Ir al contenido
Logo
Ciencia

Cómo navegan en las relaciones románticas las personas asexuales

Si bien las personas asexuales carecen de atracción sexual, eso no significa que no deseen vínculos o relaciones románticas. 

Cómo navegan en las relaciones románticas las personas asexuales

Aunque se estima que el 1% de las personas se identifican como asexuales, lo que se define comúnmente como la falta de atracción sexual, las personas asexuales permanecen relativamente invisibles y rara vez se investigan. Asimismo, suelen ser objeto de discriminación y estereotipos como, por ejemplo, que son "arománticas" (es decir, que no están interesadas en tener relaciones románticas o que no son capaces de hacerlo). Sin embargo, esto no podría estar más alejado de la realidad. La asexualidad existe en un espectro, y hay una amplia gama en cómo los miembros de este grupo experimentan la sexualidad y el romance.

En un estudio publicado recientemente en la revista académica Frontiers in Psychology, un equipo de investigadores encuestó a personas en el espectro asexual que actualmente tenían relaciones románticas con el objetivo de conocer cómo experimentaban esos vínculos y llamar la atención sobre sus experiencias, que no son tan diferentes de las de las personas que no están en el espectro asexual.

"Si existe el sexo sin amor, ¿por qué no puede existir también el amor sin sexo?".

Alexandra Brozowski, psicóloga e investigadora principal del trabajo publicado, se define a si misma dentro de un área gris de la asexualidad: siente atracción romántica, pero experimenta atracciones sexuales fluctuantes o limitadas. Sin embargo, en la investigación existente, encontró pocos ejemplos de personas como ella. "La mayoría de los estudios parecen centrarse en personas que son completamente asexuales, no en el área gris", destaca.

Por otro lado, agrega que en los medios populares rara vez aparecen las personas asexuales y cuando lo hacen, con frecuencia se los presenta como "extraños, robóticos e incapaces de amar". También hay un elemento de negación, con muchas personas que creen que la asexualidad es imposible, que aquellos que se identifican como tal deben tener algún problema,o bien que "no encontraron a la persona adecuada" o necesitan "esforzarse más".

Estas experiencias son algunas de las que la llevaron abordar los diferentes matices de la asexualidad que existen y dar voz a su propia comunidad. Por ejemplo, algunas personas asexuales eligen tener relaciones de manera diferente, en relaciones no monógamas o bien en modelos que muestran cómo la atracción romántica y sexual son dos experiencias distintas y, por lo tanto, uno puede experimentar el sexo sin amor y el amor sin sexo.

A partir de todas esas ideas, en el estudio que llevaron a cabo encuestaron a 485 personas que se identificaron a sí mismas como partes del espectro asexual y que actualmente tenían una relación romántica, incluyendo una diversidad significativa de sus orientaciones sexuales (bisexuales, heterosexuales, homosexuales, etc). Las preguntas indagaban en cuestiones como la satisfacción con la relación, sus niveles de inversión en la misma y cómo percibían ls alternativas u otras maneras de vincularse. 

Además, exploraron sus estilos de apego, algo que se define como la forma en que las personas abordan sus relaciones cercanas y que, por lo general, se forma en la niñez y es un patrón que continúa hasta la edad adulta. Entre estas es posible distinguir un "estilo de apego ansioso", que se suele caracterizar por sentirse preocupados por el abandono y ansiosos por perder la relación; un "estilo de apego evitativo", lo que significa que alguien puede alejar a las personas o temer la intimidad emocional; o un "estilo de apego seguro", que es cuando las personas se sienten seguras en sus emociones y pueden mantener relaciones duraderas.

Según encontraron, las personas asexuales que estaban más satisfechas e invertían más recursos estaban más comprometidas en sus relaciones. Como era de esperar, aquellas con un estilo de apego evitativo estaban menos comprometidas, satisfechas e involucradas en sus relaciones, al igual que los vínculos de las personas que si experimentan atracción sexual.

En contraste, entre las personas asexuales, un estilo de apego ansioso en realidad se correlacionó con un mayor compromiso y satisfacción, mientras que lo contrario tiende a ocurrir en otro tipo de relaciones.

"Espero que esta investigación ayude a normalizar la idea de que los asexuales pueden prosperar en las relaciones románticas. Resulta que los asexuales pueden experimentar el amor romántico tanto como lo hacen otras orientaciones sexuales: con las mismas oportunidades de alegría y crecimiento, los mismos desafíos de navegar conflictos y compromisos, y la misma posibilidad de un compromiso de por vida", finalizó Brozowski.