaurios que el otro año, en 2018 cuando se debatió la última vez, que las personas que dijeron las barbaridades que dijeron y que empiezan con esa, que se callen un poco y a la persona que me esté mirando del otro lado y que banque esta causa, lo que le digo es que pase lo que pase, nunca bajar los brazos con estas causas, nunca", considera.

En ese sentido, Dyhzy tiene bien en claro cuáles causas militar y cuáles no: "Yo no milito feminismo, no milito legalización del aborto. Acompaño desde mi lugar, de persona no gestante, no binaria que vive el 70% de su vida como hombre. Yo entiendo los privilegios que he tenido, que no los he elegido, pero que los he tenido y entiendo cuando hay alguien de ese lado que te dice ‘no me parece que desde tu lugar tengas el pañuelo’. Está perfecto, yo respeto eso, porque logro entenderlo. Lo mismo me gustaría que pase cuando llevan a cualquier persona LGBTIQA+ a la tele y no estén en plan de ‘yo me merezco una medalla porque soy un periodista no homofóbico’, no te merecés una mierda, vos no sabés lo que es vivir de este lado y lo mismo es en todo tipo de luchas disidentes".

Amor y futuro

Sobre el amor, la entrevistada medita: "Creo que después de estar tanto tiempo en pareja, ya está. No quiero volver ni a convivir ni a estar formalmente con alguien, sí me siento muy sola, eso sí me pasa porque la realidad es que es difícil dejar entrar gente en tu vida en este momento, de esta forma, no sabés nunca quién te va a usar o no, eso a mí me lastima y me duele. Hay días que estoy en plan ‘que alguien me abrace’. Entendí, después de mucho tiempo, que la sexualidad y las relaciones para mí ya dejaron de ser monógamas, no soy una persona monógama. Entiendo que en este momento no sé si estoy lista para estar con una persona de la misma forma que estuve con mi expareja, que hoy en día tenemos la mejor relación y que la amo".

Finalmente, reflexiona: "La verdad no sé qué busco. Yo le tengo mucho miedo al futuro. Mis amigos y mi psicóloga me dicen que tengo que dejar de joder con la muerte. Jodo mucho con que me voy a morir pronto, con que no quiero vivir hasta tan grande. No lo digo en plan demonizando el envejecer o crecer, pero la realidad es que preferiría morirme, primero montada, segundo on stage, en el escenario y tercero no tan grande porque no me veo, al menos en la idea que hoy existe de una persona de 35 o 40 años, no me veo en esa. A los 17 no me veía teniendo 25, y hoy tengo 25 y me encuentro siendo la misma persona inútil que era antes. Hoy soy todo lo que quería ser a los 16 y nada de lo que quiero ser hoy".

En esta nota:

Comentarios