No te pierdas las últimas noticias

Activa las notificaciones y enterate de todo

No te pierdas las últimas noticias

Selecciona los temas que más te interesan

Cine y Series Si crees en las hadas, aplaude

Análisis | Carnival Row tiene magia pero no tiene alma

Amazon sigue sumando grandes producciones para este 2019 y ahora le toca el turno a una historia fantástica que mezcla policial negro con cuestiones políticas muy actuales. 

Por: Jessica Blady

Amazon Prime sigue pujando por un lugarcito de liderazgo dentro de las plataformas de streaming, sumando propuestas cada vez más jugadas y diversas. Mientras esperamos su precuela de “El Señor de los Anillos” (The Lord of the Rings), la magia viene por el lado de la fantasía y el policial neo noir con mucha carga sociopolítica. Sí, Carnival Row” no es la típica serie sobre hadas y criaturas mitológicas, es una historia de corte victoriano que mezcla misterios y coyuntura.   

René Echevarria (“Los 4400)” y Travis Beacham -guionista de “Titanes del Pacífico” (Pacific Rim)- son los responsables de este relato que nos lleva a un mundo fantástico donde los humanos y las criaturas mágicas convivían sin mucho problema hasta que una facción conocida como el Pacto (Pact) decidió arremeter contra todo, obligando a las hadas y otras ‘alimañas’ (como son llamadas despectivamente) a abandonar sus tierras, convertirse en refugiados, o aún peor.  

La guerra duró siete años y mientras el Pacto quedó vencedor, la República de Burgo (Burgue) se convirtió en la ciudad perdedora que decidió albergar a muchos de estos expatriados. Las alternativas para los inmigrantes no son muchas: obligados a hacinarse en Carnival Row y realizar las peores tareas o a convertirse en la servidumbre de los más adinerados. Sea cual sea su estatus, las hadas son consideradas como ciudadanos de segunda categoría que, en muchos casos, deben pagar su ‘deuda’ rebajándose un poco más.

Vignette Stonemoss (Cara Delevingne) tiene un espíritu más combativo, pero tras una emboscada de los solados del Pacto en su tierra natal, decide embarcarse rumbo al Burgo junto con otros refugiados, muchos de los cuales obtuvieron el salvoconducto gracias a ella. Lamentablemente, el barco naufraga y Vignette es la única sobreviviente, ahora forzada a pagar su deuda al dueño de la nave, Ezra Spurnrose (Andrew Gower), convirtiéndose en la doncella de su superficial hermana Imogen (Tamzin Merchant). Los Spurnrose viven en uno de los barrios más exclusivos y adinerados del Burgo, pero su pasar económico está en riesgo, justamente, debido al naufragio y otros negocios fallidos.

Esta vez, los elfos son los otros 

Mientras tanto, en los callejones de Carnival Row, el inspector Rycroft Philostrate (Orlando Bloom) se dedica a investigar una serie de ataques violentos contra los inmigrantes. Philo es un veterano de guerra y ex amante de Vignette, la cual lo dio por muerto años atrás. Por estos lares, la tensión entre ciudadanos y criaturas es cada vez más tensa, propiciando grupos de odio que, en muchos casos, también involucran a miembros de la policía. Desde la política también hay desacuerdos, y al partido gobernante y a su canciller, Absalom Breakspear (Simon McBurney), le está costando mantener la compostura y sus argumentos ante el avance de sus rivales -entre ellos Ritter Longerbane (Ronan Vibert)- que no ven con buenos ojos el terreno ganado por los extranjeros.

Si todo esto les resulta demasiado familiar es porque, entre sus escenarios victorianos, sus tramas de misterio y sus personajes de fantasía, “Carnival Row” tiene una pesada connotación política con la que es muy fácil identificarse el día de hoy, sobre todo cuando pensamos en los muros que quiere levantar Trump o los refugiados que mueren en el mar escapando de sus países en guerra.      

“Some Dark God Wakes”, el primero de los ocho episodios de esta primera temporada (ya tiene garantizada la segunda), nos mete de lleno en todos los conflictos y, obviamente, en la reunión de estos dos ‘enamorados’. De entrada, queda claro que Burgo es un polvorín que puede estallar en cualquier momento, pero también hay una amenaza más oscura que está empezando a mostrar sus intenciones. Echevarria y Beacham se dejan llevar por la atmósfera de la novela negra con más de un guiño a personajes conocidos como Jack, el Destripador; pero poco y nada nos muestran sobre la idiosincrasia de los diferentes tipos de criaturas, que por ahora sólo se pasean como parte del decorado.

No todas las hadas son como Campanita

La realidad es que en esta primera hora conocemos mucho más sobre los ciudadanos que sobre sus vecinos fantásticos, un poco dándole la razón al argumento y convirtiéndolos en protagonistas secundarios. Claro que con el correr de los capítulos esto puede cambiar, ya que no vemos a Vignette manteniendo su sumisa realidad por mucho tiempo.

Así como la xenofobia está latente en cada esquina de Burgo, la revolución del oprimido no se va a hacer esperar; y a pesar de la tibieza de este arranque, la conjunción de géneros y temáticas de “Carnival Row” puede resultar una propuesta más que interesante. Además, Orlando y Cara no están tan mal, y ambos se ven muy bonitos en la pantalla.  

En esta nota:
  • carnival row
  • amazon

Comentarios