No te pierdas las últimas noticias

Activa las notificaciones y enterate de todo

No te pierdas las últimas noticias

Selecciona los temas que más te interesan

Utilizamos cookies para garantizar que siempre obtengas la mejor experiencia cuando visites nuestro sitio web. Al hacer click en "aceptar", aceptás nuestra configuración estándar.
Ciencia

El clima cálido está provocando que los animales "cambien de forma"

Aunque algunas especies se adaptarán, puede que otras no sean capaces de cambiar y sobrevivir.

 
El clima cálido está provocando que los animales "cambien de forma"

El clima cálido está provocando que los animales "cambien de forma"

El cambio climático no es solo un problema humano, los animales también tienen que adaptarse; y de acuerdo a un nuevo estudio, algunas especies de "sangre caliente" están cambiando de forma y desarrollando picos, patas y orejas más grandes para regular mejor la temperatura corporal a medida que el planeta se calienta

Según una de las autoras, aunque algunas especies se adaptarán, puede que otras no sean capaces de cambiar y sobrevivir.

Publicados en la revista Trends in Ecology and Evolution, los resultados de la investigadora Sara Ryding y su equipo describen cómo tales cambios se han estado produciendo en amplias regiones geográficas y entre una diversa gama de especies, por lo que hay poco en común aparte del cambio climático.

Los cambios reportados más notables fueron, particularmente, en aves. Varias especies de loros mostraron, por ejemplo, un aumento promedio del 4% al 10% en el tamaño del pico desde 1871, y esto se correlaciona positivamente con la temperatura del verano cada año. En los juncos ojioscuros de América del Norte, un tipo de pájaro cantor pequeño, se encontró un vínculo entre el aumento del tamaño del pico y las temperaturas extremas en ambientes fríos

Si bien el aumento en los apéndices es bastante pequeño —menos del 10%, por lo que es poco probable que los cambios se noten de inmediato—, Ryding prevé que aumenten los apéndices prominentes, como las orejas, "por lo que podríamos terminar con un Dumbo real en un futuro no muy lejano", señala. Esto sucede porque, en los animales, apéndices como los picos de aves, las colas de conejos y las orejas de mamíferos sirven para disipar el exceso de calor corporal. La regla de Allen, en la que los animales en climas más cálidos tienen apéndices más grandes para facilitar un intercambio de calor más eficiente, refleja esto.

El cambio de forma, agrega la investigadora, no significa que los animales estén lidiando con el cambio climático y que todo está bien, sino más bien que están evolucionando para sobrevivir, "pero no estamos seguros de cuáles son las otras consecuencias ecológicas de estos cambios, o de hecho, que todas las especies sean capaces de cambiar y sobrevivir", sostiene.

"Muchas veces, cuando se discute el cambio climático en los principales medios de comunicación, la gente se pregunta '¿pueden los humanos superar esto?' o '¿qué tecnología puede resolver esto?'. Ya es hora de que reconozcamos que los animales también tienen que adaptarse a estos cambios, pero esto está ocurriendo a un ritmo mayor de lo que había ocurrido durante la mayor parte del tiempo evolutivo", dice Ryding. "El cambio climático que hemos creado está ejerciendo mucha presión sobre ellos, y aunque algunas especies se adaptarán, otras no".

Comentarios