No te pierdas las últimas noticias

Activa las notificaciones y enterate de todo

No te pierdas las últimas noticias

Selecciona los temas que más te interesan

Utilizamos cookies para garantizar que siempre obtengas la mejor experiencia cuando visites nuestro sitio web. Al hacer click en "aceptar", aceptás nuestra configuración estándar.
Actualidad

Lucas Rodríguez: "Si el mundo fuera una fiesta sería el del fondo que está observando"

Streamer, cómico, cinéfilo. Luquitas Rodríguez es el nuevo invitado de Caja Negra, el ciclo de entrevistas de Filo.news conducido por Julio Leiva.

Rodríguez Galati, Twitch, el cine, Ankara y la teoría. Luquitas Rodríguez, que aterriza sobre los sillones de Caja Negra, el ciclo de entrevistas de Filo.news conducido por Julio Leiva, es todo eso y más.

Después de romper el hielo, Luquitas se pone del otro lado de la película y responde qué es lo que le da gracia. "Me dan gracia un montón de cosas, pero lo que más gracia me da son son detalles chiquititos de las cosas. Me hacen reír las cosas grandes también. O un chiste, que es algo que es notoriamente, pretendidamente gracioso. Pero esas cositas... que alguien tenga los cordones desatados. Eso es lo que más gracia me causa y lo que más placer encuentro en compartir con las personas", dice.

Y, en ese sentido, se destaca una nueva característica: su rol de observador. "Si hubiese una fiesta, si el mundo fuese una fiesta -que no lo es-, yo sería esa persona que está en el fondo observando. No estaría ni bailando ni nada. Estaría mirando y juzgando silenciosamente, tristemente, igual", explica.

Eso tiene mucho que ver con el stand up, pero es un tema para más adelante. Vayamos al primer trabajo de Luquitas, que fue de cocinero. "Lo mejor de laburar en una cocina tiene que ver con presenciar el mundo real.
Yo salí del secundario -no fui a un colegio de una novela de Cris Morena, ni mucho menos, fui a un colegio normal, pero viste que terminás el colegio y después el mundo de verdad es distinto. Y, en ese sentido, trabajar en una cocina para mí fue como encontrarme de lleno con una realidad. Yo creo que eso fue lo que más me sirvió de la cocina. Seguramente hay muchos cocineros que tienen tienen vocación y a ellos sí les devuelve. Sentía que no era demasiado lo que estaba dando yo  en relación al tiempo y a lo que me daba ese trabajo", confiesa.

Tras dejar su trabajo y de recibir el apoyo por parte de su familia, llegó una gran decepción en su vida, que fue la derrota de Argentina por 4 a 0 ante Alemania en el Mundial de 2010. Posteriormente, ya sin trabajo, se puso a estudiar Periodismo en TEA, donde se dio cuenta de que se encuentra en una tercera posición y que, ahora, está en la primera plana con varios periodistas parafraseando el "Ankara" y "La Teoría" en sus relatos.

Añade: "Yo cuando era chico quería cubrir un Mundial y después, bueno, fui haciendo mis cosas y hoy en día me toca estar de manera lateral en esos lugares. Yo entiendo como cualquier persona que está en este lugar en la Caja Negra y demás, que los medios tradicionales están en un momento de declive. No, no están en su mejor versión, pero no soy una de esas personas que dice que lo digital viene a limpiar todo lo que hicieron mal los medios tradicionales. Sí entiendo que los medios, como pueden ser los canales ahora de streaming y demás, no tienen intereses tan marcados o no tienen líneas editoriales tan marcadas. Pero las lógicas que llevaron a los medios tradicionales a hacer lo que son hoy los exceden al lugar donde sea".

A su vez, ya sobre Ankara y La Teoría, Luquitas dice que él las suelta y las deja que se desarrollen solas. De ahí que haya muchísima gente que sepa que hay muchas personas que a Lionel Messi le dicen Ankara, pero no saben de dónde vino. A él, igual, no le importa. ¿Por qué? Porque, retomando las primeras preguntas, él sólo busca la diversión en pequeñas cosas. Que después pase lo que tenga que pasar.

"Hay un relato de un relator catalán que el gol del Getafe, el que se parece al de Diego, dice 'Encara Messi' y me causó gracia. Eso es lo que más gracia me genera en la vida. Y le empecé a decir 'Ankara, Ankara', vi que se empezó a sumar también lo mismo con la teoría y Ankara. Hay un momento mío de fogonero total, es el
momento de: 'Dale, vamos, vamos, vamos. Le pongo carne al asador, ¿eh?' Y bueno, llegó un montón. Tuve la suerte de que Argentina salga campeón y gane Ankara", relata.

Después llegó Rober Galati y el dúo cómico que formó con él y se dio a conocer, pero mucho más desde su canal de Twitch, el proyecto en el que se refleja su faceta más auténtica, según comenta él. "El del streaming se parece bastante a mí, porque es absolutamente personal y el chat me hace reír de verdad a mí. No los conozco a los pibes del chat, pero me caen bien. Podría ir a comer mañana inclusive no solamente porque nos reímos, sino por la forma de pensar, porque también no es una clase de filosofía ni mucho menos, pero muchas veces se habla también de verdad. O cuando ves una película y analizas una película. Y me gusta eso, me gusta haber encontrado del otro lado interlocutores que se sienten interpelados. Por eso me interesa", explica.

Hoy por hoy, Luquitas vive un presente inimaginable, pero, ¿qué onda su futuro? ¿Cómo se ve dentro de veinte años? Así contesta: "Teniendo un hijo con mi novia, tener un. Estar tranquilo, trabajando menos. Seguir haciendo reír, seguir haciendo reír desde algún lugar. Pero. Pero sí, sí, sí, seguir. Seguiré por acá. Yo siento que voy bien. No sé en qué puede parar esto. Empecé a hacer un curso. Ese curso siguió. Terminé actuando.
Empecé a hacer videos. Los videos funcionaron y empecé a hacer streaming. No sé qué puede pasar".

Y si vamos la caja negra de su vida, ¿cuál es el recuerdo que lo convierte en Luquitas Rodríguez?

"Yo creo que el aspecto formativo mayor de todo esto que estamos hablando ha sido el cine. Yo creo que ha sido el cine. Yo creo esto no es mío. Pero lo siento. Sería algo completamente distinto y lo siento de esa manera. Yo siento que el cine es una de mis pautas formativas, de las muchas que uno tiene".

Hacia el final de la entrevista se abre la caja. Comienza un desafío inesperado. Semana a semana una figura se someterá al living para dialogar y reflexionar. Y vos, ¿te animás a recordar qué momento hizo un click en tu vida?

En esta nota:

Comentarios