No te pierdas las últimas noticias

Activa las notificaciones y enterate de todo

No te pierdas las últimas noticias

Selecciona los temas que más te interesan

Cine y Series Los sin tierra

Análisis | Stateless, un dramático relato sobre los refugiados

Netflix estrena una nueva miniserie australiana inspirada en hechos reales, y en la situación de los refugiados en ese país. 

Basado en hechos reales(Netflix)

Basado en hechos reales | Netflix

Por: Jessica Blady

En épocas de pandemia y cuarentena, donde las producciones siguen en parate, Netflix y otras plataformas de streaming aprovechan para estrenar (y distribuir mundialmente) productos ya terminados, correspondientes a otras cadenas. Es el caso de “Desplazados” (Stateless), (mini) serie australiana de la cadena ABC, en parte inspirada por hechos reales y el caso de Cornelia Rau: ciudadana alemana, y residente permanente australiana, que fue aprehendida ilegalmente por un período de diez meses -entre 2004 y 2005-, como parte del programa de detención obligatoria del gobierno australiano.

Los seis episodios de esta (por ahora) primera temporada se centran en cuatro personajes que cruzan sus caminos en Barton, un campo de refugiados en medio del desierto de Canberra, lugar donde las familias y los inmigrantes ilegales quedan detenidos a la espera de sus visas, asilos políticos o consecuentes deportaciones. Por un lado, tenemos a Ameer (Fayssal Bazzi), ciudadano afgano que viene huyendo junto a su familia de los horrores y la persecución de su país desde hace rato, con la intención de reunir el dinero suficiente para llegar hasta Australia. Su plan es tomar cada centavo ahorrado y subirse a un pequeño barco que los lleve hasta las costas del país oceánico, una odisea peligrosa, manejada por individuos que solo buscan sacar provecho de la situación de estos “desplazados”.

En mejor situación se encuentra Sofie Werner (Yvonne Strahovski), sobrecargo de una aerolínea que pasa su tiempo libre entre los cielos, países exóticos, su departamento de soltera y la casa de sus padres, quienes insisten en que siente cabeza, contraiga matrimonio y forme una familia como lo hizo su hermana mayor, Margot. La reunión navideña es el punto culminante para la chica, que decide escapar de todo y refugiarse bajo el ala protectora de GOPA (Growing one’s potential achievement), un pseudo grupo de ayuda liderado por Gordon (Dominic West) y Pat (Cate Blanchett).

Mientras Sofie “descubre su potencial”, se aleja cada vez más de su familia, su trabajo y su sanidad mental. Finalmente, termina escapando del hospital donde es atendida tras un severo colapso y, de alguna manera, termina en Barton, haciéndose pasar por Eva Hoffman, ciudadana alemana que intenta ser enviada de vuelta a su país de origen. ¿Cómo llegó Werner a esta situación? Es lo que cada episodio va reconstruyendo de manera fragmentada, aunque no siempre nos quede del todo claro. La realidad es que, ahora, es una apátrida más, buscando sobrevivir en este agujero burocrático.

Puede que Cate Blanchett sea lo más extraño de esta serie 

Barton -un ficticio Baxter Immigration Reception and Processing Centre, que cerró sus puertas en el año 2007- es uno de las tantos centros de refugiados que se extienden por Australia. La paga, al parecer, es buena y la capacitación bastante liviana, lo que termina de convencer al joven Cam Sandford (Jai Courtney) para abandonar un empleo sin futuro y darle un mejor pasar a su familia. Este padre y esposo amoroso no encaja del todo con las reglas más brutales de su nuevo trabajo, más cuando intenta simpatizar con los detenidos, y debe hacer la vista gorda ante los violentos maltratos que sufren a manos de otros guardias.

Es por ello que este establecimiento se encuentra bajo el escrutinio de la prensa y las asociaciones de derechos humanos, que constantemente sobrevuelan las instalaciones en busca de pruebas para comprobar las deplorables condiciones que atraviesan estos refugiados. En medio del escándalo burocrático, Claire Kowitz (Asher Keddie) es asignada para revisar cada caso, una tarea poco sencilla si tenemos en cuenta el caos que dejó su antecesora.

Sofie buscando una salida a sus problemas

Así es como cada uno de estos personajes se entrecruzan una vez que llegan al lugar. Afuera, los parientes de Sofie la siguen buscando, la familia de Cam disfruta de los beneficios de su nuevo empleo y Kowitz debe equilibrar sus funciones con su propia moral, puesta a prueba en cada decisión que debe tomar. Dentro de Barton la cuestión es muy diferente. A los detenidos de los deshumaniza, se los priva de derechos y se los mantiene cautivos indefinidamente porque el gobierno australiano no sabe muy bien qué hacer con ellos.

Este es el planteo principal de Stateless, un relato dramático y contundente sobre estos desplazados (de los que hay a montones por el mundo), adornado con la historia particular de Werner, cuya situación es totalmente opuesta. La chica no busca asilo en Australia, sino escapar de una vida caótica que no puede manejar. Su vida pasada ya no importa entre las rejas de Barton, y ahora debe hacer lo posible para congeniar con el resto de los detenidos y sobrevivir a un encierro que puede alargarse durante años.

Cam es el foco de humanidad dentre del centro de refugiados

La misma Cate Blanchett, Tony Ayres y Elise McCredie son los responsables de pergeñar esta historia dirigida por Emma Freeman y Jocelyn Moorhouse. “The Circumstances in Which They Come” e “Incognita” tienen la tarea de sentar las bases de este relato y reunir a los protagonistas, mechando sus presentes con esos duros pasados de los que intentan escapar, con Werner a la cabeza. Esta, también, es la trama más desprolija de la serie, la que más salta en el tiempo y los espacios, intentando reconstruir el agitado camino de Sofie.

Los realizadores pretenden que nos pongamos en sus zapatos, pero resulta más fácil (y empático) hacerlo con Ameer, su familia y el resto de esos refugiados que escapan de los horrores de la tiranía y la persecución, aunque la burocracia y el rechazo de la sociedad los alcance a todos por igual. Este es el paralelismo que nos ofrecen, pero no siempre causa el efecto deseado, justamente, porque a Strahovski no le toca interpretar un personaje agradable que pueda conectar con el espectador.

Ameer y su familia en la peor situación

“Stateless” quiere bucear en la desesperación, el instinto de supervivencia y la adversidad, al mismo tiempo que destaca la importancia de las profundas conexiones humanas que pueden rescatar a cada uno de estos protagonistas. Cae demasiado en efectismos y golpes bajo, pero cumple su función de denuncia ante una situación que se sigue dando a lo largo y ancho de este mundo.

En esta nota:

Comentarios