No te pierdas las últimas noticias

Activa las notificaciones y enterate de todo

No te pierdas las últimas noticias

Selecciona los temas que más te interesan

Actualidad

Se derrumba el precio del petróleo, ¿Qué efectos tiene en Argentina?

Precio de las naftas, Vaca Muerta y las provincias

Se derrumba el precio del petróleo, ¿Qué efectos tiene en Argentina?

Se derrumba el precio del petróleo, ¿Qué efectos tiene en Argentina?

Por: Gonzalo Finlez

Este lunes amaneció con un marcado derrumbe en las cotizaciones del petróleo a nivel internacional. Las caídas llegaron a promediar un 30%. El debilitamiento de la economía global por la expansión del coronavirus acentuó una “guerra de precios” entre Arabia Saudita y Rusia. La disputa entre las potencias petroleras para conquistar mercados hace que el barril Brent (de referencia para Argentina) esté cotizando alrededor de los u$s 35. ¿Cómo afecta esto a nuestro país?

Naftas

En primer lugar, uno esperaría que una caída en el precio del petróleo repercuta directamente en una baja en las tarifas de los combustibles en surtidor. De esta forma, en las próximas horas deberíamos recibir la noticia de una baja en los precios de las naftas. Sin embargo, es muy poco probable que esto suceda, ya que el sector hidrocarburífero en nuestro país se encuentra fuertemente regulado. 

Por empezar, el precio de las naftas se encuentra congelado. Llamativamente, y como muestra de la extrema volatilidad a la que asistimos, las empresas del sector venían reclamando un incremento al precio de los combustibles del 10%, generando rumores sobre un eventual anuncio del Gobierno convalidando la suba. El pedido se desprendía de un “atraso” del precio local con respecto a la cotización internacional, lo cual achicaba los márgenes de ganancia de las petroleras. En pocas semanas, la situación dio un giro de 180 grados: con la cotización actual, el aumento en surtidor pasaría a archivarse. Incluso, si la tendencia bajista en los precios internacionales se sostiene, los combustibles también deberían hacerlo. Sin embargo, es poco probable que ocurra, debido al achicamiento del margen de ganancia para las empresas. 

Vaca Muerta

 

Pero el problema del margen de ganancia no sólo se remite al precio en surtidor. De mantenerse la depresión petrolera, puede generar efectos graves para el desarrollo del famoso yacimiento. Es que, en momentos donde la actividad en la cuenca neuquina se encuentra semi paralizada, un barril en u$s 35 hace casi imposible su desarrollo productivo. 

El jueves pasado, en una conferencia frente a inversores en Wall Street, el CEO de YPF Daniel González anunció que si el Brent se mantiene por debajo de los u$s 50 “es difícil hacer inversiones en nuevos bloques” de producción no convencional, como los que se encuentran en Vaca Muerta. En el mismo sentido, los expertos del sector calculan necesario un barril en por lo menos 40 dólares para no alterar la ecuación económica de los proyectos. Estos datos vuelven a poner sobre la mesa la viabilidad del desarrollo en la explotación de las formaciones neuquinas. 

De sostenerse la tendencia bajista, el Gobierno podría optar por la implementación de un “barril criollo”, al estilo Cristina Kirchner. Esto consiste en subsidiar a las empresas petroleras para garantizarles un barril a, digamos, u$s 55, para de sostener las ganancias de las compañías a costa de gasto estatal. Está por verse si una política de este estilo estará inscripta en el proyecto de Ley de Hidrocarburos que anunció Alberto Fernández en la apertura de las sesiones legislativas, y si el Estado posee los fondos necesarios para aplicarla. 

Provincias

Quienes miran con especial atención el conflicto entre las principales potencias petroleras son los Gobernadores de las provincias con yacimientos en actividad. Neuquén, Río Negro y Chubut son algunas de las principales beneficiarias del combustible fósil. Éstas poseen un presupuesto muy dependiente a las regalías petroleras, pagos que realizan las empresas a los gobiernos provinciales, que corresponden a un porcentaje del valor generado en la producción. El caso extremo es el de Chubut, la cual depende fuertemente de las regalías generadas en el Golfo San Jorge. La provincia enfrenta graves problemas presupuestarios, con dificultades para pagar salarios y cuya salida a la crisis depende casi exclusivamente del futuro de la industria petrolera. 

En definitiva, los consumidores de combustibles pueden verse parcialmente beneficiados por esta debacle petrolera. Sin embargo, la amenaza que esto representa para Vaca Muerta es alarmante. En momentos de definiciones sobre la negociación de la deuda externa argentina, que un sector con potencial para generar dólares entre en crisis debilitaría nuestra posición frente a los acreedores internacionales.

En esta nota:

Comentarios