No te pierdas las últimas noticias

Activa las notificaciones y enterate de todo

No te pierdas las últimas noticias

Selecciona los temas que más te interesan

Protón Salud

¿Protector solar... frente a la computadora, la tablet y el smartphone?

Hay preocupación sobre los efectos de la luz azul de las pantallas en el envejecimiento de la piel, pero ¿qué evidencia tenemos de esto?

¿Protector solar... frente a la computadora, la tablet y el smartphone?

¿Protector solar... frente a la computadora, la tablet y el smartphone?

Sabemos hace rato que mirar una pantalla durante horas puede, entre otras cosas, dañarnos la vista, alterar nuestros patrones de sueño y disminuir nuestra capacidad de concentración. Pero hay otra consecuencia menos conocida: la luz azul de nuestras pantallas podría envejecer nuestra piel. Ahora ¿necesitamos realmente un protector solar cuando usamos dispositivos electrónicos?

¿Qué es la luz azul?

Emitida tanto por el Sol como por las pantallas electrónicas, la luz azul es la luz visible de alta energía (HEV) con longitudes de onda de 380 a 500 nm. Ya causó preocupación por los efectos que podría tener en nuestros ritmos circadianos pero cuando se trata de los daños a la piel, las conclusiones son mixtas.

Por un lado, hay estudios que muestran que puede causar la muerte celular de la piel, hiperpigmentación, envejecimiento y la producción de radicales libres (que pueden causar cáncer y otros daños en la piel); mientras que otros encontraron efectos más positivos en la forma de curación de heridas en ratas, la eliminación del acné y el tratamiento de la ictericia en los recién nacidos.

La discrepancia entre los efectos nocivos y los efectos positivos de la luz, sostienen los expertos, tiene que ver con la intensidad y la duración de la exposición a la misma: algunos imitaron las condiciones que podemos experimentar en un día soleado y otros aumentaron la intensidad para ver efectos notables en la piel.

¿Entonces? La luz azul de computadoras y los smartphones tienen muy poca intensidad  como para ser relevante para los efectos del envejecimiento, por lo que no necesitamos preocuparnos.

En cuanto a la luz solar, el mayor daño viene principalmente de los rayos UV (para ser exactos, el 67% de los radicales libres nombrados arriba provienen de los rayos UV y el 33% de la luz azul).

Pero si quisiéramos protegernos de la luz azul, a diferencia de lo que sucede con los rayos UVA o UVB, no hay estándares establecidos en los protectores solares para saber cuán protegido estamos

Es mejor aplicarse el protector solar regularmente, usar ropa y gorra, estar a la sombra y, fundamentalmente, evitar la exposición solar en los horarios del mediodía (entre las 11 y las 16 horas).

Comentarios