No te pierdas las últimas noticias

Activa las notificaciones y enterate de todo

No te pierdas las últimas noticias

Selecciona los temas que más te interesan

Utilizamos cookies para garantizar que siempre obtengas la mejor experiencia cuando visites nuestro sitio web. Al hacer click en "aceptar", aceptás nuestra configuración estándar.
Actualidad Política

"Frente Anti-Grúas": la oposición porteña se une para suspender el sistema de acarreo

Lo formaron legisladores del Frente de Todos, La Izquierda y La Libertad Avanza, quienes convocaron a una sesión especial que se prorrogue "por octava vez" el "polémico" contrato de las empresas que prestan el servicio.

Legisladores porteños de los bloques del Frente de Todos, la Izquierda y La Libertad Avanza formaron un "Frente Anti-Grúas"

Legisladores porteños de los bloques del Frente de Todos, la Izquierda y La Libertad Avanza formaron un "Frente Anti-Grúas"

Legisladores porteños de los bloques del Frente de Todos, la Izquierda y La Libertad Avanza formaron un "Frente Anti-Grúas" y convocaron a una sesión especial para la semana próxima, a fin de tratar la suspensión del servicio de acarreo en la Ciudad hasta que se regularice la situación de las concesiones que están vencidas desde 2001.

A través de una nota enviada hoy al vicepresidente primero de la Legislatura, Emmanuel Ferrario, los legisladores opositores solicitaron una sesión especial para el próximo jueves 18 de agosto para “frenar la decisión del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires de prorrogar -por octava vez- el polémico contrato de las empresas de acarreo de vehículos que operan con irregularidad hace más de 20 años, para lo cual formaron un `Frente Anti-Grúas´”, informó en un comunicado el Frente de Todos.

El sistema de acarreo en la ciudad de Buenos Aires es gestionado por las empresas Dakota y BRD y en los últimos meses estuvo en medio de una polémica por la cantidad de autos que levantaba, la zona en que realizaba los acarreos, que muchas veces era cerca de la playa para así reclutar más autos, las altas velocidades a las que andaba, entre otras.

"Ambas trabajan con una licitación que lleva 20 años vencida y paga a la Ciudad un canon mensual de tan solo 55 mil pesos, congelado de 2014", aseguraron desde FdT.

"Llevan 15 años gobernando y jamás han mostrado interés en regularizar este servicio que molesta a todos los porteños sin tener los papeles en regla", afirmó Juan Manuel Valdés, del Frente de Todos, y agregó: "Esperamos que más diputados nos acompañen para que le demos respuesta a la ciudadanía".

Amanda Martín, del Frente de Izquierda, explicó que su bloque, además de pedir la derogación de la concesión, presentó un proyecto que plantea la "impugnación del sistema de acarreo" debido al "evidente negocio sin control que hay detrás del mismo". "Cuestionamos el sistema de estacionamiento medido, incluso contemplamos que lo que se recaude sea destinado a la red de subterráneo y solicitamos comisiones de control, la investigación de estos negocios", concluyó.

El pedido cuenta con 28 firmas, pero para alcanzar el quórum se requiere de 31 diputados presentes.

El legislador del monobloque Consenso Federal, Eugenio Casielles aseguró: "Nos parece ridículo que se sostengan negocios como el acarreo que son un flagelo para todos los porteños". En tanto, el diputaod de La Libertad Avanza Ramiro Marra expresó que "en el servicio de grúas hay normas básicas de la Ciudad que se están incumpliendo".

La nota cuenta con la firma de Amanda Martín, Gabriel Solano y Alejandrina Barry, por el Frente de Izquierda; de Oscar Zago, Ramiro Marra, Lucía Montenegro, Leonardo Saifert y Rebeca Fleitas, por La Libertad Avanza (LLA); de Eugenio Casielles, del monobloque Consenso Federal, cercano a LLA.

Por el Frente de Todos, firmaron la nota Alejandro Amor, Javier Andrade, Matías Barroetaveña, María Bielli, Lucía Cámpora, Maia Daer, Ofelia Fernández, Caludio Ferreño, Berenice Iañez, Juan Pablo Modarelli, Victoria Montenegro, Claudio Morresi, Claudia Neira, Cecilia Segura, Manuel Socías, Magdalena Tiesso, Juan Manuel Valdés, Laura Velasco y Franco Vitali.

Comentarios