No te pierdas las últimas noticias

Activa las notificaciones y enterate de todo

No te pierdas las últimas noticias

Selecciona los temas que más te interesan

Utilizamos cookies para garantizar que siempre obtengas la mejor experiencia cuando visites nuestro sitio web. Al hacer click en "aceptar", aceptás nuestra configuración estándar.
Actualidad

Madre de Fernando Báez Sosa: "Nuestra vida ya no tiene sentido"

Graciela habló a dos meses del asesinato de su hijo y reveló lo difícil que fue el momento de reconocer el cuerpo de Fernando: "Estaba destruido. No sé de donde saqué el valor para verlo".

Las desgarradoras palabras de la madre de Fernando│Foto: Télam

Las desgarradoras palabras de la madre de Fernando│Foto: Télam

Hace dos meses, Fernando murió en la puerta del boliche Le Brique en Villa Gesell tras ser brutalmente golpeado por un grupo de rugbiers. Hay 10 acusados por el crimen: 8 están detenidos y otros dos están en sus casas.

Después de ver un emotivo video que compartieron los allegados del joven asesinado, Graciela, la madre de Fernando declaró en diálogo con Nosotros a la Mañana: "Siento que falta él, que hubiera hecho lo mismo que ellos, dando una mano para que realmente se haga justicia".

Sobre el tema que mantiene alerta a todo el mundo, consideró: "Es terrible lo del coronavirus, pero que no me lo tape. Que me ayuden a que se haga justicia por Fernando". Desde hace dos meses, el tema principal en los medios argentinos era el crimen de Villa Gesell, pero la pandemia ocupó su lugar.

"Lo que le hicieron no tiene palabra. No puedo superar la muerte de mi hijo, lo mataron de una manera muy cruel. No le dieron oportunidad de defenderse. Que no les den domiciliaria, porque sería muy injusto. Encima, después de matarlo, se burlaron de él, diciendo que 'había caducado'", remarcó Graciela. "Todos de alguna u otra manera se burlaron de él por ser un chico morochito, hermoso, que no les hizo daño".

Respecto a cómo es su vida en familia hoy, expresó triste: "Nuestra vida ya no tiene sentido. Me siento muy infeliz, cada día que pasa siento que me voy acabando. Pero trato de ser fuerte para seguir adelante. Tengo miedo de que le den domiciliaria a estos chicos", y agregó: "Estos chicos decidieron por la vida de él, porque era un chico bueno con ganas de progresar y ser alguien en la vida. Era mi amigo, mi amor, mi confidente, me ayudaba en todo. Me lo arrebataron de una manera muy cruel".

"A veces ruego a Dios que me lleve con él"

"Solo pido que se haga justicia, después se verá con el tiempo qué será de mi vida. A veces ruego a Dios que me lleve con él. Es muy difícil sobrellevar la vida sin nuestro hijo, la casa está vacía. Lo extraño muchísimo", dijo entre lágrimas a dos meses de la muerte de su único hijo.

"Nunca pensé que mi hijo volvería en un cajón. Lo difícil que fue reconocerlo, estaba destruido. No sé de donde saqué el valor para verlo", recordó sobre cuando tuvo que reconocer el cuerpo de su hijo fallecido, y agregó: "Lo extraño, muy injusto lo que le hicieron. Pido justicia y no a la domiciliaria".

En esta nota:

Comentarios