No te pierdas las últimas noticias

Activa las notificaciones y enterate de todo

No te pierdas las últimas noticias

Selecciona los temas que más te interesan

Utilizamos cookies para garantizar que siempre obtengas la mejor experiencia cuando visites nuestro sitio web. Al hacer click en "aceptar", aceptás nuestra configuración estándar.
Ciencia

Se disparó el uso de psicofármacos durante la pandemia

Nuestro país muestra un creciente consumo de psicofármacos desde hace décadas, situación que en el último año y empezada la pandemia se profundizó por razones sociales y psicológicas.

Se disparó el uso de psicofármacos durante la pandemia

Se disparó el uso de psicofármacos durante la pandemia

De acuerdo al Observatorio de Adicciones y Consumos Problemáticos, se advierte un gran aumento en el consumo de psicofármacos durante la pandemia del covid-19. Específicamente, el de dos psicofármacos: el clonazepam y el alprazolam que se venden bajo receta. Estos psicotrópicos se encuentran entre los 15 más vendidos en el país y la tasa de crecimiento de sus ventas supera varias veces el promedio general. 

Durante el año del inicio de la pandemia, el total de medicamentos vendidos fue de 689.838.945 unidades, rompiendo con la tendencia descendente de 2019 al aumentar un 1,35%. Los fármacos que actúan sobre el sistema nervioso central (SNC) representan el 16,59% del mercado total al haberse dispensando más de 114 millones de medicamentos de este grupo, habiendo aumentado un 6,5% más que en el 2019, o sea en el 2020 se vendieron unos 7 millones de unidades más de productos que actúan sobre el SNC, destacándose entre ellos la fuerte demanda de Paracetamol.

Dentro de este grupo farmacológico, también se encuentran los medicamentos que son utilizados para tratamientos psiquiátricos que muestran un crecimiento de 5,69% en 2020, alcanzando las 51.951.691 unidades totales.

Todos los subgrupos de estos medicamentos mostraron aumentos, destacándose:

  • los sedantes con 9,18% y
  • los antipsicóticos 8,59%

Y en cantidades, fueron vendidas casi 20 millones de antiepilépticos.

En el 2020, dentro de los 100 medicamentos más vendidos, se encuentran el clonazepam con 10.598.329 y el alprazolam con 6.784.510 pastillas dispensadas. De acuerdo a la Confederación Farmacéutica Argentina (COFA), durante 2020 se vendieron 538.514 unidades más de clonazepam y 344.880 unidades más de alprazolam que en 2019. 

En base al análisis realizado por Melisa Murialdo, esta tendencia creciente en la venta de psicofármacos se mantiene en 2021, aunque en un porcentaje levemente menor (4,51% de aumento total contra 5,69% en el año de la pandemia). Los datos hasta el momento son hasta julio del año actual, cuando ya son más de 30 millones de unidades dispensadas. En los últimos tres años, se han vendido más de 4 millones de psicofármacos por mes en el país. 

Otro dato llamativo que mantiene su tendencia en el año actual, es el aumento de la venta de medicamentos sin receta, o sea productos que no tienen descuentos de obra social ni prepaga y que, a pesar de la crisis económica, continuaron aumentando sus ventas, considerando los 10 productos más vendidos, en el primer semestre del 2021 la tasa de crecimiento fue del 23,39% con respecto al mismo periodo del año pasado. 

En Argentina, antes de la pandemia, se estimaba que 15 de cada 100 ciudadanos (casi 3 millones de personas) consumían drogas bajo receta. También, 2 de cada 10 personas que consumieron alguna vez tranquilizantes, lo hicieron con receta médica y luego continuaron por su cuenta.

De acuerdo a expertos en salud mental, la razón del aumento de psicofármacos se debió en parte a los trastornos en la salud mental que trajo la Covid-19 como el insomnio y los problemas de sueño; también a otros problemas que algunas personas tenían hace mucho tiempo sin saberlo porque habían generado hasta el momento barreras para superarlos, como la ansiedad, y por otro lado a la inadaptabilidad de algunos a los cambios de hábitos, rutinas y horarios. En el caso de los adolescentes, para "estar a la moda".

¿Cuáles son las causas de estos aumentos?

  1. Automedicación: La facilidad de acceso que tienen los argentinos a sustancias.
  2. Medicalización de la vida cotidiana: Fantasía de tomar una pastilla para sentirse bien.
  3. Publicidad: Construye la necesidad y el factor estímulo para el consumo de medicamentos.

Las publicidades juegan un papel muy importante en la vida de las personas, ya que escuchar o ver reiteradas veces un comercial de medicamentos, puede influir en la toma de decisiones como consumir medicamentos sin receta. 

La falta de regulación y la fácil entrega posibilita a algunas personas su comercialización ilegal, esto cae en manos de traficantes que aprovechan la situación para la distribución y venta ilegal de este medicamento, que al transcurrir los años es más consumido.

Los efectos en el cuerpo actúan como relajación, pérdida de la noción del tiempo, también disminuye la actividad cerebral. En muchos casos, a estos medicamentos los mezclan con energizantes o alcohol logrando así un efecto mayor.

¿Cuáles son las posibles soluciones a la problemática del consumo excesivo de psicofármacos? Una de las consecuencias más graves que nos deja la pandemia es el consumo de psicofármacos, que superó 4 veces la venta de medicamentos en general; entre ellas las drogas como clonazepam y alprazolam, utilizadas para tratamientos de ansiedad y depresión.

Se propone desalentar los comerciales de psicofármacos, ya que el afán de estar bien siempre, no sentir dolor ni malestar se vuelve indispensable en la vida de las personas, pero como todo, los excesos pueden llevar a cosas peores, como problemas en los órganos vitales, adicciones y hasta la muerte.

En Argentina debería existir una regulación en la entrega y ventas de medicamentos, ya que la mayoría de estos no son usados adecuadamente. Algunas personas lo utilizan de manera irresponsable logrando causar efectos en el cuerpo. Una de estas es el clonazepam, que al transcurrir los años se fue volviendo una droga de moda por adolescentes.

De acuerdo a especialistas, es indispensable adoptar políticas públicas enfocadas en el uso racional de los medicamentos, entendida como condición por la cual las y los pacientes reciben la medicación adecuada a sus necesidades clínicas, en la dosis correspondiente a sus requisitos individuales. Debemos evitar la automedicación, requerir siempre la atención profesional y tener presente que estos fármacos pueden generar adicciones.

Comentarios