No te pierdas las últimas noticias

Activa las notificaciones y enterate de todo

No te pierdas las últimas noticias

Selecciona los temas que más te interesan

Autonexo

La Casa de Papel, Netflix y las metáforas entre Maserati y un 600

Un diálogo entre Denver y Río en referencia a Tokio generó opiniones entre los fabricantes.

La Casa de Papel, Netflix y las metáforas entre Maserati y un 600

La Casa de Papel, Netflix y las metáforas entre Maserati y un 600

Avatar del

Por: Redacción FiloNews

Antes de continuar con la lectura cabe aclarar que se mostrará una escena de la cuarta temporada de la serie española La Casa de Papel, la cual se ha convertido en un éxito mundial a través de Netflix.

En uno de los capítulos se ha utilizado una metáfora relacionada al mundo del automóvil para explicar la relación entre Río y Tokio.

“Tokio es un puto Maserati. Y todo el mundo quiere un puto Maserati. Y si tu coges el Maserati y lo dejas en la calle, con las puertas abiertas y las llaves puestas es porque estás muy jodido”, le suelta Denver a Río en una escena mientras realizan el asalto al Banco de España.

Esto llevó, por ejemplo, a la cuenta oficial de Maserati Argentina se jacte de sus productos a partir de la frase de Denver: “Tokio, Maserati. Todos quieren tenerla. Se llama deseo”, publicaron.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Tokyo, Maserati. Todos quieren tenerla. Se llama deseo. @lacasadepapel #lcdp4 #maserati #maseratiatthemovies

Una publicación compartida de Maserati Argentina (@maseratiar) el

Sin embargo, desde el Twitter de Netflix España hicieron un comentario comparando a un Maserati con un 600. Sí, el histórico e inolvidable Fiat 600 que se comercializó en la Argentina y que en el país español lo vendió SEAT durante más 15 años.

“Eres un Maserati. No te quedes con alguien que te trate como un 600”, escribieron en las redes de la plataforma de películas y series.

Entre las respuestas que ha recibido el tuit, se destaca la de SEAT: “A menos que ‘tratarte como a un 600’ signifique cuidarte durante los próximos 50 años y vivir el resto de aventuras de tu vida juntos”.

En esta nota:

Comentarios