No te pierdas las últimas noticias

Activa las notificaciones y enterate de todo

No te pierdas las últimas noticias

Selecciona los temas que más te interesan

Utilizamos cookies para garantizar que siempre obtengas la mejor experiencia cuando visites nuestro sitio web. Al hacer click en "aceptar", aceptás nuestra configuración estándar.
Actualidad SOCIEDAD

El relato de un argentino varado en España: "Lo terrible de este momento es que nadie te da respuestas"

Leandro llegó a Madrid el 4 de julio y debía regresar a la Argentina el 21 del mismo mes, pero, con las restricciones vigentes, se convirtió en otros de los miles de argentinos varados en el exterior. 

El relato de un argentino varado en España: "Lo terrible de este momento es que nadie te da respuestas"

El relato de un argentino varado en España: "Lo terrible de este momento es que nadie te da respuestas"

El 4 de julio, Leandro y su novia llegaron a Madrid, España, para pasar unas semanas de vacaciones. Habían sacado su pasaje en febrero del 2020, pero la pandemia los había obligado a cambiar la fecha más de una vez.

Para principios del mes pasado, en la Argentina comenzaba a ceder la segunda ola, pero la variante Delta hacía subir los contagios en Europa. En ese marco, el Gobierno redujo el ingreso por vía aérea a 600 pasajeros por día. Fue una semana antes de que Leandro viajara. La medida, en principio, regiría hasta el 9 de julio.

“Terminé de pagarlo (el pasaje) y sacaron las restricciones al día siguiente. Tuve que decidir si me arriesgaba”, explica Leandro a Filo.News.

Su regreso estaba programado para el 21 de julio, pero el 13 ya le comunicaron, vía mail, que le cancelaban el pasaje de vuelta. En medio de las restricciones para ingresar a nuestro país, la compañía le ofrecía un vuelo para el 6 de agosto. En semejante contexto, Leandro tomó el viaje, pero el 29 de julio volvieron a cancelarle el pasaje.

"No sabemos cuándo vamos a volver. Eso es lo terrible en este momento, que nadie te da respuestas"

“Al toque contacté a la agencia y me dijeron ‘te puedo ofrecer el 19 de agosto’. Y le dije que no, porque estoy esperando desde el 21 de julio y no me sirve el 19 de agosto, por mi trabajo, porque no puedo trabajar remoto. Me dijeron que no podían, que no había lugar. Los volví a contactar unas horas más tarde y ya me ofrecían para el 28 de agosto”, cuenta.

Desde entonces, Leandro habla prácticamente todos los días con la empresa, y todos los días obtiene una respuesta diferente: le ofrecieron 26, 27 y 28 de agosto, mediados de septiembre y hasta fin de octubre.

Leandro asegura que son, por lo menos, 250 los argentinos varados en España. Las aerolíneas calculan que hay más de 6.000 en el exterior.
Leandro asegura que son, por lo menos, 250 los argentinos varados en España. Las aerolíneas calculan que hay más de 6.000 en el exterior.

“La parte más desesperante es no tener respuesta, no sabemos cuándo vamos a volver. Eso es lo terrible en este momento, que no sabemos, y nadie te da respuestas”, afirma. Leandro ya fue al Consulado argentino en Madrid, pero allí le dijeron que ellos no podían hacer nada, ya que el tema depende de Migraciones. Buscó entonces viajar a Asunción y volver al país vía terrestre. En Paraguay le dijeron que podía ingresar al país, pero que para ingresar a la Argentina necesitaba una autorización de Migraciones; el organismo le dijo que para obtener dicho documento tenía que comunicarse con el Consulado argentino en Paraguay, que a su vez lo mandó, de vuelta, a Migraciones. Así de enrevesada es la situación.

"Hay gente varada desde principios de julio. Se están quedando en la lona"

“Estamos todos sin respuesta”, dice Leandro. “Todos” porque él no es el único. Son, por lo menos, 250 -en España; son entre 6.000 y 7.000 en el exterior, según estimaciones de las aerolíneas-. Por WhatsApp, se mantienen comunicados y buscan la manera de regresar. Analizan, por ejemplo, contratar un vuelo privado a Paraguay y, desde allí, ingresar a la Argentina. Hasta están dispuestos a pagar todo el aislamiento en nuestro país con tal de poder regresar (cabe recordar que cada pasajero que regresa del exterior debe cumplir siete días de aislamiento).

Las alternativas que manejan para regresar implican un gran costo, pero, tal como explica Leandro, todo es más barato si se compara con el esfuerzo económico que supone vivir en Europa, donde todo se paga en euros.

Él, dentro de todo, tiene una ventaja: en Madrid los aloja la hermana de una conocida de ellos. Pero advierte por otras personas “que están quedando en la lona”. “Hay gente que está varada desde principios de julio”, alerta.

Sin embargo, como mencionó algunos párrafos más arriba, su trabajo es una preocupación. Leandro es asistente de producción; su función requiere presencialidad. Al no tener precisiones para la vuelta, se ofreció a cumplir tareas “administrativas”, con tal de no quedar inactivo. Pero los días pasan y la incertidumbre acecha. “No sé si tendré que tomar vacaciones a cuenta o si se me descontarán los días. Mientras tanto me ofrecí a hacer algo, aunque sea algo más administrativo, para no quedar inactivo y que no se me descuenten los días”.

"Era un pasaje que tenía desde hace un año y medio y lo había cambiado tres veces. Si no, no hubiera sacado un pasaje, me hubiera quedado en mi casa", reflexiona.

Este viernes vence la disposición -actualmente pueden ingresar 7.000 pasajeros por semana- y en el Ministerio de Salud consideran necesario continuar con esta medida, dispuesta para retrasar el ingreso de la variante Delta. En la Argentina ya se detectaron los primeros casos, pero las autoridades sanitarias afirman que aún no hay circulación comunitaria.

Comentarios