No te pierdas las últimas noticias

Suscribite a las notificaciones y enterate de todo

Cine y Series Aleluya, hermano

Análisis | The Righteous Gemstones, la nueva comedia de HBO

HBO no afloja con los estrenos seriales de 2019 y ahora suma una oscura comedia sobre el poder, la religión y el negocio que los une. 

Haz lo que yo digo y no lo que yo hago(HBO)

Haz lo que yo digo y no lo que yo hago | HBO

Por: Jessica Blady

Danny McBride, conocido actor, comediante, guionistas, director, productor y creador de locuras como “Eastbound & Down” (2009-2013), vuelve a hacer yunta con la gente de HBO para “The Righteous Gemstones”, una oscura y grotesca comedia que se mete de lleno en el mundillo de los televangelistas y el negocio de la religión. Los Gemstone son una famosa familia de pastores comandados por papá Eli (John Goodman). El patriarca y sus dos hijos varones, Jesse (McBride) y Kelvin (Adam DeVine), son los encargados de llevar este imperio de la fe para adelante, mientras que la joven Judy (Edi Patterson) se encarga de las tareas administrativas.

Cada uno vive en su respectiva casita dentro de la enorme propiedad familiar que comparten, un terreno bien custodiado no lejos del lugar donde ese erige su “iglesia”, un monumental estadio que puede albergar a miles y miles de personas cada domingo. Este primer episodio -también titulado “The Righteous Gemstones”- arranca en China, donde estos tres hombres justos encabezan una maratón de bautismos, un sueño de la fallecida señora Gemstone.

A pesar de que el evento es todo un éxito, Eli está convencido de que, sin la presencia de su esposa, su familia se está descarrilando. Y algo de razón tiene. Apenas bajado del avión y tras saludar a su mujer y sus hijos, Jesse recibe un video bastante comprometido que puede arruinar su ‘santa’ reputación de un plumazo. Con el chantaje viene un cuantioso pedido de dinero, suma que el mayor de los Gemstone no puede afrontar sin que papá se dé cuenta.    

De repente, Kelvin también se involucra, generando una disputa fraternal de dimensiones bíblicas, pero este no es el único problema que aqueja a la familia, ya que varios pastores de un poblado cercano, incluyendo al reverendo John Wesley Seasons (Dermot Mulroney), andan preocupados de que los Gemstone les roben sus feligreses. Eli, que tiene mucho más de empresario que de hombre de fe, hace oídos sordos a las quejas y sigue planeando la expansión de este emporio multimillonario.

Todo es parte del show

Este arranque, escrito y dirigido por el mismo Danny McBride, deja las cosas bien claras desde el principio: la iglesia de los Gemstone es una máquina de hacer dinero (¡millones!) y poco tiene de sagrada. En cambio, esta parentela rompe con unos cuantos mandamientos y, en el camino, se entrega a la avaricia, la lujuria y algunos otros pecados. Ante nuestros ojos, las ovejas no dejan de descarrilarse y será la ardua tarea de papá Eli, volver a encauzar a su rebaño.       

“The Righteous Gemstones” tiene todos los elementos para desplegar su acidez e ironía y salir ganando, sobre todo un elenco plagado de grandes figuras; pero lamentablemente el humor se queda a mitad de camino y sus protagonistas terminan cayendo en la caricatura extrema y no tanto en el sarcasmo que uno esperaría. Mucho más cuando hablamos de los personajes femeninos, relegados a papeles secundarios dentro de la familia (madres, esposas, secretarias), acá convertidos en estereotipos un poco huecos y molestos, aunque suponemos que van a poder demostrar su valor en este universo comandado por hombres poderosos, pero bastante imperfectos.

Alabada sea esta comedia satírica

A nadie le caben dudas de que McBride y compañía nos quieren demostrar cómo el poder puede corromper hasta los corazones más nobles. Claro que algunos seres humanos son más susceptibles a la depravación que otros y, en este grupo, los Gemstone entran de cabeza.       

En esta nota:
  • The Righteous Gemstones
  • hbo

Comentarios