No te pierdas las últimas noticias

Activa las notificaciones y enterate de todo

No te pierdas las últimas noticias

Selecciona los temas que más te interesan

Cine y Series No se puede vivir del amor

Análisis | Love Life, una comedia romántica con el encanto de Anna Kendrick

HBO Max se lanzó en los Estados Unidos y una de sus primeras series originales es esta comedia romántica protagonizada por Anna Kendrick.

¿Dónde estás, amor de mi vida… que no te puedo encontrar?(HBO Max)

¿Dónde estás, amor de mi vida… que no te puedo encontrar? | HBO Max

Por: Jessica Blady

El pasado 27 de mayo se lanzó en Estados Unidos la esperada HBO Max, plataforma digital de WarnerMedia que reúne todo tipo de contenidos pertenecientes a la compañía, además de todas esas nuevas producciones que van a ir incorporando. Todavía falta un poquito para que el sistema on demand llegue a nuestros pagos latinoamericanos, pero mientras tanto podemos ir “testeando” lo que se viene. Entre sus primeras series originales nos encontramos con Love Life, una comedia romántica de formato antológico, que basa cada una de sus temporadas en un personaje individual en busca de ese amor ideal.

La creación de Sam Boyd arranca con diez episodios (de media hora aproximadamente) centrados en Darby Carter (Anna Kendrick), jovencita que proviene de una familia bastante fracturada. Papá y mamá se divorciaron cuando ella apenas tenía cuatro años, así que recuerda poco y nada de aquella estabilidad doméstica, antes de empezar a pasearse de hogar en hogar, donde sus padres conformaron nuevas familias. Esta parece ser la razón principal de su búsqueda constante de afecto y ese romance perfecto que llene todas sus necesidades.

Justo ahí, en esa última frase, reside uno de los mayores problemas de “Love Life”: la representación de una mujer moderna y muy capaz que solo se preocupe del amor y ningún otro aspecto de su vida. Conocemos a Darby desde chiquita, pero sus aventuras románticas comienzan en el año 2012 cuando ya está instalada en la ciudad de Nueva York, recientemente graduada de la universidad, y trabajando como guía en una galería de arte. No sabemos con certeza cuáles son sus aspiraciones personales, porque su mayor preocupación es no pasar sus días en soledad… aunque está rodeada de amigos/as y una compañera de departamento (Zoe Chao) súper canchera y desinhibida.

Así conoce a Augie Jeong (Jin Ha), el primer gran idilio de su lista, como si se tratara de la protagonista de “High Fidelity”. La idea puede sonar parecida, pero nada más alejada de la verdad, para esta idealista del amor que pronto ve como sus sueños se esfuman cuando Augie (sí) decide priorizar su trabajo y mudarse a Washington DC. Después de varios meses de romance intenso la pareja concluye que el amor a distancia no va a funcionar para ellos y ahí, en medio de la boda de su jefe, Darby descubre que Augie puede no ser ese hombre “para toda la vida”.    

Darby salta de pareja en pareja, en busca del amor ideal

Boyd sabe sacar el mejor provecho de las características de su protagonista y Kendrick vuelve a brillar gracias a su efervescente presencia en la pantalla. Pero Carter no es un personaje interesante con la que otras jóvenes mujeres se pueden identificar, acá definida (a simple vista) por cada uno de esos hombres que se tropiezan en su camino. Darby salta de trabajo en trabajo intrascendente, o toma clases de fotografía solo para poder mezclarse dentro del culto grupo de amigos de Bradley Field (Scoot McNairy), su ex jefe que, ahora en plan de divorcio, se convierte en ese “segundo amor”.

Ala larga (o a la corta), las diferencias generacionales hacen mella en la relación, aunque Darby y Bradley comparten casi un año entero de sus vidas. Igual, “Love Life” solo se concentra en el aspecto amoroso de su protagonista y hasta el de su compañera, como si las mujeres solo pensaran en sus parejas las 24 horas del día. En estos primeros dos episodios, apenas hay un atisbo por saber algo más, algo que tenga que ver con sus carreras y metas laborales, perdidas entre fotos con bebés ajenos y reuniones familiares donde hay que congratularse con la parentela del novio.

Que nunca falten las amigas cancheras

Ok, esto es parte de la idea de la serie y el ADN de su protagonista, pero cuesta tragarse que en el año 2020, lo primero que atestiguamos de Darby es un comportamiento cuasi infantil cuando lo único que espera es esa llamada de Augie, después de la primera noche que pasaron juntos. Recién para el tercer episodio (ya estamos en 2015), vemos a una Carter más “madura” que puede jugar con su sexualidad y sus encantos. Si la idea de “Love Life” es ver la evolución “amorosa” del personaje, se entienden ciertas decisiones, pero el acercamiento de Boyd no es el más “verosímil” que digamos.

La tele ya nos dejó varios productos que desmenuzan estas cuestiones amorosas con mejor tacto, compromiso y humor -“Girls”, “Insecure”, “Better Things”, “Fleabag”-, de ahí que “Love Life” no aporte nada nuevo ni vigorizante al conjunto, aunque no deja de ser una propuesta entretenida y solo atrayente gracias a su protagonista. La lenta evolución del personaje se agradece, pero no alcanza para que Darby se convierta en una verdadera abanderada de la comedia romántica modelo siglo XXI.

En esta nota:

Comentarios