No te pierdas las últimas noticias

Activa las notificaciones y enterate de todo

No te pierdas las últimas noticias

Selecciona los temas que más te interesan

Utilizamos cookies para garantizar que siempre obtengas la mejor experiencia cuando visites nuestro sitio web. Al hacer click en "aceptar", aceptás nuestra configuración estándar.
Actualidad Caja Negra

Patricia Bullrich: "No está en la mira de Milei ni en la nuestra una unidad"

La presidenta del PRO es la nueva invitada de Caja Negra, el ciclo de entrevistas de Filo.News conducido por Julio Leiva. 
 

Desde su crianza en una familia de linaje patricio, sus inicios en la militancia de la juventud peronista, los cambios de partido durante su carrera política y sus gestiones como ministra de Trabajo y de Seguridad. También opinó sobre la marihuana recreativa, el derecho al aborto y la inseguridad. Hoy en Caja Negra: Patricia Bullrich.

Si bien aún no hubo un anuncio oficial, cree que puede ser una candidata para la próxima presidencia: "Creo que las características del próximo presidente tienen más que ver con el carácter, con la decisión, con la voluntad y con las convicciones. Y me parece que yo reúno características que están como en el momento oportuno de que un cambio. Si los argentinos se preguntan cómo se cambia la Argentina, yo creo que puedo darles esa respuesta. No técnicamente, en el carácter".

"A mí muy de chica me hicieron radical. Íbamos al campo y los 9 de julio nos hacían cantar el himno con la boina blanca radical. En el molino subía la bandera y salíamos todos muertos de frío. Cuando yo tenía 15 años, mi abuela - hija de Honorio Pueyrredón - radical de raza, me llevó a conocer a Balbín para que entre al radicalismo. Creo que mi abuela se equivocó, porque si me hubiera llevado a la juventud radical por ahí yo seguía ese camino. Pero Balbín, para mí en ese momento, era un señor grande y antiguo. Y salí espantada, me fui para el otro lado. En mi familia no lo podían creer. Pero cuando decido irme del peronismo, estuve al lado del radicalismo. Así que las raíces radicales me volvieron", recordó sobre sus comienzos en la política y sus cambios de partidos.

Estuvo presa unos meses siendo parte de la juventud peronista: "La cárcel me sirvió  para entender el valor de la libertad. Porque cuando estás en una cárcel como estuve yo, que no tenía un juicio, sino que estaba bajo el Poder Ejecutivo, entendés el valor de la libertad y empezás a a querer el Estado de Derecho, entendés que querés un juez, alguien que te juzgue. También aprendés a sobrevivir, a arreglártelas, porque yo estuve en Devoto, pero antes de Devoto estuve en Coordinación Federal, lugar que también conduje. Tuvo  una historia trágica porque ahí hubo una bomba muy brutal donde murieron muchísimos policías. En ese lugar era terrible porque se escuchaban gritos, se escuchaba gente torturada. Yo aguantaba y me mostraba valiente, hasta que un día vino mi mamá a visitarme y me largué a llorar".

Pasó sus años de exilio en Brasil, México y España. Ya convertida en una dirigente política, fue diputada peronista pero hubo momentos que provocaron el distanciamiento y hoy ya no se siente peronista: "Vi las peores prácticas, el aferramiento al poder. Todos los jóvenes que empezaron conmigo con zapatillas y jean, terminaron millonarios. Vi la corrupción y la prostitución de la política. Eso me hizo tomar distancia", aseguró Bullrich.

Un momento bisagra durante su carrera política fue el caso de Alberto Nisman: su denuncia contra Cristina Fernández de Kirchner y la polémica muerte del fiscal: "Me llama un asesor mío y me dijo que Nisman me estaba buscando. Cuando llego a la calle donde estaba su juzgado me encuentro a Laura Alonso. Ahí nos contó que iba a denunciar a la presidenta de la Nación. Me quedé congelada. Presentó la denuncia y nos contó. Yo le dije: 'Te van a querer matar, te van a perseguir y hacer la vida imposible. Andá ya a los medios de comunicación y empezá a generar una defensa'. Esto fue un miércoles, el viernes le dije que vaya al Congreso para hacerle unas preguntas. En el medio, el kirchnerismo saliendo en contra, la denuncia en todos los medios. Me dijo que para el viernes no estaba preparado y quedamos que nos veíamos el lunes. Ya habíamos arreglado cómo iba a entrar al Congreso. A las 11 y pico de la noche del domingo me enteré. Me llamó una periodista y me dijo: '¿Vos sabés algo de que Nisman está muerto?'. Yo no lo podía creer".

Bullrich considera que hizo historia siendo ministra de Seguridad de Mauricio Macri: "Cambié falsos relatos". Uno de los puntos fuertes de su gestión fue la lucha contra las drogas y aclaró: "La primera ley de cannabis medicinal la sacamos nosotros en nuestro gobierno. Ahora lo que se hizo fue la industrialización de determinados productos. Una de las primeras plantaciones la hizo en Jujuy (Gerardo) Morales. Yo creo que la egalización de las drogas en un solo país es muy mala idea. Si el mundo el día de mañana decide todo en conjunto generar cierto control, ahí lo pensaría".

Respecto al caso de Chocobar, sostuvo que sigue bancando su postura: "Le  dieron una condena de un año que ahora se la van a revertir.  La condena dice que en el último no debería de haber tirado el último tiro. A ver, un juez es un juez de un hecho. No es un perito. Cuando vos le das un arma a una persona y además le das un un uniforme, le das un poder. Y después, cuando usa ese poder para la comunidad vos le decís: 'No, no lo podés hacer', bueno, entonces no tengamos policía. Tenés que proteger a la Policía. Un policía que mata es un asesino. Ahora, un policía que hace lo que hizo Chocobar es una persona que se jugó por la comunidad. Entonces vos tenés que poder distinguir".

Otro de los casos polémicos de su gestión fue el de Santiago Maldonado: "El mundo enterio vio lo que pasó con Maldonado. Quedó en el mismo lugar donde se ahogó sin que nadie lo vieses ni lo tocase. Ni Gendarmería ni nuestro gobierno, nunca, hubieran hecho desaparecer a una persona. Es un principio y nosotros tenemos principios. Nunca espíamos a la familia Maldonado. El Estado los ayudó, le dio plata a Sergio Maldonado para que pudiera viajar y hacer los trámites. Yo pasé 78 días muy difíciles. Pero cuando uno defiende la verdad y esa verdad se corrobora uno siente algo muy profundo. Duele que haya muerto, pero no lo mató nadie. Él tomó la decisión de correr, de escaparse y quedó atrapado en un río muy difícil que ni los prefectos se animaban a entrar".

Si llega a ser presidenta, ¿la ley del aborto seguiría?: "Yo creo que es algo que se votó. No creo que se puedan discutir cosas que ya se han discutido. No podemos abrir debates que nos hagan desviar de los problemas. No quiero abrir debates que nos lleven a una discusión eterna y de división. Bueno, no sé si otro presidente en otro momento de la historia lo quiere hacer, lo hará".

Si vamos a la caja negra de su vida, ¿cuál es el momento que la convierte en la persona que es hoy: "Un día estábamos en un acto de las Juventudes Políticas y desde la juventud peronista estábamos muy enojados porque los de la juventud radical eran diez veces más que nosotros. Y ellos marchaban adelante y los peronistas eso les molestaba. En el acto, estaba hablando un compañero y veo que la juventud peronista le empieza a pegar a la juventud radical. Se armó un despelote: piñas, balazos, agarraban las banderas, como queriéndo correrlos de su lugar y estábamos todos defendiendo la misma causa. Veía que nadie hacía nada y agarré el micrófono y dije: 'Yo soy Patricia Bullrich, de la Juventud Peronista y les quiero pedir a todos los jóvenes peronistas que estamos en un acto de convivencia democrática. Estamos en un momento en el que todos los jóvenes tenemos que estar juntos. Así que les pido que dejen de hacer lo que están haciendo, dejen la violencia de lado. Me acuerdo que salió una nota en Clarín que me describía como alguien que logró algo que parecía imposible, que se iban a matar ahí. Yo sentí que me salió el liderazgo de adentro".

Comentarios