No te pierdas las últimas noticias

Activa las notificaciones y enterate de todo

No te pierdas las últimas noticias

Selecciona los temas que más te interesan

Utilizamos cookies para garantizar que siempre obtengas la mejor experiencia cuando visites nuestro sitio web. Al hacer click en "aceptar", aceptás nuestra configuración estándar.
Ciencia

8 de Julio: Día Mundial de la Alergia

En esta nota, todo sobre las enfermedades alérgicas.

8 de Julio: Día Mundial de la Alergia

8 de Julio: Día Mundial de la Alergia

Cada 8 de julio, la Organización Mundial de la Alergia celebra el Día Mundial de la Alergia con el objetivo de concientizar sobre las enfermedades alérgicas que, según la Organización Mundial de la Salud, están entre las seis patologías más frecuentes.

Las alergias aparecen cuando el sistema inmunitario reacciona ante una sustancia extraña (como el polen, el veneno de abejas o la caspa de las mascotas) o un alimento que no provoca una reacción en la mayoría de las personas. Esa sustancia —denominada alérgeno o antígeno— por sí misma es inofensiva, pero afecta a personas genéticamente susceptibles o predispuestas.

Cuando existen alergias, el sistema inmunitario produce anticuerpos que identifican a un alérgeno en particular como dañino, incluso si no lo es; y al entrar en contacto con el alérgeno, la reacción del sistema inmunitario puede hacer que la piel, los senos paranasales, las vías respiratorias o el aparato digestivo se inflamen.

La gravedad de las alergias varía según la persona y puede ir desde una irritación menor hasta anafilaxis (una situación de emergencia potencialmente mortal). Si bien la mayoría de las alergias no tienen cura, los tratamientos pueden ayudar a aliviar los síntomas de alergia.

Dependiendo del tipo de alérgeno y de la puerta de entrada, podemos encontrar diferentes patologías:

  • Conjuntivitis: picor de ojos, lagrimeo, sensación de quemazón o arenilla en el ojo, enrojecimiento ocular.
  • Rinitis: picor nasal, estornudos seguidos, obstrucción nasal, goteo o rinorrea, sensación de nariz tapada.
  • Asma alérgica: tos con o sin expectoración, ahogo, silbidos en el pecho, dificultad respiratoria.
  • Dermatitis atópica: erupción de la piel localizada en los pliegues y con frecuencia en niños.
  • Urticaria: ronchas o habones, picor o erupción de la piel.
  • Angioedema: hinchazón de párpados, labios o extremidades. Cuando el edema se localiza en la lengua o a nivel laringeo (edema de glotis), éste representa una urgencia médica por riesgo de asfixia.
  • Dermatitis de contacto: erupción de la zona de la piel que ha estado en contacto con el alérgeno.
  • Anafilaxia: ciertos insectos, medicamentos y algunos alimentos pueden desencadenar todos los síntomas anteriores agravados con hipotensión, vómitos, diarrea, calambres, poniéndose en peligro la vida.

El diagnóstico, por otro lado, no es sencillo. Para ello es importante la historia clínica del paciente, las condiciones ambientales que le rodean, los factores desencadenantes de síntomas y los antecedentes familiares de alergia, entre otras cosas. Asimismo, también existen para el diagnóstico pruebas cutáneas y análisis de sangre para detectar el o los alérgenos sospechosos de causar los síntomas.

Los tratamientos, finalmente, inlcuyen desde identificar y evitar los alérgenos hasta medicamentos para ayudar a reducir la reacción del sistema inmunitario, inmunoterapia para las alergias graves y epinefrina de emergencia administrada para las reacciones graves.

Comentarios