No te pierdas las últimas noticias

Activa las notificaciones y enterate de todo

No te pierdas las últimas noticias

Selecciona los temas que más te interesan

Ciencia

Día Mundial del Corazón: lanzan una campaña para promover la salud cardiovascular

Las enfermedades cardiovasculares representan en la Argentina la primera causa de muerte. ¿Cuáles son sus síntomas y cómo se previenen?

Día Mundial del Corazón: lanzan una campaña para promover la salud cardiovascular

Día Mundial del Corazón: lanzan una campaña para promover la salud cardiovascular

Las enfermedades cardiovasculares son aquellas que afectan al corazón y a todas las arterias del organismo y son la principal causa de muerte en Argentina y el mundo. Pueden estar originadas por múltiples factores que van desde el tabaquismo a la diabetes pasando por la presión arterial alta y la obesidad, la contaminación del aire o patologías menos comunes, como la enfermedad de Chagas o la amíloidosis cardiaca.

En los tiempos de la COVID-19, los pacientes con enfermedad cardiovsacular (ECV) se enfrentan a una doble ameneza. No solo están expuestos a un mayor riesgo pudiendo desarrollar formas más graves de la COVID-19, sino que también es posible que descuiden la atención médica que requiere su corazón por temor a acudir a un centro donde se pueda producir el contagio.

Por ello, con motivo del Día Mundial del Corazón, que se celebra el 29 de septiembre, desde el  Ministerio de Salud, junto a la Sociedad Argentina de Cardiología (SAC), la Fundación Cardiología Argentina (FCA) y la Federación Argentina de Cardiología (FAC), lanzan una campaña de promoción para el cuidado de la población sobre las enfermedades cardiovasculares.

La misma consiste en la difusión de mensajes claves sobre enfermedad coronaria, hipertensión arterial, vacunación, salud emocional, corazón y mujer, actividad física, diabetes, obesidad, tabaquismo, alimentación y adherencia al tratamiento por parte de referentes de cada temática a través de las redes sociales y medios de comunicación.

Cuidar el corazón es doblemente importante este año, ya que las personas con antecedentes tienen más riesgo de enfermar gravemente por Covid-19 y, también, porque el virus SARS-COV-2 puede generar alteraciones cardíacas en personas de todas las edades, aunque no hayan tenido mayores síntomas.

El nuevo coronavirus puede dañar al corazón en forma directa, invadiendo las células del músculo cardíaco (cardiomiocitos), o puede invadir las paredes internas que tapizan las arterias coronarias (endotelio). Como sea, el resultado puede ser una inflamación del corazón o miocarditis, una arritmia peligrosa, un agravamiento de la insuficiencia cardíaca, un síndrome de Takotsubo o un shock cardiogénico, entre otras afecciones.

 

Recordemos que estas enfermedades suelen tener un largo período de tiempo en el cual no presentan ningún síntoma. Durante este período existen estudios complejos capaces de detectar en algunos pacientes pero su necesidad de realizarlos debe ser valorada por un especialista. Cuando se vuelven sintomáticas, lo hacen habitualmente a través de un cuadro agudo y grave como el infarto cardiaco (IAM) o el ACV.

En el caso de la enfermedad coronaria, los síntomas se caracterizan por dolor fuerte en el centro del pecho, puede irradiarse a uno o ambos brazos, la espalda, la boca del estómago o el cuello; y falta de aire; cuando el compromiso afecta a las arterias que irrigan el cerebro suele aparecer pérdida súbita de fuerza o sensibilidad en alguna parte del cuerpo, dificultades para hablar o entender lo que otros están diciendo.

Para prevenir, es importante no fumar y evitar la exposición al humo de tabaco ajeno, reducir al mínimo el consumo de alimentos con alto contenido de azúcares y sal, revisar periódicamente los niveles de presión arterial, el colesterol y el azúcar en la sangre (glucemia) y mantenerlos bajo control con el tratamiento indicado por el médico, mantenerse físicamente activo la mayor parte de los días de la semana (o todos los días, de ser posible), bajar de peso (si se tiene sobrepeso) y mantener un peso saludable y consultar periódicamente al médico de cabecera.

Ante un dolor de pecho, dificultad para respirar o problemas para mover una parte del cuerpo, la SAC subraya que es preciso consultar rápidamente a una guardia. Los riesgos de enfermar y morir del corazón son mucho mayores a los de contagiarse con COVID-19, y los centros hospitalarios están preparados para atender a los pacientes, hacer diagnósticos y tratamientos cardiovasculares, incluso durante la pandemia.

Si llegara a presentar dolor fuerte en el centro del pecho, falta de aire, pérdida súbita de fuerza o debilidad en alguna parte del cuerpo, dificultades para hablar o entender lo que le dicen, consulte en forma urgente a una guardia de emergencias para recibir atención médica.

Recuerde siempre que en el caso de un infarto cardiaco (IAM) o un ACV, el tiempo lo es todo.

Comentarios