No te pierdas las últimas noticias

Activa las notificaciones y enterate de todo

No te pierdas las últimas noticias

Selecciona los temas que más te interesan

Utilizamos cookies para garantizar que siempre obtengas la mejor experiencia cuando visites nuestro sitio web. Al hacer click en "aceptar", aceptás nuestra configuración estándar.
Actualidad

Fuerte derrumbe del petróleo: ¿Por qué no baja el precio de las naftas?

El Brent ya perdió 28% de su valor, el dólar oficial sigue estable y los biocombustibles están desactualizados.

Fuerte derrumbe del petróleo: ¿Por qué no baja el precio de las naftas?

Fuerte derrumbe del petróleo: ¿Por qué no baja el precio de las naftas?

El razonamiento lógico que se desprende de la brusca caída en el precio del petróleo en sus cotizaciones internacionales es que esta debería derivar en bajas en el precio de los combustibles. Los factores que determinan la variación en los precios de los combustibles son: la cotización del crudo Brent, el dólar y los biocombustibles. De esta forma, el precio en surtidor debería bajar. Sin embargo, la ecuación es un poco más compleja. 

En primer lugar, las empresas productoras de hidrocarburos deben sacar conclusiones sobre la extrema volatilidad en los precios internacionales. Deberán descifrar si el efecto del coronavirus en los mercados, así como la guerra disparada entre Rusia y Arabia Saudí por la producción petrolera tendrán efectos permanentes o transitorios en la cotización del crudo. De esta forma, las empresas locales descartan variaciones en los precios de los surtidores. 

Desde la asunción de Alberto Fernández, los precios de los combustibles están congelados. Salvo una corrección marginal de 15 centavos por un alza de impuestos, los valores no se movieron. El litro de nafta súper de YPF en CABA sigue en torno a $ 55 el litro, mientras que la Premium sigue por arriba de los $ 61. La petrolera de mayoría estatal intentó ajustar 5% en enero, pero desde la Casa Rosada lo impidieron. 

Desde diciembre el dólar oficial con cepo se movió apenas $1: de $63 a $64. En tanto, que el biodiesel y el etanol (maíz y caña de azúcar) casi no sufrieron actualizaciones, fundado motivo de reclamo de los productores al Gobierno. A este panorama ahora se le suma la fortísima baja del petróleo Brent. Los funcionarios de Energía analizan las cuatro variables y están convencidos que la situación amerita una reducción de precios y que ya se licuó el atraso del 10% que esgrimían las petroleras.

Sin embargo, la contrapartida es una enorme preocupación por Vaca Muerta. Es que, con el precio del barril ubicándose por debajo de los u$s 50, se hace imposible la extracción en pozos no convencionales. El Gobierno podría aplicar un “barril criollo” subsidiando a las empresas, para que Vaca Muerta no cierre y siga funcionando, como se hizo durante el Gobierno de Cristina Kirchner. 

Finalmente, las petroleras están esperando que se consolide una tendencia para tomar una decisión. Así como los combustibles no aumentan inmediatamente después de una suba en la cotización del crudo, tampoco bajan inmediatamente después de una caída.

En esta nota:

Comentarios