Cine y Series La culpa es del mayordomo

Análisis | ¿Qué tal es Pennyworth, la historia del mayordomo de Batman?

El universo televisivo del Caballero Oscuro se sigue expandiendo a través de historias que ni siquiera lo mencionan, está vez, el aventurero pasado de su fiel sirviente. 

Más pinta de espía que de mayordomo(Epix)

Más pinta de espía que de mayordomo | Epix

Por: Jessica Blady

Epix -la cadena premium de Metro-Goldwyn-Mayer- es más conocida por sus clásicos, sus documentales, y sus especiales humorísticos y musicales, pero de a poco fue sumando series originales a la grilla para salir a competirles a los canales establecidos y a los streamers en alza. Después de asombrar con “Perpetual Grace, LTD”, prueban suerte con el mundo comiquero de la mano de Pennyworth, la historia del querido Alfred, mucho antes de convertirse en el fiel mayordomo de la familia Wayne.

Detrás de este drama criminal lleno de acción, un poquito de romance y muchos toques de espionaje, están los responsables de “Gotham”: el creador Bruno Heller y el productor ejecutivo Danny Cannon, ambos responsables del guión y la dirección de este piloto, respectivamente, que nos lleva de paseo por una lúgubre Londres en la década del sesenta. Acá, el joven Alfred Pennyworth (Jack Bannon) intenta dejar los fantasmas de la guerra detrás -durante casi una década estuvo al servicio de su majestad como miembro de las fuerzas especiales británicas-, una tarea que dejó heridas físicas y emocionales imposibles de borrar.

  

Alfie no quiere seguir los pasos de su padre como mayordomo (je), en cambio, ambiciona con recorrer su propio camino y formar una compañía de seguridad mientras trabaja como “patovica” en un club nocturno donde no faltan los altercados diarios. Así, de manera azarosa, se cruza con Thomas Wayne (Ben Aldridge), un norteamericano que llega a la ciudad para encargarse de unos negocios, y en el medio descubre un fraude financiero que lo pone en la mira de la Sociedad Cuervo (Raven Society), un grupo extremista que busca derrocar a la reina y al Parlamento y establecer, en sus palabras, “una utopía fascista”.

Pero no son los únicos. Enfrentados a ellos están los Sin Nombre (No-Names), los socialistas, que también intentan dejar su huella revolucionaria. Cualquier semejanza con la realidad británica puede llegar a ser pura coincidencia, pero lo que no es casualidad son las similitudes de “Pennyworth” con las aventuras del 007. Y sí, la idea de sus creadores, a la hora de pergeñar otra historia de “Batman sin Batman”, es tomar nota de la creación de Ian Fleming para que el pasado de Alfred sea tan interesante como siempre deja entrever en las viñetas.

Siempre hay lugar para el romance en medio del peligro 

A través de los cómics y sus diferentes encarnaciones cinematográficas y televisivas, el mayordomo más famoso de la cultura pop dejó bien en claro que tiene una cantas habilidades bajo la manga, las cuales van más allá de cocinar y sacudir el polvo de la baticueva. Pennyworth”  pretende hacerse eco de este contexto donde el inmaduro Alfie va encontrando su camino como ‘protector’ de Wayne, y entrenando ese sarcasmo tan característico. En el proceso conoce a la joven Esmé (Emma Corrin), bailarina y aspirante a actriz, cuyo romance va a acomodar sus prioridades, y obligarlo a volver a hacer equipo con sus viejos camaradas de pelotón cuando la chica caiga en las garras de los Cuervos, y más precisamente, en las de Lord Harwood (Jason Flemyng) -cabeza más visible de esta organización- y Bey Skyes (Paloma Faith), su sádica mano derecha.

Como verán, todo muy ‘Bondiano’ e inglés, cuando se trata de puesta en escena y ambientación. La Londres de “Pennyworth” es sucia, oscura y bastante corrupta (como Gotham), pero también tiene todo el encanto de la década del sesenta, reforzado con una banda sonora bastante recargada de clichés.

Se ha formado una pareja

Igual, entre las escenas ultraviolentas y un poquito de misoginia que intenta emular al clásico agente secreto, lo más destacado es la relación de Alfie con Esmé (una chica bastante moderna y sin pelos en la lengua), y la de este con su futuro empleador, un ‘yanqui’ sabelotodo y multimillonario que todavía ni sueña con convertirse en padre del futuro justiciero de Ciudad Gótica. Tampoco entendemos por qué no es doctor.

Pennyworth” es una serie totalmente innecesaria sobre un personaje secundario y bastante misterioso que no necesita justificaciones, pero gracias al encanto y carisma de Bannon logra vender su “idea”, que podría llevar (tranquilamente) otro título. Hay mucho de Sherlock Holmes, sobre todo de sus versiones más modernosas, y de “Los Vengadores” (The Avengers, 1961-1969), más que nada en esa peculiaridad que la aleja del naturalismo y crea su propia realidad plagada de conspiraciones, grupos secretos desestabilizadores, y esta dupla de compañeros desparejos que va a tener que hacerles frente.

En esta nota:
  • pennyworth

Comentarios