No te pierdas las últimas noticias

Suscribite a las notificaciones y enterate de todo

Cine y Series Mi encuentro conmigo

Análisis | Living with Yourself de Netflix - con un genial Paul Rudd

Paul Rudd es el doble protagonista de esta nueva comedia dramática de Netflix que aporta una mirada más humana a un recurso bastante gastado de la narrativa cinamográfica. 

Vemos doble(Netflix)

Vemos doble | Netflix

Por: Jessica Blady

La premisa de “Cómo Vivir Contigo Mismo” (Living with Yourself) puede parecer un tanto trillada, pero de la mano de Paul Rudd todo es más llevadero. Hollywood tiene debilidad por sus historias de ‘segundas oportunidades’ a través de un cambio de vida, siempre con la ayudita de un elemento fantástico o la querida ciencia ficción que todo lo puede. Viajes en el tiempo, intercambio de cuerpos o, en este caso, la clonación, son bienvenidos como excusa (o recurso) para examinar la apabullada existencia del protagonista, no muy bien encaminada.

La comedia dramática creada por Timothy Greenberg (“The Detour”) pone a Miles Elliot (Rudd) en el centro de la trama, un creativo publicitario poco creativo, que no está pasando su mejor momento profesional, ni mucho menos personal, donde intenta infructuosamente llevar adelante una familia con su esposa Kate (Aisling Bea). Seamos sinceros, tampoco es que se esfuerce demasiado. A simple vista, Miles parece tenerlo todo, pero carece de la capacidad para apreciarlo.

Ahí es cuando entra en juego su compañero Dan (Desmin Borges), un aparente loser que, de repente, no para de ganar, sumar ideas en las presentaciones, y atravesar la vida con una sonrisa de oreja a oreja. ¿La razón? Su paso por el Top Happy Spa y un tratamiento revolucionario que parece haber ‘purificado’ su cuerpo y su alma. Después de atestiguar como su vida se sigue desmoronando, en gran parte debido a la crisis de la mediana edad, Miles decide retirar del banco todos sus ahorros (cincuenta mil dólares) y probar suerte con el procedimiento en cuestión.

El resultado está alejadísimo de lo que imaginaba, sobre todo al descubrir con horror que la respuesta a sus problemas es un clon que viene a remplazarlo. Una versión superior de su persona, más creativa y optimista, que conserva sus recuerdos, pero carece de sus experiencias. Resulta que hubo un problemita durante el “tratamiento” y, de repente, el antiguo Miles debe enfrentar a su nuevo yo, y las consecuencias que esto conlleva. Una situación hilarante, sí, pero también patética y frustrante para estos dos individuos tan parecidos y diferentes.

“Living with Yourself” arranca con “Lo Mejor Que Puedes Ser” (The Best You Can Be), el primero de los ocho capítulos de esta temporada, escrito por el propio Greenberg y dirigido por Johnathan Dayton y Valerie Faris, la dupla detrás de “Pequeña Miss Sunshine” (Little Miss Sunshine, 2006) y “La Batalla de los Sexos” (Battle of the Sexes, 2017), entre otras cosas.

Como muchos productos de Netflix, esta nueva serie gana más en un visionado en continuado sin el obstáculo del corte entre episodio y episodio, como si fuéramos espectadores de una película dividida en grandes bloques. Una salvedad muy propia del servicio de streaming que, a veces, le juega a favor y otras en contra a la narrativa. Acá aporta a la dinámica de la historia, que avanza sin prisa ni pausa, para revelar el futuro inmediato de estos dos hombres que deberán decidir qué hacer con sus vidas, o vida en común.    

Dos Rudd por el precio de uno

Rudd se carga la trama al hombro y la lleva adelante por partida doble con dos personajes muy diferentes entre sí, más allá de que comparten cara. La idea central es empezar a descubrir todas esas cosas buenas que los rodean, cambiar sus hábitos más abúlicos para el viejo Miles, mientras que el nuevo tiene todo un mundo de posibilidades por descubrir, a pesar de que sus recuerdos implantados le marcan otro rumbo. Un planteo que tiene poco de original, pero sí una mirada más fresca, humana y contemplativa sobre el ser humano en el turbulento mundo actual que, cabe la casualidad, también resulta entretenido.

“Living with Yourself” es un camino de aprendizaje para estas dos versiones protagonistas que se destaca por la gran interpretación de Paul Rudd, muchos de sus diálogos, y no mucho más. Una serie de esas que se devoran rapidito, aunque está bueno detenerse a reflexionar sobre los problemas de Miles y si clon, no tan diferentes a los nuestros.

   

En esta nota:

Comentarios